Val
Cine - Series / Ting Poo & Leo Scott

Val

9 / 10
Raúl Julián — 02-06-2022
Empresa — A24
Fotógrafo — Cartel de la Película

Por fin está disponible en nuestro país, a través de la plataforma Filmin, el reputado documental ‘Val’ (21), que si bien ha sido dirigido por Ting Poo & Leo Scott, no es sino un proyecto motivado por el propio protagonista para apuntar definitivamente al autorretrato. La cinta presenta una interesantísima retrospectiva acerca de Val Kilmer que, tejida desde dentro y partiendo del momento actual, muestra sin tapujos la forma de vida del actor (secuelas incluidas) tras ser diagnosticado y tratado de cáncer de garganta hace pocos años. Kilmer comenzó su trayectoria formando parte de esa generación de actores surgida al amparo de la década de los ochenta, en la que también se ubicaban Sean Penn, Kevin Bacon o el mismo Tom Cruise –con quien competiría en ‘Top Gun’ (86) dejando una de las rivalidades clásicas del cine de acción–, para a continuación ir ganando popularidad progresivamente.

Durante su carrera, el californiano hizo siempre gala de una personalidad controvertida y extrema, con sus obsesiones y tendencias perfeccionistas granjeándole no pocas polémicas con directores, estudios y compañeros de profesión. Pero, al mismo tiempo, también se manifestó como un tipo culto, inquieto artísticamente, obsesionado con la actuación, y poseedor de ese atractivo magnético que incluía una mandíbula imbatible. El presente documento es un ‘acceso a todas las áreas’, que repasa la actualidad del actor entrando en su casa, siguiéndole en esas convenciones en las que se muestra amable y agradecido con los fans, acompañándole de vuelta a la escuela de Nueva York en donde comenzó su andadura, o asistiendo al funeral de su madre. También lo vemos compartiendo tiempo con su hija Mercedes y su hijo Jack, que aquí ejerce como narrador leyendo en primera persona el guion escrito por su padre (dados los problemas para hablar de éste). Al mismo tiempo, Kilmer saca especial provecho de esa afición suya que en todo momento le empuja a grabar con su propia videocámara, intercalando en el metraje valiosísimo material acerca de su vida personal o los entresijos de los rodajes –impagable, por ejemplo, la escena de Marlon Brando en la mecedora durante el rodaje de la accidentada ‘La isla del Doctor Moreau’ (96)–, con las que aumenta el realismo y calado del producto.

Pero ‘Val’ (21) es, ante todo, un relato humano acerca de un tipo cariñoso con su familia y que tuvo que superar traumas como los tejemanejes de su padre o el fallecimiento de su admirado hermano Wesley con solo quince años, capaz de ejercer su trabajo con unos niveles de pasión, implicación y competitividad que en la práctica podían llegar a traducirse en pura pretenciosidad. La experiencia abierta en canal de alguien a quien la enfermedad le llegó cuando materializaba su idea más personal, interpretando a Mark Twain en teatros antes de llevar al personaje a la gran pantalla. Alguien que a día de hoy continúa luchando, inmerso en esa batalla ahora plasmada en un documento tan jugoso como impactante y desgarradoramente emocionante. El relato sincero acerca de un exitoso actor de Hollywood bajado a la tierra de la noche a la mañana, por obra y gracia de una lacra que no entiende de estrellas ni apellidos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.