La actriz y cantante Paula Jornet (PAVVLA) se ha convertido en una de las sorpresas amables de la temporada gracias a “Skin” y “Young”, los dos temas de presentación con los que aterrizó de la mano de Luup Records en la escena independiente barcelonesa hace unos meses.

Con amplia tradición en el teatro amateur y un sólido bagaje televiso gracias a La Riera, Paula se fue a Brighton a foguearse como cantante, alternando sus estudios en la Brighton Music College con varios micros abiertos que le sirvieron para perder el miedo sobre el escenario y empezar a tomar carrerilla.

Hace unos meses lanzaste en la red tus primeras canciones, “Young” y “Skin”. ¿Cómo recuerdas su lanzamiento?
Las sacamos directamente con Luup Records, que fue el sello que confió en mí al escucharlas. El disco no saldrá hasta noviembre, pero antes de lanzarlo me apetecía sacar algo, sobre todo para poder preparar el terreno y empezar a ver la reacción de la gente. Buscaba encontrar un sonido propio desde el principio.

¿Tenías en mente la salida del disco ya desde el principio cuando las lanzaste?
Hasta entonces, mi bagaje se limitaba a haber tocado en casa, y aunque tenía una idea bastante clara de lo que buscaba aún no me había encerrado a trabajar con Aleix Iglesias, el productor con el que estoy trabajando ahora. En ese momento del proceso me fui a vivir al Reino Unido y no pude preparar un EP completo previo a la salida del disco, así que optamos por dar salida a los dos temas que ya conocéis.

“Irme a Inglaterra, además de para curtirme sobre el escenario, me sirvió para coger distancia física y emocional con las canciones”.

Son dos temas con mucha personalidad, con matices entre sí. ¿Por qué los escogiste?
“Young” era una de las canciones más potentes de las que tenía entonces, y creo que aún lo es. De hecho formará parte del álbum. “Skin” ofrecía algo diferente… Creo que su escucha es más difícil, aunque en el sello quedaron muy contentos y apostaron por ella. Son dos canciones importantes para mí: una lo tenía todo para ser el single, y la otra fue con la que me encontraron en Loop.

¿Qué línea sigue el resto del álbum el disco?
Está más en la línea que “Young”. Creo que será una mezcla de todo lo que he hecho hasta ahora: habrán temas donde predominarán las guitarras y otras en las que destacará más lo electrónico. La mayoría de temas empezaron con la guitarra eléctrica o acústica, algo por otra parte normal si se tiene en cuenta que empecé sola. Hemos ido incorporando teclados y demás, aunque el inicio fue similar para todas las canciones.

¿Hubo una presión añadida por el hecho de que los primeras temas tuviesen tan buena acogida?
La verdad es que un poco, sí. Tenía miedo de que a la gente solo le gustara Young o Skin, y que vieran los otros temas muy distantes, diferentes o que no encajaran con el álbum. Pero creo que hemos hecho un buen trabajo. Intento no preocuparme demasiado por estas cosas. Al final he conseguido lo que me había propuesto antes de empezar a grabar:cCrear algo de lo que esté orgullosa y ser honesta con mi arte, así fue como enfoqué la grabación de Skin y Young, y han tenido buena respuesta…

Comentabas hace un momento que al poco de componer las canciones te fuiste a Inglaterra. ¿Hasta qué punto fue importante en el devenir del disco?
Creo que me dio sobre todo distancia, algo que me fue muy bien para dejar respirar a las canciones. No volví hasta julio, así que el lanzamiento me cogió prácticamente allí. En Brighton pude crear una mini fan base, y curtirme en directo. He dejado contactos y gente que ya tiene presente el proyecto, así que no me puedo quejar.

¿Crees que ese tiempo vivido allí ha provocado cambio en las canciones?
No lo sé… Es verdad que escribí Skin antes de vivir en el Reino Unido, y que Young la escribí allí. Pero no creo que haya variado demasiado el proceso compositivo que aplico al escribir. De hecho no hay dos canciones iguales en el álbum, todas tienen un deje distinto. Aunque sí que noto diferencia al escribir letras. Antes no era consciente de que tuviera un estilo propio, ahora creo que he encontrado un poco mi manera de contar las cosas, creo que éste es el punto en común que tienen todos los temas del álbum.

¿Tus primeros conciertos fueron allí?
Casi todos, me moví bastante en Brighton. Iba yo sola con la guitarra, pero al estar lejos tenía menos presión. Aquí no sé si me hubiese atrevido a tocar. Poco a poco fui perdiendo el miedo a tocar en público, participando en varios micros abiertos y tocando ya como PAVVLA en algún concierto. Fue una buena escuela, porque acababas compartiendo escenario con todo tipo de gente, desde gente muy pro a auténticos desastres.

Esa trayectoria previa, ¿crees que puede fijarte en un estilo propio? ¿Te ves cómo cantautora?
No sé si marcará un estilo, aunque imagino que define parte del set, o condiciona al menos el tipo de circuito en el que podemos movernos. Hasta ahora he tocado más sola que con la banda, por lo que diría que esa primera etapa lo que me dio sobre todo fue seguridad, tablas para enfocar el directo toque sola o con la banda. Sobre lo de verme como cantautora, el otro día escuché el disco y me di cuenta que hemos ido introduciendo varios matices. Quizá se escape a los géneros convencionales, algo que no me parece mal porque en mi modesta opinión las diferencias entre géneros tienen a desaparecer cada vez más, pero el balance es muy positivo.

Los dos temas te han abierto en parte las puertas al Primavera Club. ¿Esperabas tanta repercusión?
No esperaba nada en concreto, así que el impacto que han tenido las canciones supera las expectativas. Los temas salieron en varios blogs ingleses y de aquí, y tenemos ya varios conciertos para este otoño. ¡Y todo eso con dos canciones! No sé si el sonido escapa a lo habitual, pero la sorpresa ha sido muy positiva.

