“Hemos visto tiempos oscuros antes, pero no así”
Entrevistas / Refused

“Hemos visto tiempos oscuros antes, pero no así”

Sofia Cuevas Gonzalez — hace 2 meses
Fotógrafo — Sara Almgren

Los suecos Refused han decidido no apartarse del camino. Tras volver a la actividad con “Freedom” (15), vuelven con un disco directo y con mucho mensaje. Se trata de “War Music” (Spinefarm, 19). Charlamos con David Sandström, su batería y miembro fundador, para saber más al respecto.

Parece mentira, pero ya han pasado siete años desde vuestra “vuelta oficial” en Coachella 2012. ¿Cómo resumirías esta fase de la banda hasta hoy?
Ha sido una fase de reimaginación y reconstrucción, un proceso de reemplazar meticulosamente las partes viejas y rotas de la máquina con el objetivo de afinarlas. Nos gusta trabajar duro y nos alimentamos del cambio, creo que hay en ello un poco de ADHD (Trastorno de Hiperactividad con Déficit de Atención) que se extiende entre nosotros y que se va acumulando en la propia entidad de Refused, colocándonos en el punto óptimo del espectro.

¿Ha disminuido la presión que pudísteis sentir durante el regreso en 2012 con este nuevo álbum? ¿Alguna vez tuvisteis la sensación de que después de vuestro sorprendente e inesperado regreso de alguna manera teníais que recuperar la confianza de la gente en vosotros?
Bueno, no tiene demasiado sentido considerar eso ya que con una misma acción puedes ganar la aprobación de una persona y al mismo tiempo ser rechazada por otra para siempre. Más bien era necesario que suprimiéramos ese sentimiento para llegar a donde estamos ahora con “War Music”, para poder enfocarnos en la tarea en cuestión y tener una visión a largo plazo. Confío en nuestra capacidad, por lo que se trata de descubrir cómo y cuándo estamos en nuestro mejor momento y la persistencia hasta llegar allí.

¿Cómo se planteó esta vuelta? ¿Dependía de alguna forma de cómo funcionara “Freedom” y de cómo os sintierais de nuevo en el escenario y de gira, y siempre tuvisteis claro que si habíais regresado era para quedaros (al menos por una buena temporada)?
Eso es interesante. Supongo que no somos una banda que se mantendría contra viento y marea a toda costa solo por seguir haciendo lo que ya hacíamos. Es algo que ha sido parte de nuestras vidas desde principios de los noventa, a lo que todos hemos contribuido y que se ha vuelto más grande que nosotros. La banda y la música que esta produce representa una intersección entre un par de caminos de músicos muy diferentes, en cierto sentido es como la casa de campo en la que se reúne toda la familia. Y dado que estuvimos lejos de eso durante catorce años y volvimos y nos encontramos con una audiencia comprensiva y favorable, creo que nos sentimos menos a merced de la prensa musical que puede ser más inconstante, y más los navegantes de nuestro propio destino particular. Por eso no hicimos un plan, solo hicimos música.

En una entrevista reciente, Dennis dijo que “Freedom” solo recuperaba a la banda y sus ideas después del paréntesis. ¿Te sientes un poco más relajado y cómodo con la posición de Refused ahora?
Creo que cualquier proceso y trabajo puede verse desde muchos ángulos diferentes, pero honestamente no creo que sepas por qué haces lo que haces en el momento de estar con ello. Tienes que decir que sí porque si no no tiene sentido para la gente, pero si de algo trata el hacer un disco con una banda es sobre perder el control. Sigues las canciones, el material y haces todo lo posible para que las canciones funcionen, pero no hay necesariamente ningún aspecto de autorrealización en ese proceso. La historia es que no es música de una sola persona, siempre es un híbrido, así que nadie puede decir con certeza que significó esto o aquello otro.

Cada tema del disco viene acompañado en sus letras con una cita de una personalidad revolucionaria, desde la escritora Ursula K. Le Guin hasta Trotski, Pussy Riot o Frida Kahlo, entre muchos otros. ¿Utilizais todas esas citas como una forma de contextualizar el mensaje de cada canción?
Sí, para dar contexto y señalar cómo estamos trabajando sobre algo en lo que somos expertos y conocemos muy bien. De esta forma estamos alineando no solo las canciones sino también la banda y su trayectoria con la de estos pensadores, activistas y revolucionarios en sus respectivos campos.

