La gran moraga
Conciertos / Weekend Beach

La gran moraga

8 / 10
Arturo García y Manuel Ruiz Alcoba — 20-07-2015
Empresa — Producciones Toro
Fecha — 09 julio, 2015
Fotógrafo — JM Grimaldi

El Festival Weekend Beach afrontaba su revalida con un programa ancho y largo, diáfano en estilos musicales, como ese recinto paralelo la playa de Torre del Mar que albergó esta segunda edición. Desde la entrada se accedía una amplia avenida ferial en cuyo margen izquierdo se disponían los tres escenarios que a modo de escaparate te invitan a un recorrido por lo más representativo de las músicas populares del siglo XXI: rock, metal, mestizaje, electrónica y hip hop.
El jueves era día de encuentros y despedidas. El Puchero del Hortelano decía adiós con un concierto plagado de notas a pie de página en cada una de las canciones que pudieron encajar en la hora y media de actuación. Una montaña rusa de emociones que produjo especial vértigo con temas, muy para la ocasión como “80 años” o “El Tiempo de Manuel”. Se despidieron con “Asuntos Serios”, y es que lo que empezó como una comida de amigos se ha convertido década y media después en una marca casi generacional visto el público que reunieron.

PUCHERO DEL HORTELANO WeekendBeach 2015

Si pegabas la oreja a un lado asistías a un clásico recuperado como son Siniestro Total, más guitarreros que nunca, estrujaron su armamento Gibson a un público entendido en el humor gallego. Menos guasa y más contundencia y oficio es lo que transmitieron O’Funk’illo en el escenario principal, el Torre Mar. Sonido alto y fuerte en general que se encargaron de desdoblar Hamlet con un set atronador y lleno de “ira”. Molli, por cierto en una forma envidiable, se afanaba en reclutar espectadores indecisos que se acercaban a al ver el fuego que despedía el escenario Brugal, mientras las primeras filas reclamaban los clásicos del metal shakesperiano. Es cierto que en un festival como el Weekend Beach es difícil que salte la sorpresa y no nos referimos al paseo que se dio Damian Marley por el recinto-, si no al concierto de Dremen que nos quitó literalmente el shawarma de la boca. La crew madrileña dinamitó una noche que para muchos debía escribirse en plata con esa especie de vodevil del siglo XXI que recrean en el escenario. Hablando en Plata tiraron de oficio y también de un público conocido entregado al rap de alta escuela para despedir una primera jornada prometedora.

DREMEN weekendbeach 2015

El viernes se abrían las puertas con puntualidad pero con un sol abrasador y una humedad de justicia. Pese al bochorno, numeroso público se citó a eso de las siete de la tarde en el escenario Torremar Stage con el Canijo de Jeréz. El jerezano hizo repaso a su dilatada carrera, y con los brazos al cielo dedicó el concierto a Camarón, a Bob Marley y a los valientes que allí lo recibieron con júbilo. Con un público menos numeroso pero igualmente entregado Zahara dio cuenta de su santificado último disco, aunque con una actitud y garra sobre el escenario poco angelical. Tras Zahara, llegó el turno de Neuman que sin grandes alardes comunicativos fueron directos al grano. Electrizantes como siempre dieron un concierto donde el aún escaso público disfrutó. Como anecdota  Paco Neuman, comentó que uno de los weekers le había propuesto matrimonio a su pareja justo antes de comenzar la actuación. El concierto de La Raíz también había dado comienzo arrastrando a todo el que entraba hacia  él, incluso aquellos neofitos en el potente directo que despliegan.
Los Enemigos subían al escenario para delirio de miles de incodicionales que corroboran en cada concierto que el regreso de la banda madrileña no ha sido flor de un día. La previa de lo que para muchos era el concierto de la noche la daba Macaco y el barcelonés no defraudó a la gran cantidad de público que allí se daban cita para verle. A pesar de tener un dedo roto Dani Macaco se vació durante las casi dos horas que duró su concierto.La única visita del día al Sunrise Stage fue para ver a Cycle, y por su puesto para bailar con un repertorio que sigue chutando.

