Los “Andy Weatheralistas” de Pro, tenemos una cita cada año, y con esta ya van 4, con el Festival Convenaza, que se celebra dentro del castillo medieval de la localidad Francesa de Carcassone y donde este músico , dj y productor británico, selecciona las propuestas más suculentas que se mueven entorno a su inquieto universo personal. Llegando a multiplicarse como las esporas y estar presente en varios proyectos con los que está involucrado durante todos los días que dura el Festival, que encima esta ocasión fue ampliado a tres.

La crónica de esta edición está realizada a partir del dos últimos días, porque en la jornada inaugural del jueves, servidor no pudo estar para contarla.

Viernes 30 de Septiembre.

Los invitados que se desdoblaron y sudaron más la camiseta, aparte de propio Boss del Festival, fueron el dúo que mejor representa a la interesante y recién escena electrónica de Tel Aviv: RED AXES , que estuvieron presente en todo los días del Festival. Por lo que me contaron, pusieron toda la carne en el asador, en la noche del primer día, con un exclusivo live con la cantante Hila Ruach y un incendiario Djset.

Tanto “quemaron” los cartuchos, que en las sesiones que realizaron para abrir los dos siguientes días fueron un tanto aletargadas, como si el grupo todavía estuviera de resaca y no se hubiera recuperado de los excesos de la noche anterior. Con una actitud un tanto pasiva y desganada. Las sesiones fueron de ritmos lentos y adormecidos, alejándose de la electrónica más rítmica que les caracteriza, con una selección de temas variados, que fueron desde el Rockabilly, Post punk, Soul, Canción Francesa, Pop a alguna joya de tintes árabes, que hicieron recordar y echar en falta a las grandes sesiones que hizo el año pasado el turco Baris K con su martingala cósmica. A favor de Red Axes, hay que decir que la sesión del último día del festival fue más interesante y estimulante que la anterior.

Habían merecidas expectativas para ver el directo de WOODLEIGH RESEARCH FACILITY que habían preparado en exclusiva para el Festival. EL proyecto que han formado el mismo Weatherall y Nina Walsh, antigua colaboradora suya en el estudio de grabación, como fue con el mítico proyecto de los 90 “The Sabres of Paradise” o en el sello discográfico “Sabrettes”. Pero el concierto, no acabó de cuajar del todo … en lugar de poder escuchar las canciones sintéticas, con algún toque electro que forman “The Phoenix Suburb (And Other Stories)”, el trabajo que publicaron este mismo año en el sello “Rotters Golf Club”, vimos un cambio de guión total con un Weatherall cantando … hay que decir que “Lord Sabre” tiene muchas virtudes musicales, pero su voz no está entre ellas, por muchos ecos y efectos que pusiera. Musicalmente se quedó a medias tintas, como si se tratara de un “work in progress” que seguramente realizarán cambios y evolucionando, si siguen realizando directos.

La sorpresa de la noche la dio Simeon de los SILVER APPLES, dúo que montó junto el desaparecido Danny Taylor en la América de 1967. Un grupo que aterrizó como verdaderos alienígenas en medio de unos Estados Unidos que estaban envueltos en Psicodelia. Este joven Cowboy de 78 años se mostró mucho más vital que anteriores giras y con su cacharrería de maquinas del tiempo y Osciladores variados reivindicó su lugar como pionero de la música electrónica con un concierto vibrante, donde su voz se iba fundiendo con las melodías hipnóticas. El grueso de los temas tocados, pertenecieron a sus composiciones más antiguas, sin entretenerse demasiado en su último trabajo publicado en 2016 “Clinging to a Dream”. En el bis sonó el añejo “Oscillations” y es cuando el público pudo levantarse un palmo del suelo y levitar durante un rato.

Lo que no es de este mundo son las sesiones que montan “A LOVE FROM OUTER SPACE” (Andrew Weatherall (en la foto superior) y Sean Johnston), que han conseguido una fórmula que cada vez roza más la excelencia, sabiendo en cada momento lo que pide la pista de baile, dónde las intros, las atmósferas, las subidas, las bajadas, están hechas con suma precisión quirúrgica, que hacen que sus “pinchajes” sean memorables, con una colección de temas que pueden ir desde el Proto House, Dub, Cyberdelia, New Beat, Balearic o Disco y que como regla no deben superar los 120 bpm’s de velocidad. Hablando en plata, fue otra “Sesionaca” para enmarcar.

 

Sábado 1 de Octubre

“Music’s not for everyone”, es el programa de Radio de la emisora NTS, que emite por internet y que una vez al mes Andrew Weatherall, descubre los temas más ocultos y desconocidos del planeta.
Como buscador de oro que es, Lord Sabre filtra las canciones con su cedazo y extrae las “pepitas” más brillantes de la cultura musical universal de todos los tiempos. Dejando a la altura del betún a aplicaciones de reconocimiento de canciones, como la App de “Shazam”, que en sus sesiones, no daría pie con bola.
El botín descubierto en sus sesiones, puede ir desde temas de Dub, Reggae, Tropicalismo, Krautrock, Rockabilly, Garage de los 60’s Asiático , o Psicodelia del Cabo Verde o Techno pop. Regalos musicales para oídos inquietos

Le groupe Fumaça Preta sur scène au château comtal à la Cité de Carcassonne, lors du festival Convenanza, le 01 octobre 2016.

Fumaça Preta

El directo del día lo dio el combo FUMAÇA PRETA, puro ciclón estilístico encima del escenario, donde hacen soplar aires que van desde la Psicodelia , al free jazz, al tropicalismo de los Os Mutantes, hasta llegar a los punteos de Black Sabbath. Se mueven entre momentos sosegados largos hasta llegar a implosionar de la manera más animal, como lo hace su cantante y batería Venezolano Alex Figueira, que grita y aporrea sus timbales como si estuviera en el Akelarre del juicio final.

El cierre del Festival lo protagonizó el cara a cara entre El Boss del Castillo, una vez más … y sus paisanos británicos de OPTIMO. Un dúo de djs formado por JD Twitch y JG Wilkes, con una amplia experiencia detrás de los platos, desde que se conocieron en un autobús un viernes por la noche y un tiempo después se juntaron para crear Optimo (Espacio) en el club de Glasgow, “Sub Club” donde cada noche de Domingo, sin reglas preestablecidas, ni guiones hechos, abrían sus amplios gustos estilísticos a la pista de baile. EL set B2B entre los tres funcionó como un reloj suizo, sin fisuras, a la perfección. Ritmos electrónicos “technificados” constantes que daban la hora en cada momento, a veces un poco monótono, pero rompiéndolo a cuentagotas, al soltar alguna cremita fina que podía venir del Italo disco al Synthpop cantado. Llegando a la última hora final del set que fue miel para la boca.

El Festival Convenanza se erige, edición a edición en unos de los mejores festivales de música electrónica de pequeño formato. Un placer para todos los sentidos. Para los Gourmets de la electrónica, del vino, Champagne Francés y de la buena comida que sirve un cocinero con una estrella Michelín. Pero lo mejor, aparte de lo estrictamente musical, es el ambiente que se crea entre el público y que al final se crea una gran familia: los “Andy Weatheralistas”, que año tras año repiten y suben al Castillo de Carcassone para el Gran Baile de Gala. Si lo prueban … repetirán!