Pig
Cine - Series / Michael Sarnoski

Pig

7 / 10
J. Picatoste Verdejo — 15-07-2022
Empresa — Neon
Fotógrafo — Cartel de la película

Un mes después de que Nicolas Cage estrenara entre nosotros la irónica El insoportable peso de un talento descomunal llega a las salas “Pig”, cuya idea motora haría pensar, a los menos informados, en una suerte de parodia no oficial de los productos vengativos protagonizados por Liam Neeson, en la que el secuestro de la hija es sustituido por el de un cerdo, propiedad de Cage, un ermitaño arisco cuyo sustento se encuentra en las trufas que le encuentra el porcino. A priori esta trama se adecuaría a la imagen asociada al actor –otrora ganador de un Oscar– como estajanovista de la acción chusca, esclavo entusiasta de la serie B y consumado (¿o consumido?) intérprete carente del sentido del ridículo.

A ello podría sumarse el hecho de tratarse del debut de un desconocido cortometrajista, Michael Sarnoski, con algo de experiencia en televisión. Sin embargo, “Pig”, producida por el propio Cage, ha proporcionado al director novel premios de distintas asociaciones de críticos americanos y distinciones como el Independent Spirit Award al mejor primer guión. Por si fuera poco, Sarnoski ya ha sido designado para encargarse de “A Quiet Place: Day One”, spin-off de “Un lugar tranquilo”.

Efectivamente “Pig” sorprende porque no da lo que se espera desde el prejuicio, sino que reinterpreta los filmes de venganza desde un insólita carga emocional. No es una revenge movie al uso: apenas hay escenas de violencia física y, menos, relacionadas con la trama principal. Es curioso el recorrido de la cinta, desde las oscuras entrañas de su enigmático personaje y entorno hasta la desnudez de las emociones de los implicados. Como esas preciadas trufas que el puerco raptado sacaba a la superficie después de hurgar en la tierra para, una vez despojadas de impurezas, conectar con las emociones de los comensales. Sarnoski destaca como creador de atmósferas, especialmente, las más sucias, sulfurosas y desagradables, así como la de la difuminada escena del delito que lo desencadena todo.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.