La excavación
Cine - Series / Simone Stone

La excavación

7 / 10
Jan Romaní — 06-02-2021
Empresa — Netflix
Fotógrafo — Archivo

Una película sobre la historia real del hallazgo arqueológico de Sutton Hoo en 1939 no parece el concepto más interesante del mundo. Su argumento, basado en la novela de 2007 de John Preston, no es más que el de una mujer de clase alta, Edith Pretty, contratando al excavador Basil Brown para que desentierre los tesoros que pueden encontrarse en su tierra. No tiene más. Y, sin embargo, solo con excavar un poco observamos que “La excavación” tiene cosas interesantes a ofrecer.

En una primera capa superficial, salta a la vista la belleza de la fotografía a cargo de Mike Eley. Los amplios planos con los que muestra la inmensidad del paisaje inglés combinados con planos subjetivos angulares de los personajes crean una estética muy potente que recuerda a la cinematografía de las obras de Terrence Malick.

Y no hace falta cavar mucho más para observar que la ambientación inmersiva de “La excavación” no viene solo de la fotografía. Por un lado, la banda sonora del debutante Stefan Gregory le da un tono melancólico que encaja perfectamente con el drama de época. Pero la clave para sumergirse en ese tiempo es el trabajo de la dirección artística y del diseño de producción. El vestuario, la peluquería y las localizaciones trasladan a cualquiera a ese 1939 de una Inglaterra que se preparaba para la Segunda Guerra Mundial.

En una capa más profunda encontramos la complejidad de los protagonistas, uno de los puntos fuertes de la película. Excelentemente interpretados por Carey Mulligan y Ralph Fiennes, ambos crean un vínculo lleno de sutilezas que se desvía del camino fácil del romanticismo para entrar en un terreno mucho más espiritual. Pero igual que en la película, no todo son tesoros cuando uno excava y puede haber algún accidente. Es el caso de la trama romántica entre los personajes secundarios de Lily James y Johnny Flyn, desarrollada de una forma mucho menos sutil y delicada.

Llegados al final de la excavación, encontramos los temas subyacentes en la película, para los que tampoco hay que bajar mucho porque los mismos personajes los expresan de forma bastante explícita. El mensaje de “La excavación” es que existe un fino hilo que conecta a cada ser humano con el pasado y el futuro a través de pequeños objetos como los que encontraron en Sutton Hoo ese año. Incluso la misma película tiene la función de recordar la figura olvidada de Basil Brown y su gran labor como excavador, del mismo modo que cada uno de nosotros será recordado una vez estemos enterrados bajo tierra, ya sea a través de películas, fotografías u objetos que algún día alguien desenterrará.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.