Diario Grabación: Parte I
Especiales / Highlights

Diario Grabación: Parte I

Highlights — hace 3 años
Fotógrafo — Highlights

Tras “Storming the gates”, el magnífico EP de debut que nos regaló a principios del año pasado, Highlights vuelve próximamente con su nuevo trabajo. En estos momentos  el cuarteto bizkaitarra se encuentra ultimando los detalles de su primer largo y, para abrir boca, nos presenta en dos entregas los detalles de la grabación realizada en los estudios Koba junto a Xanpe.

En esta primera entrega la banda nos cuenta sus sensaciones durante la fase de pregrabación de la pasada primavera y la grabación de la batería y los bajos durante el mes de julio.

PRIMAVERA 2016: PREGARABACION
Han pasado dos años desde que publicásemos nuestro EP de debut y desde entonces, no hemos desaprovechado ni una de las oportunidades que hemos tenido para poder presentarlo en directo. Mientras tanto, sin prisa y sin ningún tipo de presión, fuimos dando forma a varias ideas y componiendo nuevos temas sin concretar una fecha en la que entrar a grabar, hasta que casi sin querer y sin tener que darle muchas vueltas, nos propusimos entrar de nuevo al estudio para verano de este año. La verdad es que sin hablar entre nosotros, todos teníamos claro que queríamos volver a grabar en Koba Estudios con Xanpe a los mandos de la nave, así que a principios de año (con una buena jamada de por medio, como debe ser) dejamos todo atado con él.

La entrada al estudio estaba prevista para los primeros días de julio, y hasta mediados del mes anterior continuamos dando conciertos (de hecho durante julio también pudimos tocar). Ello hizo que los últimos meses prácticamente viviésemos en el local de ensayo y tuviéramos que dar el 120% de cada uno, trabajo que Mario nos facilitó al resto grabando todas las ideas, desarrollando riffs, letras, etc. Antes de entrar a grabar nos propusimos hacer un disco de no más de 10 temas, y dejando algunos de ellos aparcados para el futuro (o para venderlos al estilo Paul Stanley), teníamos una selección de 7 canciones que grabaríamos seguro. A falta de un mes para entrar en el estudio, nos encontramos con un problema que, aunque ahora me parezca divertido, reconozco que en su momento me produjo bastantes nervios: de repente nos vimos con que Mario tenía 2 o 3 nuevas ideas que pintaban muy bien, yo compuse otra canción que tenía enganche… Elegimos dos de ellas y las llevamos al estudio con la intención de acabarlas allí, y el resultado no ha podido ser mejor.

highlights_bateria

JULIO 2016: BLOQUE 1 – BATERIAS
“Storming the Gates” lo grabamos en poco más de 15 días y para esta vez queríamos contar con más tiempo para poder sacar más partido de nosotros mismos, y del estudio en general. Para ello había algo que teníamos claro desde hacía meses: probar material y sonidos distintos hasta encontrar el que fuese perfecto para cada tema que grabásemos.

Para el primer día en el estudio, estaba previsto que Xanpe y yo probásemos varios parches en un par de baterías, distintas cajas, y varios platos. Ese era el plan, porque al plantarme allí con una Ludwig Vistalite y una caja Supraphonic, no tuvimos más que ponerles parches nuevos y no hizo falta probar el resto: la fórmula Bonham sonaba increíble. Empecé a tener un cosquilleo en el estómago, a la par que Xanpe me contagiaba sus ganas de empezar con la grabación y montar un buen disco.

Al mediodía ya teníamos todo preparado, así que nada mejor que unas buenas saltxitxuskis para coger fuerzas y empezar con el lío. Tuve la suerte de encontrarme por el estudio las letras del nuevo disco de Matutano, lo que me dio el punto que faltaba para grabar todo sobre ruedas. Dos días con sesiones de 10 de la mañana a 2 de la madrugada y las baterías estaban acabadas.

La grabación fue mucho más fluida que la anterior y durante las tomas intentamos tener más espontaneidad para probar cosas. La tranquilidad y libertad que me dieron el resto hizo que las tomas saliesen prácticamente a la primera, y entre canción y canción hubo tiempo para comentar detalles, echar risas, y hacer que saliese los dos días del estudio tan agotado como contento. Reservamos una mañana para probar alguna afinación diferente para un par de temas concretos: había terminado antes de lo previsto y por experimentar, que no quedase. Colocamos un parche totalmente cerrado en el bombo de 26’’ y vimos que funcionaba al dedillo con algunas de las canciones, con lo que terminé mi parte de la grabación con una satisfacción brutal (también porque me marchaba de vacaciones con shows de Gojira, Peter Sagan y el gran Paolo Tiralongo de por medio).

Highlights_baterias

BLOQUE II – BAJOS
Dejamos que Xanpe descansase un par de días y se metiera unos buenos chutes de pinchazos de abejas, antes de que Miguel empezase a grabar sus piezas de bajo.

Montamos un pequeño almacén de cabezales y pantallas en el estudio y Miguel fue probando todos y cada uno de ellos con el volumen tan bajito que le caracteriza. Había dos combinaciones con las que se encontraba más a gusto, y como no había manera de decidir cuál le gustaba más, grabamos con los dos a la vez y todos contentos. Para sus pistas, Miguel utilizó un Marshall Superbass a una pantalla Ampeg de 4×10, a la vez que una Orange or120 a una Ampeg de 2×12. En Kobetamendi aún no saben si oían el BBK Live o a Miguel en el estudio.

Si la grabación de las baterías fue rápida y las terminamos antes de lo previsto, las pistas de bajo las registramos aún más rápido. Ahora, con la grabación ya terminada, echo la vista atrás y no sé ni cómo elogiar el curro del resto de mis compinches: Miguel preparó bajos a la par que voces principales, letras y coros; Valero distintas rítmicas, detalles de guitarra y sus ensaladas diarias; y Mario voces, rítmicas, detalles, solos, solacos… Y a la vez los consejos de Elier (nuestro técnico de sonido en conciertos), Joshua (amigo, hombre del merchan, managment, kamikaze de la furgo), y el propio Xanpe, han hecho que este disco tenga un brillo especial. Pero volvamos al estudio, que para escuchar el álbum aun toca que esperar.

Hay algo de la grabación que Miguel nunca reconocerá, por mucho que le pregunten y por mucho dinero que le ofreciesen por contarlo, nunca lo desvelaría. Tranquilos, aquí va: después de despotricar durante años, con discursos en contra de Fender y vender mejor que un comercial el sonido de todo lo que sea Gibson, Miguel se traicionó en este disco y grabó todas sus piezas con un Fender Precision prestado por el gran Jokin Salaverria.

Antes de empezar con las guitarras, seguimos con la dura dieta implantada en Koba Estudio (de la que hablaremos más adelante) y comenzamos a recibir la visita de buenos amigos como Boogie Riders, Mikel, David y Noa Gonzalez, o Aitz de Fetitxe. No quisiéramos acabar esta primera parte del diario, sin mandar nuestro mensaje de apoyo a Demba Ba después de su lesión: ánimo, pronto te veremos bailando el “Booty time” de los Disco Express.

Highlights-miguel_moran

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.