Efectividad macarra
Conciertos / Los Nastys

Efectividad macarra

7 / 10
Raúl Julián — 10-10-2018
Empresa — La Cueva del Jazz
Fecha — 01 octubre, 2018
Sala — La Cueva del Jazz en Vivo
Fotógrafo — Raúl Julián

Los Nastys bien podrían encabezar esa nueva hornada de grupos pretendidamente macarras de la escena estatal, gracias al impacto logrado con su segundo álbum “Música para el amor y la guerra” (El Volcán, 18). La referencia incluye media hora de canciones verticales y descaradas, en un conjunto que se antojaba propicio para cumplir sobradamente (y sin mayor historia) en la que era su primera visita a la capital zamorana.

Unos cuarenta aficionados respondieron a la llamada para comprobar que, efectivamente, la banda era capaz de cumplir justamente con las cualidades que se les presumía: descaro, intensidad, pose y rock de consistencia instrumental. El cuarteto es el resultado violentado de meter en el mismo saco a Los Saicos, The Who, The Strokes, Ramones y Wau y los Arrrghs!, agitarlo bien y servirlo con una buena dosis de picante. Sobre las tablas el grupo no hace sino remarcar cualidades exponencial y conscientemente, llevándolas al extremo en base a una actitud estudiada de antemano y representada en la figura de un vocalista vacilón como Luis Basilio.

La mezcla (siempre presentada a baja fidelidad) de punk, rock de guitarras y algo de garage resulta, cómo no podría ser de otra manera, efectiva al contacto con la chispa del directo y el acompañamiento de un buen número de cervezas. Sobre todo porque el grupo afincado en Madrid cuenta con numerosas canciones aptas, que convencen con su talante visceral y desvergonzado. Tal es el caso de “Quiero ser otro”, “El Diablo”, una “Baby” recuperada del debut “Noche de fantasmas con Los Nastys” (Warner, 16), “Bla Bla Bla”, “Es tiempo de cambiar” o una “Veneno de serpiente” que echaba el cierre a la velada.

Por el camino quedó cierta predisposición a caer en el mencionado macarrismo, pero el ardor del combo resulta a cambio incuestionable. En cualquier caso, poco importa si los cuarenta y cinco minutos de actuación (sin bises ni apenas parones) resultan tan disfrutables y aprovechados como los de la pasada noche. Y es que Los Nastys no presentan nada nuevo bajo el sol, pero la fórmula que manejan es inextinguible y un concierto de este tipo, consumido de vez en cuando, sigue teniendo efecto terapéutico.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.