Las nuevas canciones de Mazoni, incluidas en “Eufòria 5–Esperança 0” (Bankrobber, 09), consiguen dosificar muy bien pesimismo y optimismo planteando temas como el extravío generacional, el retrato urbano, la narración fatalista o la canción de amor urgente.

“A diferencia de ‘Si els dits fossin xilòfons’, que era un ejercicio de estilo, en este disco el eclecticismo y la variedad de estilos lo encontramos dentro de las propias canciones, que van mutando y pasan por varios momentos. De este modo, he conseguido mi disco más unitario, porque todos los estilos que he ido desarrollando en mis otros álbumes confluyen en el rock”.

“Quiero pasarlo bien, componiendo y tocando las canciones”

Mazoni recupera el punch eléctrico de sus canciones más intensas, herencia de lo que el grupo consigue en directo. “Presentando ´Si els dits fossin xilòfons´ nos dimos cuenta que sonábamos mucho más primitivos en directo. En disco todo parecía más reposado. En ´Eufòria 5-Esperança 0´ quisimos corregir esta sensación”. Las nuevas canciones de Mazoni comparten el alto voltaje (sea eléctrico o emocional). Letra y música avanzan juntas, y la voz de Jaume explora registros que nunca antes había probado. La instrumentación del grupo sigue creciendo: además de insistir en que el violonchelo puede ser un condimento altamente expresivo (en “Ei, que surt el sol!” o “Tres moments”) encontramos el interesante matiz de la batería electrónica (en “Bruixes”, por ejemplo) o la aparición puntual de un theremin. “La curiosidad es muy importante para mí. Quiero pasarlo bien, componiendo y tocando las canciones. Creo que la base de lo que puede llegar a ser trascendental empieza con la diversión”