"Vivimos en un tejido social deshilachado y en descomposición"
Entrevistas / Serpent

"Vivimos en un tejido social deshilachado y en descomposición"

Luis Benavides — 20-12-2019
Fotógrafo — Carolina Álvarez

Cualquier parecido con los primeros Hot Snakes es pura coincidencia. Su reptiliano nombre y sobre todo su querencia por las disonancias y la intensidad recuerdan a la mítica banda de San Diego, pero el cuarteto de Barcelona Serpent tiene su propia personalidad. Lo demuestran en su primer largo, “Lluna Roja” (B-Core, Saltamarges, La Agonía de Vivir, Navalla y Pifia Records, 19), diez temas de temas de rabioso post-hardcore que no dan tregua. Responde nuestras preguntas su cantante y guitarra, Sergi Bertrán. Al final de la entrevista tienes sus próximas fechas de conciertos.

Drive Like Jehu y sobre todo Hot Snakes me parecen una influencia clarísima en vuestra primera referencia, un EP muy prometedor…. Pero siempre has dicho que hay mucho más y cuando habláis de referencias citáis muchas otras. ¿Cuál sería vuestra Santísima Trinidad?
Lo siento pero no puedo darte una Trinidad, demasiados grupos de referencia en la ecuación; está todo mezclado y revuelto. Tenemos entre treinta y treinta y seis años, así que hemos escuchado toneladas de música en nuestras vidas. Cada uno aporta su bagaje de una forma que encaje en Serpent. Creo que Hot Snakes nos gustan a todos y son una gran influencia, pero es una sola banda. Personalmente, lo que me inspira son los grupos que siempre han ido un paso por delante de su generación. Desde los grupos de finales de los setenta y principios de los ochenta, como Wire y Hüsker Dü, a la segunda hornada de finales de los ochenta y principios de los noventa, como Drive Like Jehu, Fugazi o Born Against. Música que ha envejecido magistralmente y que ha resultado ser la piedra fundacional de todo un género.

Aquí tocas la guitarra y cantas en tu lengua materna, después de muchos años tocando el bajo en bandas como Col·lapse y sobre todo The Gundown. ¿Cómo fue ese cambio?
Siempre había chapurreado un poco la guitarra ya que en The Gundown compongo un montón. Y la guitarra te da matices extra para elaborar música melódica que no te da el bajo. Poco a poco, The Gundown y Col·lapse fuimos frenando nuestra actividad y fue surgiendo el deseo de tocar la guitarra en un grupo, o por lo menos grabar algo. Empecé con el proyecto de Bannerman (con el que grabé dos demos), que fue un poco la antesala de la demo de Serpent.

¿Todavía te sigues considerando un bajista que toca la guitarra?
Supongo que soy bastante poco de floritura y muy de obsesión rítmica así que algo de bajista que toca la guitarra tengo.

Hablo de esa antesala en forma de demo. Empezasteis dos ex-Col·lapse en el local y ahora sois un cuarteto. ¿Cómo fue la selección? ¿Muchos candidatos o se quedaron con el puesto fácil?
Mientras estábamos en Col·lapse siempre hubo química con Eric, un batería muy imaginativo e intuitivo que no se asusta ante nada. El hecho de que le planteara un proyecto con patrones rítmicos inusuales tiene mucho que ver con él, porque el arte con el que se adapta a esas complejidades es su punto más fuerte. Una vez grabada la demo, Fran vino a probar y simplemente flipamos, porque se le veía un tío muy divertido y además se había sacado de oído unos cuantos temas a la perfección, así que fue el fichaje estelar número uno.

¿Y Marc, el bajista?
A él ya le conocíamos. Me dijo que quería probar con el bajo y en un principio me chocó porque nunca pensé que le interesaría tocar en Serpent. Pero vamos, que con las tablas que tiene y lo aplicado que es, el puesto era suyo antes de probar. Fichaje estelar número dos.

Punk’n’roll, post-hardcore… ¿Cómo te gusta etiquetar lo que hacéis? Y si no te gusta etiquetar, que te conozco, ¿cómo os definiríais en pocas palabras?
Partiendo de la premisa de que, tal como sospechas, creo que no debemos ser etiquetados ni categorizados, ¡punk'n’roll desde luego que no! Eso me suena a Zeke o Nashville Pussy. Post-hardcore podría ser, porque creo que nuestra música es agresiva pero musicalmente inquieta a la vez. Yo lo llamaría hardcore de libre interpretación o punk heterodoxo.

