“Por la escena rap pulula mucho lamebotas”
Entrevistas / Los Chikos Del Maíz

“Por la escena rap pulula mucho lamebotas”

Alfonso Gil — 12-01-2015
Fotógrafo — Archivo

Inconformistas, desenfadados y, ante todo, sinceros. Los valencianos reaparecen con su segundo disco, “La estanquera de Saigón” (Boa, 14), un álbum en el que queda patente que no se casan con nada ni con nadie.

A quienes ya os hayan escuchado con anterioridad no les sorprenderá este disco, ni por su contenido ni por su sonido. Pero, a vuestro modo de ver, ¿Qué diferencias vamos a encontrar entre “La estanquera de Saigón” y el anterior/anteriores?

Toni:
Aunque es verdad que mantenemos la esencia del anterior disco y de las primeras promos, creo que la principal diferencia es la calidad del trabajo en cuanto a sonido. Hemos mejorado a la hora de escribir y a la hora de rapear y también hemos mejorado en cuanto a grabación. El disco suena mejor que el anterior. También las producciones son mejores. En definitiva, creo que es un disco mucho más profesional.

Nega: El disco está más pulido, más trabajado, hecho con más calma. Suena muy manido pero es cierto: este trabajo es mucho más profesional, tanto en el apartado técnico como en el artístico.

En este álbum encontramos influencias de rap noventero, funky,… pero también brotes de otros estilos como el rock o el punk (con las colaboraciones de Evaristo y Habeas), así como referencias a Kortatu u otro grupos de otros géneros. ¿Qué música consideráis que influencia a LCDM? ¿Qué música y grupos escucháis cuando no estáis creando la vuestra propia?

Toni:
Tenemos influencias de prácticamente todos los estilos de música. No nos cerramos a músicas determinadas o que tengan relación con el rap. Siempre digo que a mí me gusta la música buena, me da igual el género o el estilo. Lo mismo escucho a Michael Jackson, a Foo Fighters que a Narco o a Violadores del Verso. Ahora mismo lo que más suena en mi mp3 son el nuevo disco de Berri Txarrak y el nuevo disco de ZOO.

Nega: El rap es un género musical que mama de muchos otros estilos musicales, especialmente a la hora de la composición de las bases. Escucho prácticamente de todo: jazz, soul, punk, salsa, bachata, hardcore melódico… cualquier cosa a excepción de moñadas y pop comercial tipo La Oreja De Van Gogh y esas gilipolleces. Al margen las influencias a la hora de escribir no sólo son musicales, te influye una novela, una peli de Orson Welles, una obra de teatro, un telediario, bajar al Consum a hacer la compra, las conversaciones en la carnicería…

Referido a esto, hay muchas referencias al propio movimiento hiphop, con críticas hacia la música gangsta, el egotrip,… ¿En vuestra opinión, de qué peca la música rap?

Toni:
Creo que en general falta un poco de sentido del humor. Creo que existe demasiada seriedad en este “movimiento”. Creo que hay que saber reírse de uno mismo y saber aceptar que cuando eres una figura pública estás expuesto a la crítica y a la mofa o parodia.

Nega: Falta también mala leche y llamar a las cosas por su nombre. Pulula sobre la escena mucho lamebotas. Hay grupos o artistas que son tan políticamente correctos que un día implosionarán sobre sí mismos para convertirse en un clon de Pedro Sánchez. En serio, da más risa que pena ver a algunos artistas matándose por salir en Buenafuente, en la Ser o en cualquier otro templo del pensamiento único-progre sociata.


Hace poco me dijo alguien cercano que el rap se había convertido en una música capitalista; que fomentaba el derroche de dinero, los artículos lujosos e innecesarios, las extrenticidades, además de ofrecer una visión de la vida más individualista que comunitaria. ¿Estáis de acuerdo con esta afirmación?

Toni:
Sí es verdad que la mayoría del rap que nos llega de EEUU puede fomentar eso que comentas pero tampoco creo que sea la norma del rap que se hace allí. Además, eso puede responder a ciertos patrones que desde las televisiones buscan impulsar. No es más que un reflejo de una sociedad individual actual y donde se busca enseñar y fomentar la competitividad. Te enseñan que tú tienes que aspirar a eso y que tú puedes conseguir eso si te lo propones. Pero no creo que la mayoría del rap busque fomentar eso. Ahí tenemos a Mos Def, a Talib Kweli,… y en el Estado español los grupos más escuchados no tienen nada que ver con esas afirmaciones.
Nega: Lo patético es ver a artistas de aquí aplicando ese modelo que comentas de la ostentación y el lujo. Hablan de una vida gángster, de coches y dinero y luego trabajan en Carrefour de reponedores por 500 euros al mes. Aquí los verdaderos gánsters dirigen consejos de administración o presiden Bankia.

En “La estanquera de Saigón” también encontramos frases dirigidas a otros estilos de música como el indie o el pop, o el estilo de vida hipster que tanto se relaciona con estas músicas. ¿Qué tienen estás músicas/tendencias que chocan con vuestra forma de pensar?

Nega:
Especialmente su nihilismo arrogante, su elitismo caduco y su inocuidad frente al orden establecido. Me parece incomprensible que, con la que está cayendo, únicamente abran la boca dibujar atmósferas, para añorar amores que pudieron ser y no fueron y para creerse el maldito ombligo del mundo. Pero básicamente porque se han convertido en moda, en tendencia. Son como los “canis” (clones idénticos) pero con carrera e idiomas, lo que añade el componente de clase (burguesa) y los hace especialmente odiosos. Presumen de leer a Kerouac y de escuchar a Bonobo o John Coltrane y luego los escuchas en una entrevista y tienen dificultades para enlazar tres frases con sentido. He conocido encofradores con más sintaxis. Lo que me hace pensar que sólo leen las portadas de los libros.

Seguimos hablando de música. En el disco nos encontramos con la frase “sin amigos en los medios no eres nada, por eso MondoSonoro nunca nos pondrá en portada”. ¿Creéis que se guían los medios musicales, o sólo el MondoSonoro, por intereses más personales que de contenidos o de calidad?

Toni:
Los medios de comunicación actuales funcionan por intereses y los medios de música no se libran de ello. En este mundo no es nada nuevo que existen muchos amiguismos y muchos intereses económicos. Si pagas puedes tener doble página, portada o una atención mayor en un medio de comunicación. No digo que no deba existir un mínimo de calidad a la hora de aparecer en una revista especializada pero sí es cierto que hay otros criterios prioritarios más allá de la repercusión que pueda tener un grupo o de su calidad. Y ocurre en MondoSonoro y en muchas otras publicaciones.
Nega: A mí lo que me quema de MondoSonoro es que apenas publique y comente hip hop. Es lo de la moda que te comentaba antes, hubo un tiempo en el que se comentaban un montón de discos (David Broc y compañía), ahora el hip hop es algo puramente puntual, casi exótico. ¿Qué pasó? ¿Bajó la calidad de los discos nacionales de hip hop? No, según el criterio de algunos señores ya no era tendencia. El monopolio del indie-pop en la revista es inquietante, pero bueno es gratis, la pagan los patrocinadores de festivales tipo Primavera Sound y demás y es completamente lógico, el que paga manda. Pero bueno, por mí como si os da ahora por la cumbia y la bachata, quién sabe en este ir y venir de tendencias. Estaría bien, prefiero la bachata a Love Of Lesbian o Dorian.

Con el éxito de vuestro anterior disco habéis pasado, tal como vosotros decís, de tocar en casas okupas a algunos de los festivales más grandes. ¿Qué os ha enseñado la música, la industria y el negocio en este tiempo, al vivirlo desde dentro?

Toni:
Lo que hemos aprendido durante este tiempo es a gestionarnos nosotros la música, los tiempos, los conciertos,… todo. Vimos cómo nos contrataban por cuatro duros, ponían entrada y se llenaba la sala. Comprendimos que ese público lo llevábamos nosotros y que ese dinero que se generaba debía ser para nosotros. También tenemos la suerte de contar con un manager que nos ha sabido explicar cómo funciona este mundillo desde el primer día. Y que nos ha ayudado a gestionar los cambios que hemos vivido durante los últimos cuatro años.

Nega: Que hay gente maravillosa y gente que vendería a su madre por 20 euros, es lo único que he aprendido en este negocio. Y que cuando entras ya nunca pagas por un cubata o una entrada de un grupo que te mole. Y eso está muy bien para qué negarlo.

En un disco con tanto contenido político no podemos pasar por alto preguntaros cómo veis, sin rimas ni estructuras de por medio, la actual situación social que estamos atravesando. ¿Qué debemos cambiar y cómo podemos hacerlo?

Toni:
Creo que vivimos la peor situación social desde la dictadura. Con millones de personas en riesgo de pobreza, con muchísimos desahucios diarios, con un paro elevadísimo y una gran cantidad de trabajos precarios. Vivimos en una situación de alarma social. ¿Soluciones? Creo que ahora mismo son necesarios los movimientos sociales en los barrios. Las redes de solidaridad popular, las PAHs, etc. Movimientos que ayudan a cubrir las necesidades básicas de cada persona, necesidades que son la principal urgencia ahora mismo. A largo plazo son necesarios unos cambios mayores a nivel estatal, pero lo primero es que la gente tenga comida y un techo. Que tengan una vida digna.

Nega: Todo suma, absolutamente todo, por pequeña que sea la aportación. Lo más importante es pararse a pensar. En un mundo rápido, apresurado y esclavo de la inmediatez absoluta, pararse a pensar un minuto el estado de las cosas, se convierte en un acto revolucionario. Salud y República.

3 comentarios
  1. A quién conocéis en la Mondosonoro?

  2. a tu puta madre payaso.

  3. "Sin amigos en los medios no eres nada, por eso Mondosonoro nunca nos pondrá en portada"

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.