Felicidad desbordada
Conciertos / Luis Brea

Felicidad desbordada

7 / 10
Raúl Julián — 12-04-2016
Empresa — Avalon
Fecha — 07 abril, 2016
Sala — Avalon Café / Zamora
Fotógrafo — Raúl Julián

Después de un buen número de visitas a la ciudad -a lo largo de los años y todas ellas en el Avalon Café-, el cariño que el público del local siente por Luis Brea sólo es comparable a la devoción que el propio artista procesa hacia el mítico local zamorano. Una relación intensa y de ida y vuelta, que sin duda resultó determinante en lo que a la postre fue una noche triunfante y que, aunque tuviesen la partida ganada de antemano, resultó incuestionablemente trabajada y bien llevada por los protagonistas.

Ante tales perspectivas lo lógico era que el concierto del madrileño y su banda derivase en un positivismo mayúsculo, pero aun así las previsiones resultaron desbordadas en términos de efectividad. El cuarteto fue capaz de convertir la noche de un jueves gris en una divertidísima celebración que, tal y como se comentaba en la misma sala, casi insinuaba la llegada anticipada del verano. Fueron las vibraciones festivas y luminosas motivadas por esa complicidad extrema entre aficionados y músicos, entregados los primeros, fieles en interpretación los segundos, y absolutamente desinhibidos ambos.

Es el placer culpable de cantar en comunión y a voz en grito canciones pop para todos los públicos como "Baso es con V", "Automáticamente", "Mil razones" o "El verano del incendio". Puede que el asunto tenga poca trascendencia más allá del aquí y ahora y el poso dejado no sea profundo, pero la velada fue disfrutada como si fuese a ser la última en meses. Y seamos sinceros, aunque todo tuviese cierto aspecto de verbena, esa felicidad desbordada y casi absoluta no se disfruta todos los días.

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.