Hablando del directo, ya has estrenado el formato que nos comentaste en la entrevista original. ¿Cómo fue la experiencia del Monkey Week?
Sí! Antes de ir a Monkey Week decidimos hacer un concierto para los amigos y familia en casa de Museless. ¡Fue muy divertido! Nos preparó para lo que nos esperaba en Sevilla. Monkey Week fue maravilloso. Fueron cuatro días muy intensos y muy productivos, y tuvimos la suerte de poder tocar dos veces. La verdad es que no me esperaba que tuviéramos una respuesta tan buena como la que tuvimos. ¡No me podía creer que hubiera gente que había venido a vernos! Sobre todo sin haber sacado el álbum aún: nos sentimos muy afortunados de haber tocado en el Monkey.

Llevas un inicio de otoño con muchos conciertos.
Nunca había tenido tantos bolos en un mismo mes. Antes de empezar octubre tenia miedo porque no sabía si sería capaz de hacerlo. Para mi sorpresa ha quedado demostrado que sí que puedo, así que estoy muy contenta de tener tanta suerte y poder trabajar de lo que me gusta. Este otoño he aprendido mucho, tanto como en grupo, como en formato acústico. Tengo muchísimas ganas de continuar tocando y de aprender mucho más.

No sé si lo concienciado del primer lanzamiento ha tenido incidencia en eso. Preparaste sendos videoclips para las dos canciones.
Los preparamos casi en el último momento, justo antes de irme a Inglaterra. ¡De hecho los acabamos en apenas dos horas! Tomé varias ideas de una libreta donde voy anotando conceptos y nos pusimos a ello. Las ideas las teníamos claras desde el inicio

¿Qué idea tomaste para cada canción? ¿Y qué balance haces?

En “Skin” una de mis mejores amigas es actriz, así que la pudimos grabar muy rápido. Teniendo más tiempo lo hubiésemos desarrollado más, pero para los recursos que tuvimos creo que el resultado es muy bueno. En “Young” fue divertido porque la idea original era que toda la parte del bosque la interpretase un niño, aunque al hacer la grabación de un día para otro no encontramos a nadie. Lo acabé haciendo yo, que corro fatal (risas). Sobre el balance, el otro día llegamos a 10.000 visitas, así que estoy muy contenta.

Acabando con la línea gráfica, ¿qué puedes contarnos de la portada?

La portada la ha hecho Bernat Ayneto, un amigo mío, fotógrafo, que conocí en Bachiller, cuando yo estudiaba artes escénicas y él cine. Quería seguir con la línea de las portadas de los singles, donde no se me ve la cara. Estoy muy contenta de cómo ha quedado. Creo que la portada, de algún modo, resume un poco el álbum en sí.

En varios blogs en los que se te ha reseñado se hacía incidencia a la importancia de tu viaje a Inglaterra. ¿Te ayudó a relacionarte con músicos?
En la universidad estábamos todos ligados de un modo u otro a la música. Aunque yo estuve solo un año, hice composición. Hagas el curso que hagas te obligan a estar en grupos, así que he tocado con varias bandas de allí. El grupo de amistades con el que te acabas haciendo es sobre todo musical, por lo que es un proceso bonito: todos estábamos empezando y nos hemos hecho amigos. Aprendí sobre todo lo que significa tocar en un grupo, y con tocar con más gente. De pequeña había tocado mucho en casa, pero casi siempre sola: de niña intenté fundar varios grupos pero no pasaba de lo anecdótico, por lo que fue un paso adelante.

Más allá de la línea gráfica, que me parece muy interesante, cuando empecé a escucharte me sorprendió el modo en el que titulaste el proyecto. ¿De dónde viene PAVVLA?
No tiene mucha historia, en realidad surgió casi solo. No quería poner mi nombre y apellidos, tenía claro que la música era una cosa y la interpretación otra, y además quería diferenciar la faceta más personal con la musical. De haber fundado un grupo hubiese sido más fácil, porque te pones un nombre y listo, pero siendo un proyecto personal le tuve que dar vueltas. El crear una marca siendo tu solo puede que sea más complicado, aunque comercializarlo no sea un objetivo de entrada. Lo de PAVVLA viene porque descarté de entrada titular el proyecto como Paula Jornet, y tanto Paula a secas como Pavla tenía muchas entradas previas en Spotify. Reconozco que al empezar no estaba del todo convencida, pero ahora me gusta mucho.

Comentas que era una forma de separar lo personal de lo musical. ¿Querías diferenciarlo de tu faceta interpretativa?

Me preocupaba que no se separase bien. Nunca he pensado sobre el impacto que pudo tener mi paso por La Riera, pero al sacar las canciones sí que lo he notado, sobre todo a nivel de feedback por las redes sociales, gente que te seguía de entonces y que ahora se sorprende. Me considero más actriz de teatro amateur que alguien televisivo, y de hecho la fama nunca me ha preocupado ni gustado, por lo que tanto el sello como yo tuvimos cuidado en que no se viese como un ejercicio de instrusismo. Estamos contentos porque el trato en los medios ha sido muy bueno y se han sabido separar las dos facetas, supongo que el hecho de que yo firme las canciones y que participe en la producción ha ayudado en ese sentido.

Ya para acabar, estás ultimando tus conciertos con banda. ¿Qué formato podremos disfrutar cuando salga el disco?
Estamos trabajando en las canciones, y los primeros ensayos han sido positivos. Aleix Iglesias ha trabajado en las canciones como productor, y actualmente me acompaña también en directo, de momento hasta que salga el disco. El formato lo completamos con Pau Calero, nuestro teclista.