Si hay que luchar, se lucha
Especiales / Mondo Sonoro

Si hay que luchar, se lucha

Joan S. Luna — 11-06-2020
Fotógrafo — Archivo

Los medios de comunicación –musicales o no– no están pasando un buen momento en estos tiempos de pandemia, lo sabemos, pero es que no lo están pasando ni los medios, ni los músicos, ni los sellos, ni los técnicos, ni infinidad de profesionales y empresas de sectores muy diversos, así que si hay que luchar, se lucha.

Casi sin que nos diésemos cuenta se nos ha complicado la vida lo indecible. Sí, a todos, incluidos nosotros, la gente que mes a mes hace esta publicación que estás leyendo, pero también a mucha, muchísima otra gente que trabaja en miles de propuestas de lo más diverso. El golpe ha sido duro e inesperado. Nadie lo vio venir, nadie ha podido esquivarlo demasiado en el mundo de la música. Ni de la cultura, ni de muchos otros campos que han quedado muy tocados y que solamente tienen una salida: trabajar duro y confiar en la faena bien hecha. En eso estamos. Es lo que estamos haciendo nosotros, y lo que están haciendo profesionales de diversos sectores.

Por eso, aunque lloré la desaparición de Rockdelux, todo un referente en el mundo de las publicaciones musicales de este país y una de las revistas con las que crecí, no voy a regodearme en la complicada situación actual. Y no lo haré por varios motivos. En primer lugar porque soy mucho más optimista de lo que mis gustos musicales reflejan. En segundo, porque confío en que estamos todos juntos en esto de achicar el agua que se nos ha ido colando en las embarcaciones que dirigimos. En tercero, porque estoy convencido de que hacemos las cosas bien. Y de que las seguiremos haciendo. Y cuando cometamos errores, aprenderemos de ellos como hemos aprendido hasta el momento.

¿A qué me refiero cuando hablo de hacer las cosas bien? Pues a que Mondo Sonoro va sumando lectores, siempre hacia arriba. Las visitas a nuestra web se incrementan mes a mes, también la incidencia en redes sociales gracias a nuestra gran actividad, la repercusión de nuestros contenidos, etcétera. También han aumentado de forma exponencial las impresiones de nuestra publicación en difusión digital y el número de lecturas.

En evidente que los ingresos que nos genera el papel son importantes, importantísimos, pero Mondo Sonoro lleva años pensando tanto en digital como en físico (iniciamos la singladura de nuestra web en 1998, que se dice pronto). Así que sabemos que vamos por buen camino. A eso podemos añadir que el rango de edad de nuestros lectores y lectoras continúa ampliándose, y no solamente por arriba, sino también por abajo (más de un cuarenta y cinco por ciento de nuestros lectores se sitúa en la franja entre 18 y 34 años, mientras que la cifra de menores de 18 va incrementándose paso a paso, siguiendo la máxima aquella de sin prisa pero sin pausa).

Sumémosle a todo ello nuestro primer podcast de la edición estatal (Valientes, a punto de estrenar segunda temporada) y los primeros pasos de los correspondientes a las ediciones Sur (Secretos de los mares del sur) y Zarata (Zarataka -Haciendo ruido-). Por no hablar de nuestros otros proyectos digitales en los que vamos metiendo la cabeza poco a poco.

Al no haber festivales, no contamos con una de las principales fuentes de ingresos de nuestra cabecera, pero volvemos a lo mismo: No somos los únicos afectados y –como decíamos al principio– si hay que luchar, se lucha. Como todo hija e hijo de vecino, como con total seguridad un gran porcentaje de las personas que estén leyendo ahora mismo este breve texto.

Resumiendo. Hay muchas formas de hacer bien las cosas. Y nadie ha tenido nunca la exclusiva en eso. El mundo de los medios es demasiado amplio y variado para aceptarlo. Y los lectoras y lectores lo son todavía más. Así que seguiremos luchando para volver a publicar en papel lo antes posible, para continuar creciendo, para continuar apoyando a centenares y centenares de bandas nacionales e internacionales, consolidadas o emergentes, para continuar siendo quienes hemos sido hasta ahora y sobre todo para mejorar todavía más y sentirnos todavía más orgullosos de quienes seremos en el futuro que de quienes somos a día de hoy.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.