Como suele ser habitual en vuestras composiciones, todo el disco está alimentado por una carga política y social fuertemente inclinada hacia la izquierda: “We still believe that capitalism is cancer and we still believe it can be cured” (“Todavía creemos que el capitalismo es cáncer y aún creemos que tiene cura”).
Sí, creo que nunca nos hemos acercado más en un disco a las aguas ideológicas actuales en las que nos movemos.

Este álbum es definitivamente más agresivo e incendiario que “Freedom”. Usais muchos conceptos que llaman a la gente a levantarse, a salir a la calle de huelga, y también tratais el caos, conceptos de guerra, el fascismo o la propaganda, entre otros.
Hay referencias ocultas y no únicamente con esos usos, estamos tratando de devolver a estas palabras y conceptos parte del peso que tenían anteriormente y parte del fuego que solían transmitir. En “Freedom” todavía estábamos descubriendo la trama de este nuevo capítulo, era bastante cerebral y más orientado hacia adentro. Esto no tenía nada de malo, pero es cierto que el carácter del discurso público ahora se centra en la hipérbole, la polarización y las evasivas, y necesitábamos encontrar una lengua vernácula que fuera familiar con todo esto… y, sobre todo, comunicarnos tan lúcidamente como fuera posible.

Este álbum muestra que todavía tenéis mucho que decir sobre los contextos políticos y sociales ¿Tenéis o sentís la responsabilidad de reflejar más que nunca las injusticias y lo jodidos que estamos? En “Economy Of Death”, citas a Bertholt Brecht, comunista, alemán, dramaturgo y poeta: “Will there also be singing? Yes, there will also be singing. About the dark times” (“Habrá también canto? Sí, también habrá canto. Sobre los tiempos oscuros”).
Yo espero que sí, es lo que hacemos. Y sí, estamos viviendo tiempos oscuros. Hemos visto tiempos oscuros antes, pero no así. El completo fracaso del periodismo contemporáneo para contrarrestar la distorsión de la realidad implementada por la derecha, los movimientos populistas neofascistas, los despiadados depredadores capitalistas… Es profundamente vergonzoso. Estas fuerzas aterradoras están influyendo en el discurso público europeo y están a cargo de la política estadounidense, rusa, brasileña y turca respectivamente, solo por comenzar a hablar del problema de una forma muy básica. La verdad es que me cuesta encontrar ejemplos de una narrativa contraria en toda la política contemporánea.

¿Cómo crees que la música puede influir en las personas, especialmente al tomar decisiones o posicionarse a nivel político? El tema “Turn The Cross” acaba con esta frase en loop “If you hear this, you are a weapon” (“Si oyes esto, eres un arma”).
Lo diré de esta manera: el mundo cambia constantemente. Solo tienes que fijarte en los cambios en las actitudes y el lenguaje con respecto a la violencia sexual, el feminismo o los problemas LGTBI, por ejemplo, sobre los que ha sucedido mucho en poco tiempo. Y cuando escucho a la gente desesperarse por otro tiroteo masivo en los Estados Unidos, diciendo que nada cambia, y así sucesivamente, siempre pienso: Por supuesto que sí y lo hará, no será así para siempre, es solo un estancamiento político, uno del tercer raíl de la política estadounidense, pero, por supuesto, llegará un momento en el que estas cosas dejen de suceder. La historia nos lo ha demostrado, sería una locura pensar o esperar lo contrario, pero no puedes ser paciente y esperar ese cambio, eso es inmoral e imprudente, tienes que SER ese cambio. Así es básicamente como veo lo que hacemos. Y si al final realmente inspiramos un cambio o no, no me importa, solo que podríamos hacerlo.

¿Tienes la sensación de que las ideas de las que ya hablábais en 1995 siguen siendo relevantes hoy, y cómo lo reflejais en vuestra retórica?
Hacemos bromas sobre nuestras cosas “viejas” todo el tiempo. No hubo mucho tiempo cuando hicimos estas primeras cosas y a veces están a medio cocer. Aún así, mucho de eso se sostiene hoy en día y sigue vigente, sin ir más lejos en el ensayo de hoy hemos tocado una canción de nuestro primer EP de 1993, ¡y sonaba bastante bien!

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies