Los discos de mi vida por Julia Urreaga de Rural Zombies
Especiales / Rural Zombies

Los discos de mi vida por Julia Urreaga de Rural Zombies

21-09-2016
Fotógrafo — David Mars

Tras una demo muy prometedora en 2014 y el notable álbum debut del año pasado (que se colaron en nuestro top 10 de demos y entre los mejores discos de Euskadi del 2015 respectivamente), el quinteto de Zestoa está consiguiendo a base de buenos temas y directos cautivadores llegar cada vez a más público. Uno de los secretos de la joven banda es su frontwoman Julia Urreaga con sus maravillosas melodías vocales y los ambientes que crea con los sintetizadores. La guipuzcoana nos presenta la selección de los diez discos importantes de su vida:

1.- LED ZEPPELIN – Physical Graffiti (1975)
Me acuerdo que fue el primer vinilo que encontré en casa y se me ocurrió poner en el tocadiscos, solo porque me gustó su portada de ventanas agujereadas. Cuando empezó a sonar Custard Pie, ese rock and roll que hasta entonces no me había llamado tanto la atención junto con el flow de Robert Plant hicieron que cambiara de opinión. Y por supuesto, también están temazos como Kashmir, dignos de una banda sonora en el que ese bucle infinito de violines está sonando casi diez minutos pero que no parecen ni dos.

2.- PATTI SMITH – Radio Ethiopia (1976)
Era otro de los vinilos de mi padre. Él siempre ha sido muy fan de Patti. Creo que fue la primera mujer rockera que conocí y me gustaba la idea de que una chica pudiera darle tanta caña como cualquier otro hombre. Aparte de esto, Pissing in a River fue una de las primeras canciones que aprendí a tocar en el piano.

3.- KURAIA – Kuraia (2001)
Aunque haya muchos grupos vascos que admire creo que este es uno de los discos que más veces he escuchado. Por desgracia, nunca tuve la oportunidad de verles en directo ya que cuando lo dejaron yo tendría unos doce años. Aún así he podido seguir los nuevos proyectos de sus componentes, como Joseba Ponce, que el año pasado publicó una auténtica joya con el nombre de JP Lohian eta Klonen Klana.

4.- ORISHAS – A Lo Cubano (1999)
Orishas no tenía nada que ver con lo que escuchaba hasta entonces pero un día apareció en el coche de mi padre y desde entonces fue la banda sonora de todos los viajes que hacíamos. Nunca había escuchado rap y aún menos rap cubano, pero mis hermanas y yo nos aprendimos todas las letras del disco. Recuerdo que mi padre se desesperó de tanto escucharlo/nos y después de un viaje de seis horas que hicimos con el disco en bucle, lo tiró a la basura.

5.- METALLICA – … And Justice For All (1988)
Tuve una época bastante metalera y le tengo un cariño especial a este disco. Recuerdo que solía escucharlo por las mañanas en el autobús camino a la escuela. Y para rematar, el profesor de plástica nos lo volvía a poner en sus clases. Entre el viaje y la clase… serían unas tres o cuatro horas diarias de Metallica.

6.- NIRVANA – Live at Reading 1992 (2009)
Fue el primer disco de Nirvana que me compré. Ya por entonces era una gran admiradora y me acuerdo que tenía los cassettes de Nevermind e In Utero. Como muchos otros grupos a los que admiro, tampoco tuve la oportunidad de verlos, ya que yo ni siquiera había nacido cuando Kurt murió. Pero compré el disco para, de alguna manera, hacerme una idea de cómo podría haber sido un directo suyo.

7.- SMASHING PUMPKINS – Siamese Dream (1993)
No a todo el mundo le gusta Billy Corgan pero creo que no se puede negar que este es uno de los mejores trabajos que ha hecho. Si pudiera elegir dos elegiría Mellon Collie and the Infinite Sadness y Siamese Dream, pero creo que (aunque sea anterior al otro) este fue el disco con el que de verdad empecé a apreciarlos. Mellon Collie es una obra maestra pero es mucho más densa, aunque tiene algunos de mis temas favoritos, como Bullet with Butterfly Wings, An Ode to No One o Bodies. En cambio, Siamese Dream es un trabajo más cálido y dulce, con temas como Soma o Disarm, que te tocan la fibra.

8.- PORTISHEAD – Dummy (1994)
Desde pequeña me han atraído mucho las melodías oscuras y melancólicas. Este disco está lleno de canciones oscuras, misteriosas y sexys como Sour Times, Roads o Glory Box que tienen esos sutiles sintetizadores y sonidos electrónicos que hasta entonces no me habían llamado la atención. Creo que Beth Gibbons fue una de las primeras voces femeninas que de verdad me atrapó. Hay gente que canta bien y otra que tiene magia. Ella tiene las dos.

9.- EDITORS – And End Has a Start (2007)
Para mi este disco fue un punto de inflexión total con todo lo que había escuchado antes. Me acuerdo que les descubrí cuando empecé a salir de fiesta en mi pueblo y ponían la canción Racing Rats en el bar de un amigo. Hoy en día la siguen poniendo y cada vez que suena nos emocionamos igual que la primera vez que lo escuchamos.

10.- FOALS – Holy Fire (2013)
Nunca he tenido un grupo favorito, pero si tuviera que elegir a un grupo que reúne la mayoría de las cosas que me gustan ese sería Foals. Aunque empezaron haciendo math rock y tenían cosas interesantes, no fue hasta Total Life Forever donde de verdad me engancharon. Aún así, fue con este disco donde lo bordaron. Y para rematar, está la portada hecha por Leif Podhajsky, uno de mis diseñadores gráficos favoritos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.