“Nunca nos hemos visto reflejados en ningún grupo indie español”
Entrevistas / Rural Zombies

“Nunca nos hemos visto reflejados en ningún grupo indie español”

Alberto Bonilla — 21-02-2018
Fotógrafo — Josu Torrealday

Hablamos con Julia, voz de los zestoarras Rural Zombies, una de las bandas que más ha dado que hablar en los últimos tiempos en la zona norte. Su segundo disco ‘From home to hospital St.’ (Mushroom Pillow, 2018) supone la confirmación de una apuesta que “huye del reflejo de la bandas indies españolas” para seguir explorando, sin vender su sonido, los universos de la soledad. Con más intensidad que nunca, Julia nos habla de su notable nuevo álbum y de ser mujer joven en una industria que todavía tiene mucho que cambiar.

“Tenemos muchas ganas de empezar a hacer descartes. Hay una canción del disco anterior a la que le tengo mucho asco y a la gente le flipa”

Decíais en una entrevista en Diario Vasco que vuestro nombre sonaba a cutre, ¿seguís pensando así?
Sí, claro, es que suena a cutre, pero a la vez me gusta el nombre. Tiene ese factor sorpresa de cara al directo, pero la gente a lo mejor se ha acostumbrado un poco ya. En su momento lo utilizamos para la presentación en un concurso de maquetas, pensando en cambiarlo luego, pero…

Vuestro nuevo álbum se titula ‘From home to Hospital St.’, ¿a qué se debe el viaje?
Habla un poco del problema que hemos tenido en la banda desde el inicio, especialmente la distancia vivida durante estos años. Es algo que ha marcado este disco. Queríamos hacer referencia al viaje desde el País Vasco al Clínic de Barcelona, que es donde vivía, donde Carrer de l’Hospital, de ahí el título. Barcelona ha dificultado el trabajo de este disco en ciertas cosas ya que hacer los bolos suponía coger siempre avión o tren. Han sido mis estudios lo que nos ha limitado un poco, pero en los tres años que llevamos nos las hemos arreglado para hacer todo lo que teníamos que hacer.

¿Cómo os habéis enfrentado al siempre difícil segundo trabajo?
Yo creo que ha sido natural. El cuerpo nos pedía hacerlo, pero no ha sido nada precipitado ya que nos lo hemos tomado con calma. Iba a salir antes al mercado, pero cambiamos la fecha de grabación y esperamos unos meses. No hemos ido a buscar nada en concreto pero sí empezamos a notar cambios, tanto ensayando como componiendo, que lo han llevado a ser más oscuro, más cañero. Es un trabajo más maduro, o al menos eso dicen quienes lo han escuchado, pero en muchas cosas seguimos haciendo lo mismo.

Ha habido cambio de discográfica por el camino, ¿cómo lo habéis notado?
Estábamos con GetIn y ahora con Mushroom Pillow. Era un cambio muy natural si pensamos sobre todo en el mercado en el que se mueven. En GetIn no compartíamos ni público ni circuito, y este cambio tiene bastante buena pinta.

¿Y en qué os habéis inspirado últimamente?
No hemos cogido como referente ningún disco que hayamos escuchado recientemente, pero sí un montón de recursos que nos gustaban. Para tema de voces estuvimos escuchando mucho a Lana del Rey, especialmente en este disco se hace presente en lo de doblar la voz a diferentes octavas. También hemos estado bastante con Jungle, y yo, con BADBADNOTGOOD…

Es cierto que se nota un cambio en lo instrumental, pero también en unas letras que siguen siendo íntimas pero con un mayor desgarro…
Todo ha sido fruto de una evolución, de un camino. El tema de la distancia queríamos reflejarlo en el disco y ha jugado un papel muy importante ya que ha marcado mucho mi manera de vivir las cosas, de pensar. Influye muchísimo el haberme pasado tiempo viajando sola. Me sentía como si estuviera en todos lados pero en ninguna parte en concreto. Este cambio se debe a que he tenido tiempo de analizarlo todo más y con más calma.

En este disco encontramos canciones como “Ethernal” o “BI” que suenan explosivas, con muchas más guitarras, con unas atmósferas mucho más contundentes… Es cierto que ahí siguen los teclados de antaño pero sonáis con más fuerza.
Sí, hemos apostado por darle más presencia a las guitarras. En el disco anterior contábamos con muchos colchones de sintes y lo veíamos como demasiado repleto. Era un rellenar por rellenar porque teníamos miedo a que las canciones nos quedasen vacías. Para este álbum queríamos algo más cañero y hemos tirado de nuestros referentes más antiguos, como Smashing Pumpkins. Era algo que nos pedía el cuerpo y necesario ya que en directo veíamos que, cuanto más cañeros nos poníamos, más reacciones positivas despertábamos. Al final creo que no es una cuestión de hacer bailar más o menos, sino de fuerza y contundencia.

