Los mejores cómics internacionales de 2019
Especiales / Mondo Sonoro

Los mejores cómics internacionales de 2019

Redacción — hace 2 semanas
Empresa — Mondo Sonoro
Fotógrafo — Archivo

Historia del universo cómic

Si le echan un vistazo a los primeros puestos de nuestra lista de mejores cómics internacionales de 2019 encontrarán algunos de las novelas gráficas imprescindibles no solamente de la temporada, sino de los últimos años. Obras de una complejidad y calado que llevan al medio un paso más adelante. Ahora bien, dejando a un lado títulos tan incontestables, no se pueden imaginar lo complicado que ha sido completar la lista de diez. ¿El motivo? La excelente cosecha que dejamos atrás. Si este Top Ten se les queda corto, prueben con La mentira y cómo la contamos, El club de las chicas malas, Devilman: The First, La noche que llegué al castillo, Laura Dean me ha vuelto a dejar, Historia del universo Marvel, El beso número 8, Green Lantern, Héroes en crisis, Tú una bici y la carretera, Cómo traté de ser una buena persona, El mal camino o Gideon Falls. Les aseguro que no les decepcionarán. Y ojo, que el mes que viene vamos con lista nacional. Joan S. Luna

1.- “Rusty Brown” de Chris Ware
(Reservoir Books)

Dieciocho años trabajando en ello, Chris Ware finiquita otra opus magna (y van), un acontecimiento literario inconcebible por un artista normal, uno de esos que vive en este mundo. Ware está hecho de otra pasta y Rusty Brown debería obligar al lector a encerrarse en su cuarto, tirar la llave y, quizá con suerte, atreverse luego a no salir jamás de allí. Octavio Botana

Sabrina de Nick Drnaso

2.- “Sabrina” de Nick Drnaso
(Salamandra Graphic)

Sabrina es una obra maestra –nominada al Premio Man Booker de literatura– que agarra al lector con fuerza y lo sacude sin piedad. Un cómic incómodo que deja al lector con mal cuerpo y dándole vueltas a la idea de que el hombre no ha aprendido una mierda de los errores del pasado. Y no parece que, a estas alturas, vaya a hacerlo. Joan S. Luna

3.- “Ventiladores Clyde” de Seth
(Salamandra Graphic)

Este relato minucioso, repleto de detalles, con un ritmo pausado, sobre dos hermanos que abrazan la soledad en diversos puntos de su vida es una de las mejores novelas gráficas del siglo XXI, un prodigio narrativo donde cada viñeta importa tanto como el contenido que relata. Un cómic que el autor canadiense Seth ha tardado veinte años en completar. Manu González

4.- “¿Es así como me ves?” por Jaime Hernandez
(Ediciones La Cúpula)

Si Chapuzas de amor fue Cómic del año 2015 con todas las de la ley, ¿Es así es como me ves? pasa es uno de los títulos indispensables de este año. ¿Qué decir de la saga de Jaime Hernandez? Pues que aquí atrapa a Maggie Chascarrillo y a Hopey Glass y las acompaña en su viaje coral de madurez, mirando a ambos lados de la vida: su pasado de adolescencia punk y su presente de domesticada mediana edad. Octavio Botana

"En un rayo de sol" Tillie Walden

5.- “En un rayo de sol” de Tillie Walden
(La Cúpula)

Casi seiscientas páginas (en dos tomos) de space opera sobrenatural, romance LGTBI y sitcom de instituto de una incansable Tillie Walden. Un mashup de ciencia ficción de ritmo cadencioso y esponjosa textura visual, tremendo viaje a un universo de melancolía cósmica, magia y pasiones con ecos de Moto Hagio y las hermanas Brontë. Alex Serrano

niño prodigio michael kupperman

6.- “Niño prodigio” de Michael Kupperman
(Blackie Books)

Niño prodigio se disfruta en su perfección. Tanto por lo particular de la vida del protagonista, como por la forma de reflejarlo sobre el papel por parte de su hijo. Michael Kupperman no pretende juzgar a su padre, sino entenderlo, algo que ocurrirá, aunque la respuesta con la que da es más pesimista de lo esperado. Un drama personal que se acabó convirtiendo en uno familiar. Joan S. Luna

reiraku Inio Asano

7.- “Reiraku” de Ino Asano
(Norma)

Asano es un creador de personajes ficticios que parecen de carne y hueso, con sus luces y sus sombras. Esta vez se muestra un punto más sombrío (y quizás autobiográfico) que de costumbre a la hora de describirnos el desencanto y la herrumbre emocional/moral del protagonista. Y todo con ese arte tan fantástico y detallista al que nos tiene acostumbrados. Joan S. Luna

8.- “Vidas paralelas” de Olivier Schrauwen
(Fulgencio Pimentel)

Abrir un libro de Olivier Schrauwen es como dejarse llevar por una abducción erótica y lisérgica. En estos relatos de autoficción especulativa, el genio belga eleva su paleta hasta un mosaico de odiseas delirantes, donde la psicodelia sexual copula con las órbitas de esa ciencia ficción que responde a los absurdos patrones de la existencia. Albert Fernández

9.- “Mi vida en barco” de Tadao Tsuge
(Gallo Nero)

Aunque eclipsado por la sombra de su genial hermano, Tadao Tsuge demuestra ser un maestro del manga del yo en esta extensa obra autobiográfica (más de seiscientas páginas) a la que dedicó cuatro años. Extensa como la interminable crisis de un hombre en plena madurez y que se aleja del mundo para dejarse llevar por la corriente de la vida. Joan S. Luna

10.- “Mis héroes siempre han sido yonquis” de Ed Brubaker/Sean Philips
(Panini)

Brubaker y Philips, responsables de algunos de los mejores cómics de género negro de la historia, vuelven a la carga con esta novela gráfica, ganadora de un Premio Eisner, una turbadora historia de autodestrucción. Ellie, su joven protagonista, ha sido ingresada en un centro de rehabilitación para adictos, pero no está dispuesta a ser una buena paciente: después de todo, todos sus ídolos del mundo de la música fueron yonquis. José Martínez Ros

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies