Granadinos, guadianescos y audaces. Media década después del primer largo de Grupo de Expertos Solynieve –el sureño “Alegato meridional” –, la banda de J y Manu Ferrón tira de ‘malafollá’ en su regreso. Las diez canciones de “El eje de la tierra” (Ejército Rojo, 12) testimonian el desencanto actual. Corren tiempos difíciles y el horno no está para bollos.

“En determinados momentos resulta necesaria la acción. Nuestra manera de expresarnos es la música. Uno no se puede quedar callado. Hay un movimiento general de gente a la que le urge gritar cosas. Quizá todos a la vez y de manera un poco desordenada, pero es necesario. Los Evangelistas homenajean una gran pérdida. Aquí reaccionamos ante la coyuntura social que estamos viviendo. Además, Granada se caracteriza por esa actividad irrefrenable”, explica Manu Ferrón. Advirtamos las dificultades de un combo que sobrevive a las agendas de sus integrantes. Músicos de Los Planetas, Lagartija Nick, Lori Meyers y José Ignacio Lapido. Un contexto que obliga a Ferrón –que ya prepara su estreno en solitario a través del sello Acuarela– a cargar con las exigencias promocionales. Y también con un mayor protagonismo en la composición del material. “Tengo más presencia, incluso a nivel interpretativo. La naturaleza del grupo complica compaginar los encuentros. No queremos forzar nada en esta banda. Reivindicamos cierta calma y tranquilidad en la manera de trabajar”.
Un himno local en potencia, “La nueva reconquista de Graná”, resume los principios filosóficos de Grupo de Expertos. ¿Secuela del “Vuelvo a Granada” de Miguel Ríos? “Es una llamada al hecho de regresar. La tierra es una materia literaria fundamental para nosotros. La conocemos bien, nos sirve para concretar ideas más universales”. Ironía como armadura, un mecanismo de defensa inteligente. “Se relacionó mucho nuestro primer disco con la indolencia. No fomentamos la vagancia física, intelectual ni moral. Ahora mostramos de forma clara un posicionamiento. No hay manifiestos políticos. Explicitamos lo que en el anterior álbum estaba más oculto. Considero que el humor es fundamental en el arte y en la vida. Se puede filtrar en el sarcasmo”.
Entre medias, la formación –a la que se suma el barniz en los teclados de Raúl Bernal– disfrutó de abundantes actuaciones con el tirón de “La reina de Inglaterra”. “Los lugares comunes han cambiado. No somos panfletarios, pero sí contestatarios contra lo que no nos gusta y contra los que no nos gustan”. Como propina, otra deliciosa versión: “Blues chillando en un cubo”, adaptación sureña de la maravilla de Kevin Ayers.