Bruno Banani, tras años como guitarrista de bandas como Fuckin’ Bollocks o Dulce Pájara de Juventud, se lanza ahora en solitario con cuatro temas que transitan entre la psicodelia y el garage.

No son las únicas influencias que asoman ni que cita como tal, y aparecen nombres como los de Ennio Morricone o Frank Zappa, pero es probablemente que sean la psicodelia australiana de los últimos años y el garage de los dosmiles, con ejemplos como Ty Segall y Thee Oh Sees, los que más sobrevuelan este trabajo. Cuatro temas han partido de la idea más cruda sobre la guitarra, llevándose al estudio casero y evolucionando hasta un resultado final en el que han participado Sarai Garrido (Dulce Pájara de Juventud) a los teclados y Víctor  García (Ultramarinos) a cargo de la masterización.