Entrevistamos a Álvaro Ortiz, autor del cómic “El murciélago sale a por birras”
Especiales / Álvaro Ortiz

Entrevistamos a Álvaro Ortiz, autor del cómic “El murciélago sale a por birras”

Joan S. Luna — 07-07-2020
Empresa — Astiberri
Fotógrafo — Archivo

Conscientes de todo lo malo que ha traído el confinamiento, debemos serlo también de todo lo bueno. Entre las segundas, el haber podido disfrutar de un cómic tan divertido y alocado como “El murciélago sale a por birras” (¡Caramba!/Astiberri, 20) de Álvaro Ortiz. Eso y que se haya puesto en marcha una serie de televisión inspirada en su obra “Murderabilia” (Astiberri, 14).

La historia de “El murciélago sale a por birras” empieza casi como una broma para superar la presión del confinamiento. Ortiz empezó dibujando unas viñetas sobre su vida que no le convencían demasiado, hasta que una chispa de ¿lucidez? Iluminó su cerebro. Pensó en cómo viviría el confinamiento un superhéroe y sobre todo qué haría si se quedase sin birras y necesitase algunas urgentemente. El resto es historia, o por lo menos es “El murciélago sale a por birras“, uno de los cómics más divertidos que, con total seguridad, nos ha brindado esta complicada situación. Aunque más desgarbado y urgente, el estilo de Ortiz sigue ahí, con su personalidad, sus vicios y virtudes en cada una de estas páginas que facturó casi como un reto, día a día durante la primera fase de confinamiento. Lo que más cambió fue el ritmo de trabajo. “No estoy acostumbrado a trabajar a esta velocidad. Cuando curro en alguno de mis cómics quizá pueda hacer entre tres y cinco páginas a la semana y con El murciélago dibujé ciento dieciocho páginas en tres semanas. Los primeros días fue más relajado, pero los últimos fue un poco locura”.

Lo más curioso es que no solamente su protagonista se parece a cierto superhéroe anglosajón, algo que es pura casualidad, sino que sus compañeros de correrías (desde Rubén a Ramsesmandias, Supermotivao o las nenas) nos traen a la cabeza a algunos ilustres personajes del mundo del cómic superheróico. “No sé por qué me preguntas por Batman porque El murciélago no tiene nada que ver con Batman, pero bueno si te empeñas en preguntarme por Batman pues te diré que tampoco he leído tantos. Me gusta leer alguno de vez en cuando porque me gusta mucho el personaje, los secundarios, la ciudad y así. Aunque creo que mi amor por el personaje vino más por parte de la serie de dibujos de los noventa, que me pilló de chaval y me flipó”.

Hace unos meses Ortiz compartía en redes sociales que estaba pasando por cierto vacío creativo. Por suerte para todos, eso forma ya parte del pasado. O por lo menos ha dejado de preocuparnos tanto a él como a nosotros. “En realidad el murciélago me pilló trabajando en un cómic nuevo que preparo para niños, y la cosa es que no es que superase mi crisis creativa sino que opté por centrarme en proyectos de cómic muy distintos de los que he hecho hasta ahora: una cosa con un guionista y el proyecto de cómic para niños, y El murciélago va un poco en la misma línea, intentar hacer cosas distintas o más espontáneas”.

Para acabar, y atendiendo a que estamos en una revista mayormente musical, le pregunto sobre la música que ha estado escuchando recientemente y cuáles de esos discos podrían funcionar como complemento perfecto para El murciélago sale a por birras. “Durante las semanas de cuarentena estuve oyendo un poco de todo. Quemé el disco nuevo de Triángulo de Amor Bizarro, y escuché bastante a Anna Von Hausswolff, Emma Ruth Rundle, Joe Crepúsculo o Bad Bunny. Y así como en otras ocasiones he tenido muy claro que música encajaría con cada cómic que he hecho, esta vez al ser algo más de cachondeo, no lo veo muy claro, pero debería ser algo entre medias de la típica banda sonora random de película de superhéroes y yo qué sé… Bad Gyal.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.