Tras su paso por el último Primavera Sound, donde ofreció un emocionante e íntimo set, Devendra Banhart volvía a visitar Barcelona. Esta vez con una banda completa que reunía lo mejor de la independencia norteamericana del momento, formada por Jona Bercholt de Yacht a la batería, Adam Forkner de Yume Bitsu a la guitarra, Kyle Field de Little Wings –este último incluso tocó algunas de sus canciones- al bajo y Andy Cabic de Vetiver -que ya estuvo en el Primavera- a la guitarra y banjo. Con un respaldo tan espectacular y un aire de libertad y buen rollo que recorría todo el escenario Devendra lo tuvo fácil para convencer a una audiencia que en principio esperaba otro concierto íntimo y recogido. Nada de eso. El cantante de origen venezolano demostró ser un artista versátil y amante de los retos combinando temas interpretados con tan solo con su guitarra, con composiciones y relecturas de sus propios temas que, interpretados por toda la banda, nos transportaban al ambiente musical que se respiraba a finales de los sesenta en toda la Costa Oeste estadounidense. Era díficil no pensar que nos encontrábamos ante una especie de versión mutante de The Band o una transfiguaración del primer Neil Young –cayó una versión del canadiense-. Lo dicho, noche para el recuerdo y una buena muestra de lo que todavía puede ofrecer Banhart, un personaje que más allá de su excentricidad puede convertirse en uno de los más destacados folk singers de su generación.