Tras su disco con Jad Fair, los escoceses Teenage Fanclub vuelven a la actualidad con un atípico grandes éxitos bajo el brazo. Editado por Sony en el extranjero y por Subterfuge en nuestro país, “4766 Seconds: A Short Cut To Teenage Fanclub” (Sony/Subterfuge, 03) significa un punto y aparte en su ya dilatada carrera y una excusa perfecta para revisar su apasionante legado.

El título del compacto “Four Thousand Seven Hundred And Sixty-Six Seconds: A Short Cut To Teenage Fanclub” ya deja bien a las claras la extraña naturaleza de esta compilación. Si a eso le suman que no se encuentran todos los singles de la banda formada por Norman Blake, Gerard Love y Raymond McGingley, este último nuestro interlocutor al otro lado de la línea telefónica, las sospechas se confirman. “Primero queríamos meter el máximo de canciones posibles en un compacto -los cuatro mil setecientos sesenta y seis segundos a los que se refiere el nombre del álbum-.

”Es difícil ser objetivo cuando se trata de tus canciones”

Y, bueno, no diría que es una selección definitiva de nuestra obra, pero sí que es una muestra de las canciones que tocamos en directo y que además muestran las diferentes caras del grupo. No es un grandes éxitos al uso, pero sí una buena oportunidad de acercarse al grupo, como dice el mismo título”. A lo largo de sus catorce años de existencia, Teenage Fanclub han editado seis discos de estudio -sin contar el realizado junto a Jad Fair-. Todos ellos están representados en “…A Short Cut…”. Algunos más que otros. En un total de veintiún composiciones, cinco provienen de “Grand Prix” (Creation, 95), el disco que pudo abriles las puertas a un público mayoritario. “El hecho de la gran presencia de temas de ´Grand Prix´ en el recopilatorio es por lo bien que nos lo pasamos grabándolo. Es difícil ser objetivo cuando se trata de tus canciones, pero las canciones de ese disco son las que más tocamos en los conciertos. Tienen más recorrido que otras”. Uno de los atractivos del disco son las tres nuevas composiciones que incluye, una firmada por cada miembro y una pista de hacia dónde pueden dirigirse los próximos trabajos de los escoceses. O no. “No, los temas nuevos no son un indicativo del sonido futuro del grupo. Nosotros no trabajamos así”.