“Las redes sociales potencian el juicio público rápido y sin análisis
Entrevistas / Qverno

“Las redes sociales potencian el juicio público rápido y sin análisis

Rubén G. Herrera — hace 8 meses
Fotógrafo — Archivo

Nos reunimos con el donostiarra afincado en Madrid, Alain Martínez Iribarren, para conocer los detalles de este proyecto personal en el que le acompañan músicos de primera línea en la escena de rock alternativo y underground, como son Fla banda formada por ernando Moreira (guitarra también en Trono de Sangre o Minor Empires), Javier Seisdedos (bajista en Trono de Sangre y Caboverde) y Ekain Elorza (batería en Morgan, entre otros). Sólo por el plantel, esteVol.1 (Sonic Brotherhood / Gran Sol, 2019) promete ser uno de los discos del año.


¿Cómo, cuándo y por qué, decides formar Qverno?
Han sido cuatro años de desarrollo y experimentación. Para conseguir un sonido definitivo tuve que crear primero un mogollón de temas, demos, pruebas… Hay como cincuenta. Después de concebir buena parte de este trabajo se tuvo que detener, en cierto modo, pues entré en Dinero como bajista. Entre logística, financiación, tiempo y preparación, se ha ido demorando, pero también reinventando.

¿Cómo consolidaste la formación con estos grandes músicos?
Ya nos conocíamos de muchos años. Entre otras cosas,  yo era bajista de la banda de Donosti, The Dirty Pink Ladies. Hablé primero con Ekrain y Fernando y Javier entraron más tarde. Luego Ekraín, a través de Durango, contactó con Javier Seisdedos y finalmente Fernando… que ya sabéis lo gran guitarrista que es.

Debe ser difícil compaginar las agendas de bandas comoMinor Empires, Caboverde, y muy especialmente Morgan, que es una de las bandas del momento y que no para de girar.
Morgan es la banda que más ha crecido y todavía no sabemos cuánto más va a crecer. Y los Dinero, ahí estamos preparando cosas nuevas también. Yo estuve una temporada en el proyecto de mi novia, Teresa, Pan, que acaban de presentar disco, y que ha tenido una muy buena acogida. Lo de las giras es complicado, sí, pero al final, el truco es ir siempre “a la contra”. Es factible y se puede. Habrá veces que alguien no pueda, está claro. Estamos trabajando en todas las complicaciones que puedan surgir para que Qverno se mueva y suene mucho. Se intentará que no haya sustituciones, pero hay que atenerse a cualquier imprevisto.

Has compuesto tú solito toda esta diversidad de canciones tan cuidadas, incluyendo pormenores como detalles y arreglos finales.
Efectivamente. Y como casi todos los arreglos ya los tenía yo preparados, cuando entré al estudio conSanti García de Ultramarinos, nos pudimos centrar por completo en la grabación. Y ahí ganó muchísimo la cosa, porque probamos con cientos de amplis, pedales, efectos, percusión… Santi tuvo tiempo y dedicación para el sonido final de este proyecto.

“En este disco abunda esa metáfora del progreso, de la civilización que va  hacia un sitio cada vez más jodido”

Les diste una fórmula ya creada, de algún modo, a tus compañeros de la banda.
La cosa fue tan bien que entramos a grabar sin haber tocado juntos y funcionó. Eso nos demostró que el trabajo previo servía y también que hemos encajado muy bien. Fórmulas, desgraciadamente no hay, pero aquí se han cumplido muchos requisitos para componer. Yo pienso que para hacer una buena canción hay que saber encontrar su simplicidad interna primero, y luego ya podrás enreversarla todo lo que quieras. Quizá otros prefieran ser más explosivos en el proceso creativo… expulsar una emoción, vomitarla. Pero a mí me salió así. Y les dejé mucho resuelto a los compañeros. También creo que es importante el descansar, dejar enfriar ideas, algo que en el rodaje de una banda, no siempre ocurre. Se trataba de encontrar la naturalidad. Y esto también es muy duro. Hay etapas de hundimiento total, como fue el hecho de cambiar el idioma y reinventar muchas cosas. Ahí, por suerte, me ayudó Sean Malhom, cantante de Dinero, que grabó los primeros temas y tengo que agradecérselo.

