El año pasado Neneh Cherry publicó su segundo disco después de un silencio de más de quince años. “Blank Project” fue grabado el año pasado con la instrumentación de los ingleses RocketNumberNine y un productor de postín, Four Tet, una de las figuras más destacadas de la escena electrónica. La gira que la trajo a Madrid estaba encuadrada dentro del lanzamiento de este disco (aunque haya pasado ya un tiempo) y por eso de ese tracklist en el que apenas se pudieron escuchar temas de su anterior lanzamiento.

La noche arrancó con el más que correcto y curioso directo de Le Parody, esta vez le tocó a Sole presentar en solitario los temas de su último disco, que siguen transitando entre lo folclórico y la electrónica, acercándose a veces a un formato más pop. Tras ella aparecieron los dos de RocketNumberNine para ocupar la batería y los teclados, comenzaron a tocar “Spit Three Times” y al poco salió Neneh.

Tengo que reconocer que albergaba ciertos prejuicios sobre el concierto, pero desaparecieron en el primer tema, ya que Neneh salió a darlo todo, derrochando simpatía y energía, viéndosela cómoda y compenetrada a la perfección con el grupo. La gente respondió con entusiasmo durante todos los temas, bailándolos cuando lo pedía (“Everything”) o escuchándolos atentatamente si eran más tranquilos. Poco a poco desgranó todo el disco – destacando sobre todo “Weightless” y “Out Of The Black” – y tuvo el detalle de tocar dos grandes temas de sus inicios como son “Manchild” y “Buffalo Stance”, para el delirio de sus fans más acérrimos.