Digital 21 vuelven al mercado con un nuevo disco bajo el brazo. El dúo formado por Miguel López Mora y Stefan Olsdal pone sobre la mesa un trabajo soberbio, espectacular. Inside logra fusionar la música de baile con el romanticismo, generando contextos atractivos y potentes a la vez que seductores. Nuestro colaborador Fernando O. Paíno conversa con Miguel López en busca de respuestas acerca de la realización de Inside.


Inside es un álbum marcado por el sesgo electrónico experimental de cariz nebloso y bailable. ¿Cómo surge la idea que lo estructura?
Teníamos claro que si hacíamos un dúo era para crear nuestro sonido y nuestro mundo. Por eso creo que las canciones tienen mucho en común. Pero ese mismo link va también de las canciones a los directos, y a cada cosa que hacemos. En estos casi cinco años como grupo hemos trabajado en diferentes tipos de canciones, las que tienen más presencia del cuarteto de cuerda, las más vocales, las más instrumentales. Hay diferentes paisajes, pero siempre bajo nuestro punto de vista.

Stefan Olsdal es bien conocido por todos debido a su implicación en Placebo como miembro seminal y permanente. ¿Qué le ha llevado a participar con Digital 21?
Somos un dúo, y como tal Stefan es la mitad de la banda. Igual que en Placebo lleva veinte años y es la mitad de Placebo. Esta pregunta sería mas para él, pero supongo que compartimos el que estamos locos por cada sonido y por cada canción. Cuando estamos en el estudio escuchando las grabaciones que acabamos de hacer, cada uno está en su mundo escuchándolas con los cascos. Después, siempre silencio, y alguno ya habla para decir lo que siente o piensa. Compartimos la forma de exprimir cada nota grabando, o sentir cada canción al máximo. Y creo que eso se refleja en War , Toi et Moi Spaces. Ya llevamos casi cinco años desde que hicimos la banda. Hemos trabajado mucho y edificado con esmero tanto las canciones como los directos; y ahora que sentimos que tenemos algo nuestro, ha llegado el momento de desarrollarlo y compartirlo con los demás.

Inside se caracteriza por jugar de forma muy equilibrada y eficaz con instrumentos de corte clásico y música electrónica, generando una suerte de atmósferas elegantes a la vez que implacables. ¿Cómo definirías tú vuestro nuevo trabajo?
Creo que tiene momentos de fragilidad y de fuerza. Hay tormentas interiores que se reflejan en la cuerda o en los sintetizadores o en ambas cosas a la vez, y hay belleza en las voces femeninas o en pasajes de cuerda. Canciones como War,  Toi et Moi, Symmetry o Spaces tienen varias versiones. Eso también define nuestro trabajo, el tener una cara mas electrónica que pueda desarrollarse mejor en festivales o clubs, y una cara mas íntima, como la versión de cuarteto de cuerda de Spaces o la versión de Rusty nails, que funcionan mejor en un teatro o auditorio.

“Creo que los sentimientos lo son todo en la música. La música sin emoción no me interesa”

¿Cuáles son tus influencias a la hora de crear música?
A día de hoy lo que mas me influencia es la vida. Cada cosa que pasa en mi vida me lleva a una canción o a un estado de ánimo que termina siendo una pieza de videoarte o un videoclip. Por ejemplo, el video de Toi et Moi está inspirado en lo que siento por una chica. Así los desastres de la vida se convierten en algo positivo.

Tuve la oportunidad de presenciar vuestra actuación en Madrid como teloneros de Placebo y la impresión fue más que gratificante. En tu opinión, ¿qué es lo mejor que ofrece tocar en vivo?
Trabajamos mucho los directos con la cuerda, y en nuestra formación de concierto somos ocho músicos más varias pantallas con videoarte, y se agradece que esté llegando a más gente cada vez. En Portugal los conciertos fueron muy emocionantes, especialmente en el Coliseu de Lisboa. También el festival Pohoda (Eslovaquia) fue brutal. Lo mejor que ofrece tocar en vivo es parar mi cabeza. Cuando toco, solo pienso en lo que siento en ese instante.

Cuéntanos un poco acerca del proceso de creación de Inside. ¿Cómo conocisteis a las vocalistas que participan en él?
Queríamos voces que nos hicieran sentir. Margrét (de Vök), por ejemplo, es de Islandia, y era perfecta para Spaces, tanto en la versión de cuarteto de cuerda como en la electrónica que abre el álbum. Julienne (de Saschienne, tiene esta banda junto a Sascha Funke en el sello Kompakt, que conocíamos hace años), tenían una canción que nos gustaba especialmente. Así que hablamos con ella para Who. Pero después, al ser francesa, pensamos que era perfecta para Toi et Moi. Cuushe es de Japón, pero su gira Europea coincidió con nuestro segundo concierto en Londres, y eso hizo que cantara Symmetry en directo, y que grabáramos War y nos hiciéramos amigos. Con Margret también estuvimos en Londres. La única que no hemos visto en persona como banda es Helen (de Nova Heart) a la que yo conocí en China en varias giras en las que he estado tocando en el festival INTRO de Beijing, Lantern club, etc. Tener voces tan bonitas y de países tan diferentes es genial.

¿Cuál dirías que es tu canción favorita de Inside? ¿Podrías decirnos la razón?
Spaces o Toi et Moi o War. Tienen ese choque entre las cuerdas y los sintetizadores analógicos, interviniendo a su vez los demás instrumentos. Las tres me tocan especialmente (tanto las versiones vocales como las instrumentales, que son bastante diferentes entre sí).

¿Tienes planteada alguna gira o nuevas fechas para la presentación de Inside?
En España tenemos concierto en Madrid, en la inauguración de METACÍRCULO, en el círculo de Bellas Artes de Madrid. El sábado 18 de noviembre.

Si tuvieras que recomendar a alguien Inside, ¿qué argumentos esgrimirías para recomendárselo?
Creo que es demasiado subjetivo. Lo que si podría recomendar (porque es lo que hago con toda la música que me gusta) es que siempre que puedan escuchen sus discos favoritos con cascos y los ojos cerrados. Esa sí creo que es una buena recomendación que puede servir a todos. Que escuchen un disco nuestro o de otro artista, eso ya cada uno con sus gustos. Pero la música es algo que no cabe en palabras, y me duele que la mayoría de las veces se escucha música a través de un altavoz de ordenador o mientras te están hablando o suenan las sirenas, el tráfico, una aspiradora o una televisión. Es lo que hay, pero después cada uno podemos disfrutar de verdad del cien por cien de nuestros artistas favoritos escuchando cada sonido, cada arreglo y cada silencio por completo.

Queda más que claro que, además de ser un sólido exponente de la música electrónica actual que se cuece en España, eres un amante del tecno, house y el electro. ¿Crees que este estilo puede expresar los sentimientos y sensaciones mejor que otros?
Creo que los sentimientos lo son todo en la música. La música sin emoción no me interesa. La emoción no tiene porque ser siempre tristeza o Amor o dolor. Hay muchas emociones. En este disco,  Who es una canción que habla del hastío hasta llegar a la locura. O Spaces, que habla de amor, pero a la vez de esperanzas y miedos. No digo que todas tengan que ser canciones sentimentales, pero sí que la música sin nada de emoción no me interesa en absoluto. Y cuando me emociona una canción, me consigue transmitir un poco más de ganas de vivir. La música tiene ese poder. Y en todos esos estilos se puede crear música con emoción. De hecho, en cualquier estilo es factible. Lo importante siempre es la canción. Si funciona con una guitarra, o con un bajo o piano, entonces la canción te enseñará su camino.