Parafraseando al maestro, nada es casual y todo es nada. El 17 de mayo (y 18) de 1996, los granadinos 091 ofrecieron el último concierto de su carrera. Diez años exactos han pasado desde que se escuchara por última vez sobre un escenario y de la mano de su creador “Tormentas imaginarias”. Para celebrar esta década de ausencia, nada mejor que regalársela a la parroquia. Presente de otra época, como también lo fueron en este emocionado concierto “Zapatos de piel de caimán”, “¿Qué fue del siglo XX?” o “La noche que la Luna salió tarde”. Si las canciones de 091 fueron grandes, ahora, en voz de Lapido, parecen serlo más; igual que los temas post-091: comienza “Escrito en la ley”, y la sensación es la de estar ante uno de los mejores letristas que ha parido la música de nuestro país. Se confirma con “Cuando las palabras vuelvan del exilio” y su visceralidad bien encauzada o la ayuda de Quique González, sintiendo como suya “Ladridos del perro mágico”. Ante todo este desfile de emociones, al público, entregado como nunca y como siempre que Lapido visita el foro, le parece poco las dos horas de cátedra que imparte José Ignacio. Hoy todos quieren acompañar a las aceras hasta el mar.