“Lluna roja” sigue la estela del EP, pero el salto es importante. ¿Tú también lo ves desde dentro?
Bueno, el salto se debe a la producción, a la consciencia de grupo y sobre todo a los aportes de Fran y de Marc. A nivel de composición seguimos la misma línea que en la demo, pero a la hora de tomar decisiones y de añadir diferentes sensibilidades a las canciones es indudable que han aportado un criterio y un saber hacer bestial.

Le veo muchísimo mérito al mantener el nivel en ni más ni menos que diez temas, porque no hay relleno.
Nunca meteríamos un tema que no nos gustara. Lo cambiaríamos o descartaríamos antes de meterlo en un grupo de canciones que nos gustan. Es un gran reto, en los tiempos de inmediatez e impaciencia que corren, el intentar mantener el interés durante todo un disco. Nosotros procuramos mantener nuestro propio interés y no fallarnos a nosotros mismos metiendo cortes que no tocaríamos en directo.

Escogísteis como adelantos “Un dia normal” y “Gel”, ¿pero cuál sería el tema o temas de los que estáis más orgulloso y por qué motivo?
Hay un dato curioso que es que son los dos últimos temas que compusimos. Y a veces pienso que si hubiésemos grabado de nuevo algo de la demo completándolo con temas nuevos estos no existirían ni formarían parte de este disco. Me siento orgulloso de haber huido hacia adelante y haber hecho un disco con todos los temas nuevos. Una vez soltada esta reflexión innecesaria, de “Lluna roja” me gustan todos los temas pero si tengo que destacar solo uno, sería “El duel”.

Hay un denominador común en prácticamente todas las letras del disco, una mezcla de hartazgo y enfado con el sistema, con todo lo que nos rodea.
Vivimos en un tejido social deshilachado y en descomposición. Y es obvio que cuando miras más allá de tu vida (donde más o menos puedes escoger a tus compañeros de viaje) no hay mucho por lo que estar contento o esperanzado de cara al futuro. Hay algunos temas del disco que sí que van en esa línea, otros son más personales y otros son pura ficción.

En algunos momentos es evidente que apuntas a lo peor de esta sociedad en títulos como “Aquest mon et trencarà el cor” y “Mata’m (sóc pobre)”.
Creo que, a raíz de cantar en catalán, mucha gente le está prestando demasiada atención a las letras. Y la realidad es que hay un punto del proceso en que tienes tus canciones grabadas en el local y estás en casa con un documento de texto en permanente edición, vas hilando frases inspiradas o tonterías como catedrales. No tiene nada de relevancia. Como llevo diciendo, para eso están los libros (cogiendo polvo en las bibliotecas).

El disco teniendo muy buena repercusión, por aparición en medios y seguramente el escaparate que ofrece un sello como B-Core.
Está claro que ayuda, y nos acerca a una audiencia que no nos conocería de otra forma. De todas formas el indicador más válido de que el disco es especial me lo han dado los más allegados, la gente cuyo criterio tengo más en cuenta que cien “me gusta” en Facebook.

Cabe decir que en realidad es una coedición de muchos sellos, algo cada vez más habitual por la inversión que supone sacar un vinilo…
El hecho de coeditar con varios sellos es algo positivo, porque hay mucha gente diferente entusiasmada con el asunto, moviendo el disco por su entorno. Gracias a eso acabas llegando más lejos y de una forma menos mercantil y más colaborativa.

Ya estamos de lleno con las listas de lo mejor del año. ¿Os molaría, supongo? Siempre es un halago.
No te engañaré, estaremos pendientes de ello. Siempre lo estamos ya que más o menos estamos actualizados. Pero estar en las listas no es para nada un objetivo, el objetivo es tener un feedback real en los conciertos y sobre todo disfrutar muchísimo. Al fin y al cabo son opiniones sobre "arte" y eso es lo más subjetivo del mundo.

Por cierto, ¿qué cosas habéis leído o escuchado de vuestro grupo que os haya hecho más ilusión?
Estamos flipando un poco, sobre todo con los mensajes de la gente que nos llegan por las redes. Sin ningún tipo de interés simplemente nos dicen que les ha encantado el disco y se interesan por los próximos conciertos. Para mí, eso es un éxito total.

Agenda

Barcelona (20 diciembre, Kasal de Joves Roquetes) + Balloon Flights + Coherence
Tarragona (21 diciembre, Groove Bar de Tarragona) + Balloon Flights
Barcelona (31 enero, Ateneu Popular 9 Barris, Festival Can’t Keep Us Down)

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.