Marca Euskadi
Conciertos / Joseba B. Lenoir ...

Marca Euskadi

9 / 10
Sergio Amor Herrero — 22-03-2021
Empresa — Jimmy Jazz
Fecha — 18 marzo, 2021
Sala — Jimmy Jazz Gasteiz, Vitoria-Gasteiz
Fotógrafo — Gorka Ruiz de Heredia (rhythmanphotos)

Menú completo el que nos ofrecía la sala Jimmy Jazz de Vitoria-Gasteiz. Dos músicos prolíficos e inquietos, cada uno con su particular propuesta, ambas de gran interés para nuestros oídos. Uno de Iparralde, Rüdiger, presentando su personal proyecto en solitario, y otro de Hegoalde, Joseba B. Lenoir, esta vez con con su banda, ese Gang que tan bien le arropa.

Acostumbrados a tener a Félix Rüdiger parapetado tras su batería y tras los grupos de los que suele formar parte, resultó curioso verlo en primera línea del frente, con su guitarra acústica y su voz como más cercanos aliados. Tuvo la suerte, eso sí, de ser acompañado de un guardaespaldas de lujo, el incombustible Joseba Irazoki, con quien interpretó, casi en su totalidad, su flamante disco debut, “Before It’s Vanished”. La cálida “Again” nos dio la bienvenida con los brazos abiertos, antes de que la guitarra de Irazoki tejiese en el aire delicados tapices de colores brillantes en “Did You Ask For This?”. La maravillosa “Tonight” nos dejó patidifusos con su lírica belleza, materializada en la acogedora garganta de Félix, e hizo buenas migas con la atmósfera in crescendo de ‘You’re Making Everything (Feel Like A Fail). En los cuarenta minutos de quietud, Rüdiger (foto inferior) tuvo tiempo de presentar dos canciones nuevas, a primera escucha algo más briosas que sus predecesoras, que mantuvieron con creces el buen nivel de la actuación. Para el final quedó el hit single (o al menos single, como apuntó Felix) “Medication”.

Folk, rock de autor, pop… Todo nos vino bien como entrante, antes de acometer con ganas la escucha de la descarga del Joseba B. Lenoir Gang (foto encabezado). Durante hora y cuarto, el ensamblado sexteto repartió estopa a base de bien, realizando un completo viaje por el recorrido discográfico del cantante y guitarrista, alternando pasajes instrumentales con los que poder proyectar en nuestras cabezas imágenes de ficticios desiertos, físicos o emocionales, con temas en los que Joseba desarrolló su faceta vocal. “Agurra II” y la amable aridez de “Ilunsentia Coloured Townen” no necesitaron de letra para llevarnos sanos y salvos hasta el oasis más cercano. Magnífica resultó la interpretación de “Ez Zaitut Behar”, con sus ritmos machacones percutiendo y viajando a toda velocidad sobre potentes riffs de guitarra. No faltaron a la cita trallazos rockeros de gran calibre como “Izaki Arrotz Hortara” y una genial versión del blues de Black Keys “Stack Shot Billy”, rebautizada con el nombre de “Stackek Tiro” y endurecida hasta convertirla en una ráfaga de ametralladora. Durante gran parte del concierto, Neil Young llamó a la puerta y acabó entrando hasta la cocina con toda la Crazy Horse disfrazada de tormenta eléctrica. En “Itsu Eta Biluzik” y “Eguzki Berriaren Lehen Izpiak”, el sexteto mutó en septeto gracias a la aportación de Félix Rüdiger en la percusión, llegando la tensión a niveles épicos, con los siete caballos locos desbocados en una estampida que pareció no tener fin, y que arrasó todo lo que halló a su paso. No quiero olvidarme de la enganchante melodía rockera de “Su Haren Inguruan”, con los certeros coros de Miren Narbaiza, ni de la intensidad creciente y envolvente de “Apatxearen Sukar Ametsa”. La guinda al rico pastel la puso “Ez Itzali”, directa y contundente, y dueña de una parte final apoteósica con la que terminamos más que satisfechos y satisfechas. Música con mayúsculas y muchos signos de admiración.

En definitiva, cartel doble muy equilibrado y de calidad, de gran ayuda para sobrevivir un día más a la enésima ola de hastío existencial.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.