Este disco tiene todos los ingredientes para aspirar a listas del año, sin duda. Algunos secretos podrás contarnos para llegar a éste sobresaliente trabajo.
Te contaré que inicialmente, las canciones eran más progresivas. Tenían muchas variaciones e iban por otros caminos. Canciones con hasta ocho partes distintas… Algunos riffs han conservado cierta esencia, pero no es un álbum tan complejo. Antes de venir a Madrid y de empezar el proyecto, estuve muy pillado conThem Crooked Vultures, el grupo de Los Angeles de Josh Homme (Kyuss, Queens of the Stone Age), Dave Grohl (Foo Fighters, Nirvana) y John Paul Jones (Led Zeppelin). He escuchado mucho rock psicodélico, pero he crecido en los 90, así que el grunge también ha hecho mella. Creo que ambas corrientes están claramente en Qverno.

La primera versión del disco fue en inglés, ¿no es así?
Efectivamente, pero finalmente, Ekrain y yo decidimos cambiar el idioma al castellano. No fue una decisión precipitada, fue un convencimiento lento, pero creo que fue acertada. Un poco por la espina clavada de no cantar en nuestro idioma. Iba a parecer fácil, pero luego, muchas melodías se tuvieron que reajustar al idioma.

Quizá esas canciones en inglés te darán para una Edición Especial para el futuro.
Ya veremos. Ya veremos. Jajaja. Algunos privilegiados ya lo han oído, pero de momento, se va a quedar en el cajón, guardado. Digamos que cerré una etapa. Yo todo lo que he escuchado siempre suele ser en inglés. El inglés parecía insalvable para componer, pero luego, visto el cambio, el resultado que podéis oír de este disco en español no es nada forzado. Expresarnos en nuestra lengua materna es también una liberación y un alivio.

Una llamativa portada en colores muy vivos y deslumbrantes, tanto para CD y vinilo hacen de este un trabajo gráfico nada habitual para un disco de rock.
Es mi trabajo, soy diseñador, y quería algo así. Creo que en el rock no se ven estos diseños tan coloridos y por tanto, es un contraste interesante, a la par que en el disco también existen esos contrastes. Quería algo eléctrico, pero aún con eso claro, cuesta crear identidad propia.

Eso de Volúmen 1, como título del disco, y todo eso que dices tener ya compuesto, suena a continuidad próxima…
Sin duda, en estos cuatro años he preparado mucho material así que podéis esperar una continuidad no muy tardía. Por supuesto, hay que grabarlo y pulirlo todavía. Pero ya veréis…

El primer single fue Convulsiones. ¿Qué recepción ha tenido? Esas ansiadas primeras opiniones del público y la crítica.
El periodista Julio Rodenas de Turbo 3 lo presento, y también Vampiros de Neóny en ambos casos me felicitó con gran entusiasmo. Ramiroquai de Bandera Negra en Radio 3 también me ha expresado buenas palabras, más allá de los compromisos habituales. Y aquí estás tú, y Mondo Sonoro, de los primeros en conocerlo también.

El siguiente single será Diamantes Dementes. Con un arranque oscuro, un ritmo un poco jungley sobre todo, un punto fuerte de Qverno, el aspecto lírico tan cuidado: “El latido errante ya no quiere caminar…”, es una de esas frases memorables.
Me gusta escribir de manera metafórica y no dejar los temas tan explícitos. Creo que las letras deben intentar llegarte, sin saber quizá el significado principal de su creador. Los mensajes ambiguos y las sensaciones buscan producir ese sentido abierto, que por otro lado, tantas bandas de rock han explorado.

