Arremete contra todo el mundo en la última presentación de su autobiografía

John Lydon no hace prisioneros. Al menos así fue en la última presentación de su autobiografía, “Anger Is An Energy”, que tuvo lugar este lunes en Oxford. Ante unas trescientas personas, el actualmente líder de PiL despejó con humor la posibilidad de una reunión de Sex Pistols, diciendo que ya están “demasiado gordos” para ello.

Simon Cowell o Bob Geldof fueron algunos de los que vieron pasear su nombre por el fango, el primero por su conocida crueldad en “The X Factor” y el segundo, fundador del “supergrupo caritativo Band Aid”, por estar “abierto a la corrupción”.

La religión, a la que calificó de “vil, venenosa e idiota”, y especialmente la iglesia católica y la pederastia (casi siempre impune) reinante en ella también fueron diana, al hablar, ya en un tono más serio, sobre su infancia. Criado dentro de un ambiente católico, no saber cantar fue para él su medio de escapar del coro, porque entrar en él “significaba que los curas tenían acceso directo a ti”, y por supuesto, denunciar a un sacerdote era algo impensable.

No se salvó ni Mick Jagger, al cual aludió para destacar su
“vergonzosa” actuación en el Glastonbury de este año. Su respuesta a si
creía que existía un límite de edad para subirse a un escenario, fue
“no, a no ser que seas Mick Jagger”.