“Me da mucha rabia el proteccionismo innecesario, como si todos te vieran más vulnerable por ser mujer y ser joven”

Unos temas nuevos más universales que muchos podrían ser singles, ahora que todo parece que se abre en la música con la irrupción de nuevas melodías en el mainstream, ¿creéis que podéis salir del universo independiente?
Puede ser. No lo veo un disco fácil, pero sí que es verdad que luego la gente puede llegar a responder mejor. Por otro lado también es cierto que hay melodías que entran muy rápido y luego te acuerdas de ellas. Nunca nos hemos visto reflejados en ningún grupo indie español y puede que este disco sea algo distinto a lo que ya hay. Siempre hemos creído que hay una barrera en el País Vasco que nos ha alejado a los grupos de aquí del resto del panorama nacional, ya que influye mucho la cultura musical, que es más rockera y oscura.

¿Cómo ha sido trabajar de nuevo con Eñaut de Grises? ¿Qué ha ofrecido y que le habéis pedido para este segundo álbum?
La gran ventaja que tenemos con él es que somos amigos. Hay un gran trabajo de postproducción detrás de este álbum ya que cuando estás en el bar tomándote una caña con él ya hablas de cosas que se podrían hacer. Ha habido un gran trabajo anterior, con lo que llegábamos al estudio y ya lo teníamos claro todo. Eñaut ha tenido con este disco la oportunidad de salirse un poco de Grises. Nos ha cogido a las dos partes (Rural Zombies y Grises) en la fase de querer cambiar un poco, con menos ganas de sintes y más de guitarras. Ha sido, en definitiva, un ejercicio de retrospección.

Empezaste muy joven en la música, sin apenas la mayoría de edad, ¿qué cosas ha aprendido Julia en este camino?
Es verdad que en el primer concierto que hice tenía 16 años. Fue en Viana, en Navarra, y estaba flipando. Ha sido guay ver el cambio de los 16 a hoy. También es cierto que a medida que giras, más que evolución personal, he conocido el mundillo de la música, cómo funciona, lo bueno y lo malo… Todo ahora lo veo con otros ojos y lo valoro de otra manera.

Este pasado 2017 hemos visto como para la crítica las mujeres adquirían un papel protagonista entre lo más destacado del año, ¿crees que algo se está normalizando en el panorama?
Se ha empezado a notar un poco. Más que punto de inflexión creo que estamos en un punto de partida. Hemos tenido que vivir las mujeres tantas desgracias que al final coges fuerza para dar la cara por todas ellas y por todo el mundo en definitiva.

Lideras en cierto modo a una banda con cuatro hombres en un contexto a veces difícil, ¿ha sido esto una barrera?
Dentro del grupo jamás lo he notado. Ha sido más bien al salir de gira. Más que barreras, a nivel externo, me da mucha rabia el proteccionismo innecesario. Como si todos te vieran más vulnerable por ser mujer y ser joven. Muchos ven un problema donde no lo hay, y hay gente que lo autogenera. Siempre me he considerado muy independiente, si tengo que hablar con alguien lo haré, pero no necesito que vengan todo el tiempo a ofrecer ayuda. Parece que te miren con pena. Y luego también está el tema de cómo la mujer o las chicas tenemos que ir guapas. He tenido que oír algunos comentarios del tipo: ¿por qué no te has pintado los labios?. Y yo me pregunto: A Manu, el guitarrista, por qué no le preguntan ¿si se ha puesto o no gomina en el pelo?. Un comentario de mierda como el descrito ya lo jode todo. Se te va la fe en la humanidad.

Os habéis pateado todo el territorio nacional, ¿cómo afrontáis el directo ahora que se suman nuevas canciones? ¿Queda algo de Zestoa por ahí, además del “rural” de vuestro nombre?
Yo antes no era consciente de lo que me podía afectar el ser de donde soy. Con la distancia a veces ves más claras las cosas. En Barcelona me pasa que dicen “esta de dónde ha salido”. Es por un tema de carácter y de cómo afrontas las cosas, y tu tierra te marca en todo. En cuanto al directo, tenemos muchas ganas de empezar a hacer descartes de otros temas. Hay una canción del disco anterior, que no voy a mencionar, a la que le tengo mucho asco y a la gente le flipa. El tema de renovar el repertorio mola a nivel personal, pero también a nivel de público. Nos ha venido genial en los conciertos de prepresentación porque te motivas más.

¿Cuál es el objetivo que os marcáis con este nuevo trabajo? ¿”Vivir de la música”, como alguna vez habéis mencionado?
En este tema siempre he tenido un dilema. Creo que la cosa cambia mucho en el momento que empiezas a vivir de algo y la situación del grupo ayuda a ver que esto lo hacemos porque queremos y nada más. Si tuviéramos otro tipo de presión, haríamos cosas que no nos apetecen tanto. Nunca hemos tenido preocupación de si iba a gustar o no algo de lo que hacíamos. El día que pensemos que nos vamos a ganar la vida con esto podría suponer un punto crítico para el grupo. Por ahora no echo en falta el querer vivir de la música.

Próximas actuaciones:

17/3 Sala El 21 – Huesca
7/4 Let’s Festival – L’Hospitalet de Llobregat
27/4 Gaztetxea – Zestoa
5/5 Sala Moby Dick – Madrid
11/5 Stage Live – Bilbao
12/5 Fiestas – Morentín
19/5 Doka Antzokia – Donostia
7-10/6 Festival Palencia Sonora – Palencia
22-23/6 Polifonik Sound – Barbastro
12/7 Bilbao BBK Live – Bilbao

 

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.