Que el cine de género y la música rock se llevan mejor que bien es algo que sabíamos desde hace tiempo, pero las dos primeras jornadas de la nueva edición del Festival de Cine de Sitges (del 3 al 13 de octubre) pondrán de relieve, una vez más, el encaje natural del binomio terror y guitarras mediante un estimulante programa doble.

En primer lugar, Rob Zombie, el que fuera líder de la banda de culto de metal alternativo de los noventa White Zombie, y que ya recibió el Premio Honorífico del festival en 2014, regresa al certamen tras presentar allí en 2016 su penúltima película de terror, “31”. En esta ocasión llega con munición de primera: “3 From Hell”, continuación de la que probablemente sea su mejor película, “The Devil’s Reject”, y tercer capítulo de la trilogía iniciada en 2003 con “La casa de los 1000 cadáveres”. Una saga de terror crudo y malsano en la que Zombie da rienda suelta al imaginario ya desplegado en su discografía. Su nueva entrega promete renovadas dosis de violencia y crueldad a cargo de la familia Firefly, entre los Manson y “La matanza de Texas”, y una ristra de personajes que encarnan como pocos el concepto de white trash sureño.

Por otro lado, tendremos en Sitges a otro músico con una sólida legión de fieles seguidores: Glenn Danzig, considerado uno de los pioneros del horror punk al frente de Misfits. Un compositor siempre influenciado por el género de terror, muy presente en su look y sus letras, y que ahora debuta tras la cámara con “Verotika”, adaptación de un antiguo cómic firmado por el propio Danzig, y en la que el autor de “Hybrid Moments” y “Last Caress” combina grandes dosis de erotismo y horror. Algunos ya la han catalogado como la “The Room” del género, lo que equivale a una genialidad para algunos y resulta una pésima noticia para otros. En cualquier caso, huele a futura cinta de culto. Habrá que comprobarlo.

El mejor cine fantástico y de terror de hoy y mañana

Pero esto será solo el comienzo. Como cada año, el festival se ramifica en varias secciones para ofrecer la mejor radiografía posible del cine fantástico presente y futuro. Por sus múltiples pantallas pasarán más de trescientos títulos, desde la inaugural “In The Tall Grass (En la hierba alta)”, producción de Netflix que adapta un relato corto de Stephen King y que dirige Vincenzo Natali (responsable de “Cube”, mejor película de Sitges 1998); hasta la clausura con “The Vigil”, debut en la dirección del escritor Keith Thomas.

Durante los once días que separarán ambas proyecciones, tenemos muchas ganas de ver, entre otras, algunas películas de la Secció Oficial Fantàstic como “Color Out Of Space”, de Richard Stanley, una pesadilla colorista sobre una infección de origen extraterrestre que bebe de un relato de H.P. Lovecraft y que protagoniza el incombustible Nicolas Cage; “The Lodge”, segundo largometraje del dúo austríaco formado por Veronica Frank y Severin Fiala (directores de “Goodnight Mommy”, Premio Méliès d’Argent en Sitges 2014); la sanguinaria y verbenera “Ready Or Not (Noche de bodas)” o el thriller de terror “Daniel Isn’t Real”.

Documentales sobre satanismo y el regreso de Robert Eggers

Al margen de la Sección Oficial, también queremos destacar “Bliss”, de Joe Begos, muy bien recibida en festivales como Tribeca y Fantasia, y que podríamos definir como la versión gore de “Clímax” de Gaspar Noé; el documental “Hail Satan?”, de Penny Lane, sugerente acercamiento a la realidad actual del satanismo –que tendrá su complemento perfecto en “An American Satan”, del catalán Aram Garriga–; o “The Lighthouse”, regreso en blanco y negro de Robert Eggers (“La bruja”) con Robert Pattinson y Willem Dafoe.

Por si todo esto fuera poco, entre la lista de invitados encontramos, una vez más, numerosas estrellas y rostros conocidos: de Sam Neill, Asia Argento y los muy populares entre los seriéfilos Aaron Paul (“Breaking Bad”) y Nikolaj Coster-Waldau (“Juego de tronos”), hasta Maribel Verdú y Javier Botet, que recibirán el Premio Màquina del Temps como reconocimiento a su extensa y notable trayectoria.