Mirando al futuro
Conciertos / Capitán Cobarde

Mirando al futuro

8 / 10
Bruno Corrales — 10-11-2015
Empresa — AVallekas Producciones
Fecha — 07 noviembre, 2015
Sala — Caracol, Madrid
Fotógrafo — Juan Pérez Fajardo

Esa chica de pelo rizado reservó sus energías a conciencia. Bien situada junto a una amiga en una de las pocas sillas libres en Caracol, salía a darlo todo a la pista únicamente en la despedida, ya bien entrada la madrugada. Sonaba entonces el himno -homónimo- del Capitán Cobarde, y aquello era una fiesta… Había pasado un año desde el último concierto en la capital y no era de recibo dejar con las ganas a los seguidores, impacientes en los minutos previos y disfrutando entregados durante las más de 2 horas que duraría el show. El músico sevillano, antes Albertucho y siempre Alberto Romero, defendía el sábado en escena su reinvención de tintes folk y americana con la misma buena actitud de siempre. Renovarse o morir, y si puede ser con algo de estilo. Desde Kentucky (pedanía de Sevilla, según aseguraba) el Capitán Cobarde y su banda volvían a Madrid para presentar el disco en directo con el que actualmente tratan de dar un nuevo aire a su trayectoria, plagada de éxitos con nuevo traje, caso de “Descuida” o “El pisito”, asimilados y coreados con entusiasmo por los fans que llenaban la sala.

Formación de lujo con banjo y contrabajo permanentes y un polivalente Félix Romero, escudero de Kiko Veneno, a cargo de mandolina, guitarra eléctrica y violín, según la situación lo requiriese. Los primeros grandes momentos llegaban con canciones como “La gata” o “El marinero”, que en el disco interpreta acompañado con buen criterio por La Maravillosa Orquesta del Alcohol. La banda de Burgos es quizá el ejemplo a seguir sobre cómo aunar la estética y el sonido del rock americano sin perder por el camino la propia identidad, más vinculada a lo local y a referentes cercanos como Extremoduro, de los que siempre será muy difícil despegarse.

Capitan-Cobarde_Caracol-15_0479

La nueva versión de Albertucho como Capitán Cobarde no es más que un artista dando rienda suelta a su música predilecta. Desacomplejado, libre y buscando aportar algo nuevo a partir de la mezcla en un panorama muchas veces estancado. Obviamente, sigue siendo el de siempre, reivindicando raíces con orgullo a través de canciones como “La persiana”, con la que lanzaba un guiño a Triana y al rock andaluz en su conjunto. Sin apenas descanso, el sevillano despedía hasta en dos ocasiones a la banda para quedarse solo frente al público, logrando agradecidos momentos íntimos como hombre orquesta, guitarra y batería en “La gravedad de la teoría” y teclado en la sentimental “Una niña”. Tras ellas arrancaba la última fase de la noche con versión de The Lumineers y espacio para presentar canciones inéditas y muy en la onda country como “El yunque”, ejemplo de lo que nos ofrecerá en un futuro. Llegaban entonces los bises y una nueva mirada al pasado con “Descuida” y “Capitán Cobarde”, fundamental para esta historia, metiéndose definitivamente en el bolsillo a una aficción ya exhausta, pero ante todo satisfecha.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.