Visitamos a Aiala en plena grabación de su segundo disco
Noticias / Aiala

Visitamos a Aiala en plena grabación de su segundo disco

Karen Montero — 27-11-2020
Empresa — Kasba Music
Fotógrafo — Archivo

Mondo Sonoro visita a Aiala en el estudio de grabación donde anda enfrascada en la elaboración de su segundo trabajo junto a Chalart58. Un disco que  verá la luz el próximo mes de febrero de la mano del sello Kasba, pero del que ya puedes escuchar  su primer single de adelanto titulado “Fighting And Learning”.

En el estudio de La Panchita, soterrado en el barrio de La Verneda de Barcelona, se cobijan la artista Jara Aiala y el productor Gerard Casajús del incipiente frescor de otoño. Las horas pasan, la luz solar disminuye, pero ellos, absortos en melodías, arreglos y voces, no se enteran apenas.

Kasba Music, de notable trayectoria en la música negra de la escena barcelonesa, fue el sello que apostó por Aiala en 2019 para su debut después de que Jara conociera a Isaïes Albert en el grupo de versiones The Ja’s Band y se unieran para formar su propia banda. Tiempo después, Isaïes dejó el grupo y Jara tomó las riendas de su proyecto bañado en la música urbana afroamericana. Aiala y Chalart58 siguen grabando y regrabando juntos segundos de entonaciones, viendo cómo podría quedar si añadimos esta batería en este trozo, ¿y estos coros? La entrega es completa por parte de ambos en este nuevo trabajo, que también editará Kasba.

Su segundo disco seguirá la estela del anterior con la música negra como base. Cada nueva canción es una bala cargada de ritmos R&B, soul, blues y rap, sin dejar influencias pasadas como los sonidos de La Kinky Beat, de la cual Chalart58 fue batería. A ellos, añade el trap y la electrónica. Cada una podría parecer muy distinta a la otra, pero las une el estilo inconfundible de Aiala que tan bien marcó en Nothing Less Than Art (2019). La artista barcelonesa hace un doble homenaje a Bowie y Kubrick en el nombre del álbum: “2021: An Earth Oddity”. Revisita mucha música de los 60 pero también de los 90 y de la actualidad, a la vez que incluye briznas cinematográficas, como un inicio del sonido de una pistola cargándose a lo Quentin Tarantino en “Fighting and Learning”. Este mes grabaran, si la pandemia lo permite, el videoclip del que será el single del álbum: una reversión tarantiniana con los típicos referentes visuales del director en pleno desierto de los Monegros.

Como pez en el agua, Jara regresa a la cabina de grabación para registrar los coros de una de las canciones. Desde fuera, ver a Jara es todo un espectáculo: no para hasta encontrar la entonación perfecta para acompañar los instrumentos previamente grabados por Macià Amorós (batería), Pol Sistach (guitarra), Celia del Barco (voces), Chalart58 (percusión) y Joan Vigo (contrabajo). Es como ver a Amy Winehouse o Alicia Keys refrescando toda la historia del soul y el R&B. Su cuerpo se conecta a la música y parece que hasta rapea con el movimiento de sus manos. Aiala se nutre de todos los estilos musicales, hasta del trap: una de sus canciones es una colaboración con el trapero catalán Spxxn P. “No somos rivales: deberíamos hacer más piña”, puntualiza Aiala en el estudio sobre la sensación de rivalidad en la música local para ver quién destaca sobre el otro.

Un trabajo sumamente ecléctico y, a la vez, perfectamente conectado y compactado. El nuevo sonido de Aiala se ha puntillado al detalle gracias a una compenetración magnífica entre la cantante y el productor, que ya trabajaron juntos en el anterior disco. La pandemia le sirvió a la barcelonesa para leer muchísimo, lo que la inspiró para escribir nuevas letras y pensar nuevas melodías. Aunque Chalart58 se encarga de la producción, trabajan mano a mano decidiendo cada arreglo y cambio juntos. De ese proceso han disfrutado especialmente en temas como en “Maldito dinero”, una versión de la banda barcelonesa Draps Bruts, inspiración directa de Aiala, en la que añaden toques electrónicos al tema punk.

Todo en Aiala está preparado al detalle. El disco saldrá en febrero de 2021, fecha capicúa, pero la grabación termina a principios de noviembre. Aiala es pura música: no por nada, una de sus canciones habla sobre la necesidad de reencontrarse con ella cara a cara y solo dedicarse a cantar y bailar. No le faltan ganas de poder presentar sus nuevas canciones en directo, que con la pandemia se complica presentar en directo en Catalunya. Falta poco para que en enero podamos escuchar su nuevo trabajo, que podría consolidarla como una de las caras principales de la nueva música barcelonesa de raíces afroamericanas.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.