Celebración, al fin
Conciertos / Cala Vento

Celebración, al fin

8 / 10
Raúl Julián — 08-11-2021
Empresa — San Miguel On Air
Fecha — 06 noviembre, 2021
Sala — La Cueva del Jazz en Vivo
Fotógrafo — Raúl Julián

Las salas de conciertos de Zamora retoman definitivamente su actividad, ofertando desde ya una nutrida programación con la que parecen querer dar carpetazo definitivo al doloroso y prolongado parón motivado por la pandemia. Una grandísima noticia que, en el caso de uno de los primeros conciertos de la temporada en La Cueva del Jazz en Vivo, tenía como protagonistas a Cala Vento, convertidos a estas alturas en veteranos dentro de esa hornada de nuevos grupos surgida en las últimas temporadas.

La dupla formada por Joan Delgado y Aleix Turon se ha asentado firmemente en la escena gracias a la publicación de tres discos y un par de EP’s en apenas cuatro años, tanto que la fecha se enmarcaba en la gira ‘Fin de ciclo#2: o la gira del optimismo’ con la que pretenden cerrar una etapa. El dúo se encontró a un público ansioso y con ganas manifiestas de pasarlo bien, así que solo tuvieron que prender la mecha inicial para que todo ardiese fogosamente hasta el final. Tarea sencilla en base a canciones de lo más resultonas del tipo de “Un buen año”, “Gente como tú”, “Abril”, “Estoy enamorado de ti”, “La comunidad”, “Isabella Cantó” o “Teletecho”, que se suceden en ráfagas eléctricas e invitan a vociferar puño en alto. Una selección que arde al contacto con las tablas, amparada por volumen generoso y la consistencia de su sonido, todo alejado del virtuosismo puro para apostar a cambio por una presencia despreocupada de efecto empático. Los catalanes han hecho de la filosofía ‘do it yourself’ y de la baja fidelidad su santo y seña, hasta convertir repertorio en un torrente arrasador sobre el escenario y plagado de movimientos de batería, distorsiones y letras escupidas al aire.

A su paso por la capital zamorana y en la que era su primera visita a la ciudad, Cala Vento firmaron una actuación enérgica y de meritoria intensidad constante protagonizada por pop de alma punk, disfrutada en extremo por unos y otros en una celebración conjunta que ya tocaba. Los de Empordà necesitaron poco más de una hora ininterrumpida y acelerada en su ejecución para certificar el triunfo, ante un público bailongo que terminó soltando la angustia acumulada en el último año y medio en forma de justificado pogo.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.