MACACO Weekend Beach

Y llegó el momento cumbre de la noche del viernes, y para muchos del festival. Pasada la media noche y con un breve retraso debido a un problema técnico, era presentado el show de Damian Marley, Este se dejó querer desde el principio repasando todos sus éxitos, y creando el éxtasis especialmente cuando llegó la hora y Damian tocó algunos de los éxitos del jefe del clan Marley con The Wailers, sirva de ejemplo la polvareda que levantó con “Could You Be Love”.
Eran ya más de las cuatro de la madrugada cuando La Mala Rodríguez levantaba a la todavía multitud presente en el recinto, y es que el concierto de la gaditana prometía desde el principio. La Mala mandaba y el público obedecía, y María los premió abriendo las puertas del escenario a una gran parte de ellos para tuvieran su minuto de gloria sobre el escenario principal del Weekend Beach.
Después de haber tenido que cancelar su concierto del año pasado en el Weekend Beach, León Benavente arrancaba la jornada del sábado con un sol de justicia que no impidió que el público corease sus canciones desde el principio. El grupo respondió con un guiño a esos fieles seguidores y les dedicó su “Ánimo Valiente”. Al mismo tiempo Mario Díaz comenzaba a mostrarle a Torre del Mar su reggae más rockero con un público que al comenzar el concierto se resguardaba del calor pero que a medida que el cordobés avanzaba en su concierto se venía más arriba, especialmente con el medley final con el que repasó sus mayores éxitos tanto en solitario como con Los Aslándticos.
Con quince minutos de retraso comenzaba el concierto de D’Callaos y menos tiempo necesitaron para engatusar con su fusión al nutrido número de weekers que se daban cita, Si fueron puntuales en su aparición Sidonie. Se presentaban como los Beach Boys del Mediterráneo y ataviados con camisas hawaianas, diversos artículos de playa y con esa mano izquierda que les caracteriza se ganaron al público desde el principio. Marc Ros se paseaba entre la multitud al grito de “Hoy será un día de mierda” en uno de los conciertos de mayor feedback de todo el festival.
Supersubmarina se subían al escenario con miles de seguidores jaleandoles. Los baezanos, con un directo bastante mejorado y más rotundo que en otras ocasiones, no defraudaron a la gran cantidad de fans allí agolpados, e hicieron del Weekend una fiesta del indie más militante.
Tras esto llegaban dos de los momentos fuertes de la noche, el primero comenzaba en el Brugal Stage y era la actuación de WarCry. Asistentes de todas las edades iban buscando el poder del metal y lo encontraron, y es que el directo de los asturianos se hizo sentir en todo el festival, su potencia no dejó indiferente a nadie y es que dieron cera a todo el festival. El otro momento del día y uno de los más numerosos del festival fue el concierto de Chambao. Los malagueños actuaban en casa y eso se hizo notar en el cariño de la gente, ya que a pesar de que no traían nuevo material que presentar el público estaba entusiasmado con La Mari y los suyos, especialmente cuando sonaron sus himnos por excelencia y las casi veinte mil personas hicieron piña a coro. Las dos horas que duró el concierto fueron dos horas de alegría y energía positiva.

SUPERSUBMARINA WEEKEND BEACH 2015
El festival iba llegando a su fin pero aún quedaban varios conciertos. Leo Jiménez hacía las delicias de los metaleros, presentando un nuevo tema, “Insaciablo”, y dando una buena explicación de lo que es el Weekend Beach, un festival en el que no hay muchos géneros sino solamente uno, la música. Todavía quedaría el empuje de Che Sudaka que sorprendieron a más de uno de los asistentes al Festival y la garra de El Drogas que con su empaque y su tradicional rock urbano hizo que los muchos rockeros que aún quedaban por el festival lo diesen todo. Era la última noche y nos amaneció quemando lo que quedaba de suela con el techno arábico de Fatima Hajji.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.