Morrissey, antiguo frontman de The Smiths, ha afirmado en una reciente entrevista estar arrepentido de los hirientes comentarios lanzados entonces al cantante de The Cure.

Sitúense todos en el año 1983: Margaret Thatcher revalidaba su cargo como Primera Ministra de Inglaterra, España goleaba 12 goles a 1 a Malta y The Smiths llevaban ya un año en activo. Morrissey afirmaba ya por entonces, durante una entrevista a un medio británico, lo que abriría la causa de la longeva disputa: “The Cure ha añadido una nueva dimensión a la palabra mierda”. Después agregaría también que “Robert Smith parece un payaso gordo con maquillaje, llorando mientras toca la guitarra”. El vocalista de la banda gótica respondió también a esta alusión, salvo que lo hizo años más tarde a la revista NME: “al menos solo hemos añadido una dimensión a la palabra ‘mierda’, no construido una carrera en base a ella. Si Morrissey no quiere que comamos carne, entonces pienso comerla. Tanto es lo que le odio”.

En esta nueva entrevista, realizada por Sam Esty Ranyer en Morrissey Central, el cantante mancuniano afirmó tener ciertos arrepentimientos por aquellas palabras, si bien, según él, no las decía en serio. El propio músico dijo haber estado actuando de manera ligeramente Grange Hill (en referencia a una serie británica sobre la vida en el instituto); incluso negó, de manera literal, tomar cualquier responsabilidad moral por lo dicho durante ese año. Aunque parezca difícil, sin embargo, esto no ha sido lo que ha causado mayor revuelo. Sus ideas políticas (ya causa de controversias en el pasado) le han llevado a mostrar apoyo público por el partido ultraderechista For Britain, conocido por sus propuestas racistas y xenófobas, dejando una vez más a sus fans con la palma de la mano en la cara.