La siguiente es Vampiros de neón, la más funcional o atractiva para amantes del pop-rock (aunque las etiquetas sean poco útiles). Sin que tenga una relación alguna, a mí me hicieron pensar en bandas como Kitai o Playa Cuberris.
Es la canción más pop y más directa. Y fue la más rápida de componer. Las influencias no van para nada por ahí pero hay muchos grupos jugando con estos sonidos y a la gente le está gustando mucho. Me han dicho que nos parecemos a Dinero. Tiene gracia porque estas canciones ya estaban compuestas antes de yo entrar en Dinero, y ni siquiera les había escuchado previamente. Peto Girón de Playa Cuberris es un gran cantante, se ha subido al escenario con nosotros (Dinero), tocando con el disco Bajo cero (2017). También hemos flipado con el directo de Kitai. Pero hay tantas bandas de rock en España tan buenas, que no hay tiempo para escucharlas a todas, por lo que siempre nos estamos perdiendo grandes cosas. Va a ser sin duda difícil encontrar un hueco en esta escena. Tan sólo en los últimos meses tengo pendiente para escuchar lo que, seguro, serán discazos: King Sapo, LaVida, Habitar La Mar

Anunciáis como pilares a bandas como Nine Inch Nails, Queens of the Stone Age o Foo Fighters…
Sí se fijan son como tres de las grandes bandas fetiche, pero no tanto para nosotros a nivel creativo, sino más bien para orientar al público. Es como un reclamo, pero tú ya sabes que hay mucho más que eso, que cualquier especie de grupo “parecido a”.

Hay tantas bandas de rock en España y tan buenas, que no hay tiempo para escucharlas a todas

¡Es una bruja! es otra de las piezas más originales. Se oye aquí algún sintetizador, y los coros le dan a la melodía una frescura tremenda. O ese cierre: “Arderán nuestras ruinas de cristal”...
Yo creo que es la canción más setentera del disco, con ese puntillo de tributo a Led Zeppelin. Habla de ese inquisidor que todos llevamos dentro; de cómo necesitamos señalar y quemar a “la bruja”. Como sociedad, somos bastante inquisidores. Las redes sociales son un foco para eso, brutal, y que potencia ese juicio público rápido, sin análisis.

Parece como si todas las letras os hubieran salido en una misma línea, una crítica general a la hipocresía/debilidad de pensamiento, una voz de una imaginaria “minoría coherente”, la que queda en esta sociedad. Incluso hasta el cierre de Automático parece concluir el hilo narrativo: “El sistema anula el dolor como un placebo directo al corazón”.
A veces hay letras un poco heavys, en ese sentido, o más épicos, en esa denuncia ambiguada, sí. Tampoco nadie es un oráculo, pero si las letras hablan de las cosas que nos inquietan, estamos aportando algo. Pero también es un álbum con cortes positivos, hay hueco para el amor entre las inquietudes…

¿Por qué una canción en euskera como Zaldi Eroaky que se traduce por “caballos locos”? Parece un claro homenaje al punk rock del norte, de Berri Txarrak o Kaotiko. Es curioso lo influyente que resulta el idioma para que nos haga pensar en estilos o bandas concretas.
Sí, efectivamente, la canción hace pensar en estilos más de punk. Tenía otras tres canciones en euskera. Es mi lengua materna, pero no podía permitirme un disco completo en este idioma. El mensaje es como una metáfora del progreso, de la civilización que va como un caballo desbocado hacia un sitio cada vez más jodido… Sí, es un poco más punk, también por eso.

Quizá por eso has conservado esta canción y en tu idioma natal: porque es la que mejor representa tu historia, pero también un reflejo de lo que es Qverno.
Ahora que lo pienso, quizá inconscientemente sí.

La presentación será en Siroco el 10 de abril. ¿Hay previsiones moderadas?
Hay que ir poco a poco. Siroco es una sala pequeña, pero veterana y profesional. Además queremos tocar varias veces en la capital, así que esto sólo marca el arranque. Creo que la gente va a disfrutar esta banda y vamos a dar muchas oportunidades para ello.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies