El dúo de Nottingham vuelve a la carga con “Eton Alive (Extreme Eating/Popstock!, 19), probablemente su trabajo más variado y ambicioso, su versión del pop. Ni un año ha pasado desde su anterior EP homónimo y Sleaford Mods ya tienen nuevo LP. Prolíficos en su minimalismo impertinente, Jason Williamson y Andrew Fearn disfrutan probando nuevas cosas.

Eton Alive es su disco más bailable y melódico, pero también el que presenta textos más oscuros y personales. El letrista se atreve incluso a poner melodía vocal a un par de temas. Con él hablamos por teléfono, tras varios intentos infructuosos, en una agradable conversación que sólo frustran los problemas de línea: la desconexión nos persigue. Dentro de su extensísimo tour, estarán en el Vida Festival y el BBK Live. Jason no sabe si habrá bolos en salas.


Percibo un esfuerzo consciente por hacer cosas nuevas, siempre dentro de los márgenes de vuestro estilo. Es vuestro álbum más variado. ¿Lo ves así?
Sí. O sea, la música de Andrew va cambiando y mejora. Me pareció que yo tenía que ponerme a su altura y también probar y poner en práctica algunas de las cosas que me estaban influyendo en aquel momento, como el soul y R´n´B  de los ochenta, material así. Queríamos que fuera un poco más pop porque estamos escuchando mucho trap y música con estribillos, y nos parecía interesante la idea de acercarnos a ese sonido.

Pero sin dejar de ser vosotros. Seguís siendo totalmente reconocibles.
Oh, Dios, sí. Sería un error tratar de hacer algo completamente diferente. Porque al mismo tiempo, me sigue gustando la música “aggro”. Me gusta que suene dura, así que era importante tratar de fusionar ambas cosas.

“Ya no nos da miedo escribir cosas que no escandalicen”

Cantas en un par de canciones. Corrígeme si me equivoco, pero no había oído algo así en los anteriores. ¿Cómo te sentiste?
Sí, sin duda he cantado un poco. Estuvo bien, porque canto bastante. Lo más importante era… ¿cómo decirlo? Que no acabara siendo una mierda (risas). Creo que empezamos experimentando un poco con ello en “English Tapas”  (Rough Trade, 17). Y ahora queríamos ir más lejos, lo necesitábamos.

¿Ha habido también alguna novedad importante en cuanto a la grabación?
En realidad, no. Nos limitamos a entrar otra vez en un estudio muy básico (JT Soars, en Nottingham). Andrew tenía más y mejor equipo, con lo que la música sonaba más alta, y todo se hizo de manera un poco más profesional, por decirlo de alguna manera. Eso fue todo, realmente. Solemos ir a un estudio que tiene las cosas que necesitamos, y volvimos a él. Por lo demás, todo vino de la inspiración que saqué de la música de Andrew, en el sentido de a dónde llevar cada canción.

La cuestión es que vuestros discos siempre me han sonado con mucho carácter, y éste no es una excepción. El vinilo suena increíble.
Para nosotros el sonido importa, sí. Como este disco no es tan Sleaford Mods, en el sentido de que no es tan minimalista, es importante que lo hagas bien, porque si no, todo podría venirse abajo, no sé si me entiendes. La gente podía pensar en su momento que íbamos a tener un solo truco en el repertorio, pero desde luego no era nuestra intención cuando empezamos. Llevamos haciendo esto ya bastante tiempo y es importante que presentemos nuestros discos de la mejor manera posible, para que estén en el paisaje musical durante un tiempo hasta que saquemos el siguiente.

De hecho, vuestras canciones siempre me han sonado “reales”. Es algo que valoro mucho en cualquier forma arte. No sé si esto te dice algo, pero hay mucha música por ahí que me suena falsa en algún nivel.
¡Gracias! Bueno, es que hay tantísima mierda por ahí que no queremos que se nos asocie con ella, porque no tiene ningún fondo, es un insulto y es condescendiente. No quiero nada de eso. El mundo ya es suficientemente complicado como para aguantar esa porquería. Y bueno, hay música que no me gusta que puede tener su lugar, pero no me creo gran parte de ella. En fin, es mi opinión.

¿Veis este disco un poco como un compendio de todo lo que habéis venido haciendo?
Sí. Cada disco maximaliza lo que hemos ido aprendiendo. Todo lo que hemos aprendido y hecho bien, en lo creativo, entra en el disco. Podríamos llegar a hacer las cosas incluso mejor, pero no esperamos mucho tiempo para plasmar lo que hemos aprendido en un nuevo disco.

“Nos estamos moviendo a hacer canciones con estribillo”

¿Sois conscientes de lo prolíficos que sois?
Sí, tal y como somos se puede hacer perfectamente. Y además es que tenemos mucho que decir. Hemos ido aprendiendo sobre la marcha, lo cual nos ha beneficiado.

¿En qué medida tu trabajo con Andrew ha cambiado a lo largo de estos años? ¿O sigue siendo esencialmente el mismo proceso colaborativo?
Ha cambiado en cuanto a que estamos experimentando más, a que nos estamos moviendo hacia temas que son más “canciones” que “rimas”, aunque también podrías decir que el material del principio era igualmente pop. Puede que nos estemos moviendo hacia un área más convencional. Quizá dentro de un tiempo todo suene totalmente “convencional” en ese sentido. No sé explicarlo, te puedo decir que ya no me da miedo escribir cosas que no escandalicen a la gente, y Andrew está un poco en las mismas. Hacemos lo que hacemos y ya está. Básicamente es esto.

Puedo entender que estéis hartos (o, más bien, asqueados) de todo este asunto tan confuso del Brexit, pero me ha tocado la fibra sensible la dedicatoria que habéis puesto en la funda del vinilo: “Dedicado a nuestros hermanos y hermanas europeos”.  Obviamente, es toda una declaración.
Sí, estamos cansadísimos. Por suerte, parece que ya se va a terminar, aunque en realidad nadie lo sabe.

En este sentido, ¿dirías que en cuanto a las letras es un álbum más oscuro? A mí, al menos, me ha dado esa impresión…
Mucha gente ha dicho que lo es, pero creo que todos son bastante oscuros (risas). No sé, puede que tenga que ver con el hecho de que hay más asuntos personales de los que me ocupo. En términos generales, no me parece que lo sea más que los otros, de verdad. Pero es cierto que podrías atribuir esta sensación a que las cosas que meto pueden parecer un poco más oscuras, quién sabe.

¿A qué os referís con el título? Supongo que tiene que ver con la famosa escuela de las élites británicas pero, ¿qué querías decir concretamente?
Sí. Quería destacar que seguimos a merced de los privilegiados, que han ayudado a orquestar estas políticas falsas de austeridad, y que lo que han conseguido, realmente, es llevarnos al caos y solidificar la idea de la pobreza en este país. Así que… sí.

Hay una frase por ahí muy elocuente en ‘Discourse’: “It´ s all dirt on the public canvas”…
Sí, sí…”It´s all dirt on the public canvas, watch the kirbs soak up this madness” (“Todo es sucio en el lienzo público, mira a los kirbs absorber esa locura”). Hemos llegado a un punto en el que el capitalismo moderno ha alcanzado resultados atroces de los que la gente no se puede esconder. Hablo de cosas como el Spice, que es una droga sintética muy barata que se ha hecho muy popular en Inglaterra en este momento.

Es el primer disco que editáis con vuestro nuevo sello Extreme Eating Records, después de haber estado fugazmente en Rough Trade. ¿Por qué disteis este paso?
Bueno, fue algo que vino de nuestro antiguo manager, que nos dijo que necesitábamos nuestro propio sello para hacer las cosas por nuestra cuenta. Habíamos trabajado de manera independiente hasta que firmamos por Rough Trade hace un par de años. Y ahí es donde te das cuenta de lo que cambian las cosas, porque no podíamos llevar discos para vender en el maletero del coche… Fue un movimiento prematuro y se hizo muy estresante, no lo habíamos pensado. La campaña del disco fue un bajón y las cosas, sinceramente, no salieron muy bien. Así que nos las apañamos para recular y ahora tenemos una campaña con un nivel respetable. Aquello fue, en definitiva, un movimiento prematuro.

Hablando de la industria: En Reino Unido se siguen vendiendo muchos más discos que en España, pero aún así la situación no es fácil porque ya no hay dinero en las ventas físicas y las plataformas digitales tampoco aportan lo suficiente. ¿Cómo lo veis vosotros?
Lo que ahora hace un grupo “profesional” es gastarse el dinero en marketing para promocionar el álbum. Si tienes un contrato con un sello, puedes conseguir el dinero por adelantado. Es decir, ese dinero se gasta en marketing. El marketing incrementará el público potencial del grupo, y entonces se sacará más dinero de los bolos. Se supone que es así como funciona ahora. Ya no hay dinero en la venta de discos físicos y en el streaming: sencillamente, ya no está ahí. A nivel amateur es aún más difícil, porque ya no puedes esperar nada de la venta de discos. Lo único que puedes hacer es aspirar a llegar a una posición que te permita que promocionen más tu disco.

Me parece surrealista: es difícil entender cómo las bandas ya no pueden esperar un retorno de dinero de la venta de lo que graban. ¿No trata esto, entre otras cosas, de vender canciones y discos?
Claro, pero es que el streaming lo ha matado. Internet se lo cargó todo. En el momento en el que llegó Internet, incluso antes del streaming, se acabó. La gente asumió que encontraría todo en Internet, aunque no estuviera permitido. Ahora hemos llegado a un punto en que lo puedes hacer legalmente. Pero a nosotros no nos llega nada de Spotify y sólo un poco de las descargas. No mucho…

Estáis comenzando una gira. ¿Qué es lo que más disfrutas de interpretar en directo en comparación con hacer discos?
Personalmente, disfruto de grabar cuando no estoy en ello (risas), porque me resulta bastante estresante. No, me lo paso mejor con los bolos. Cuando haces un disco te las arreglas para grabar lo que esperas que sean canciones fuertes y sólidas, pero de lo que tengo ganas es que empiece la gira.

Voy terminando. Si tuviera que quedarme con una canción, sería precisamente Discourse’, con ese ritmo (no sé si llamarlo funk) tan trepidante. ¿Qué me puedes decir de ella?
Andrew vino con ella el año pasado. Era muy aprovechable. Me recordaba mucho a cosas viejas del post-punk y, bueno, es muy bailable. De hecho, va a ser el próximo single, así que me alegro mucho de que la hayas escogido.

¡Buena elección! De hecho, probablemente éste sea vuestro disco más bailable, ¿no?
Sí, nos lo ha dicho un montón de gente.

Agenda
FechaCiudadRecintoHoraPrecio
De 04/07 hasta 06/07/19Vilanova i la Geltrú (Barcelona)Festival: VIDA FESTIVAL
De 11/07 hasta 13/07/19BilbaoFestival: BILBAO BBK LIVE