Mostrando su malestar y desencanto con la situación político-social del momento, Plaid se vuelve a vestir de largo -y con éste ya van diez-. Si su anterior The Digging Remedy (Warp / Music As Usual, 2016) siguiera la línea melódica y continuista por la que oscilaba últimamente el dúo británico, con Polymer (Warp / Music As Usual, 2019) se desquitan para mostrar su lado más oscuro y tremendista, rozando por momentos lo reivindicativo y apelando a la conciencia social. Así nos lo cuenta el propio Ed Hanley, cincuenta por ciento del dúo, (por circunstancias de última hora sin Andy Turner) que, casi entre bambalinas, llega a infiltrarse en el discurso político británico.


Al grano, Ed, ¿dónde os pillo actualmente?
Ahora mismo en Londres, quedándome en casa de unos amigos. Pero soy de Ipswich, de la costa este de Inglaterra.

Enhorabuena por el trabajo. Te confieso que es el que más me ha gustado desde Scintilli (2011)…
La verdad es que la respuesta ha sido brutal. Estamos muy contentos con la acogida. En realidad solemos quedar bastante satisfechos de todos nuestros trabajos y me parece muy difícil comparar. Cada LP tiene su momento y su por qué, pero sí, estamos encantados con el feedback hasta la fecha.

Mirando vuestras fechas he visto que pasáis por Nitsa en septiembre haciendo live, pero me resulta raro no veros por algún festival veraniego por nuestro país, y menos con nuevo LP bajo el brazo. ¿No veis el directo apto para festival o preferís reservaros el live para un espacio más íntimo?
Lo cierto es que los tiempos para este álbum han sido bastante raros. No hemos llegado a poder publicarlo y enviarlo a quien corresponde a tiempo para poder llegar al circuito de festivales. Actualmente parece que contratan muy pronto a los artistas, así que te diría que esa ha sido la principal razón. Además, en este álbum hemos renovado el set up que probablemente sí que funcione mejor en un club o espacio más íntimo. Se trata de un set up multipantalla que puede que no funcione tan bien en un festival.

“En este álbum hemos renovado el set up, un set up multipantalla que es posible que funcione mejor en un club que en festivales”

 ¿Cómo será el directo del disco? Me refiero a su estructura. ¿Incorporareis cosas de otras épocas o se tratará del Plaid más contemporáneo?
Normalmente cuando nos vamos de gira con un álbum intentamos concentrarnos en ese álbum en particular, y a medida que va progresando el set vamos incorporando cortes más antiguos hasta acabar por incluir elementos totalmente exclusivos que no pertenecen a ninguna de nuestras referencias. Esa suele ser la ruta que solemos tomar en los directos, y en principio, esa es la idea para el próximo.

A lo largo de la historia, el arte y la situación político-social siempre han ido de la mano. Siendo Polymer uno de los trabajos más oscuros de vuestra carrera, entiendo que el Brexit ha tenido mucho que ver…
Desde luego que nos referimos al Brexit. Éste supone un profundo cambio para el Reino Unido y Europa. El auge del populismo y la extrema derecha en Europa y América la vemos, hasta cierto grado, como una manipulación mediática. El populismo es un movimiento generado por el miedo y el escapismo en el que se trata de culpar de tus problemas a los demás. Antes esto era algo residual que podías casi ignorar, pero actualmente en el Reino Unido estamos perturbados con que tanta gente apoye este movimiento separatista. Es una locura decir que no somos parte de Europa, e innegable, tanto física como culturalmente. Sé que mucha gente argumenta que la Unión Europea no es Europa pero ésta representa Europa, es su símbolo. Siempre he sido muy partidario de reformar Europa, pero ni siquiera hemos votado por la reforma, simplemente hemos votado irnos. ¡Una auténtica locura!

Es curioso que con el auge del populismo, también ha crecido la conciencia medioambiental a la que aludís como influencia en este Polymer. Viendo además los títulos y vídeo clips de algunos de los tracks, entiendo que la política climática también os ha influido…
Exacto. Eso hemos intentado trasmitir, por ejemplo, en el vídeo de Dancers. Queríamos trasmitir nuestra preocupación por el cambio climático y el plástico. Yo vivo cerca de la costa y alucino con la cantidad de plásticos en las playas y costas. Por no hablar de lo que se está demostrando de los microplásticos y cómo entran en la cadena alimenticia. El plástico es muy útil pero potencialmente desastroso y tóxico. Pero sí, básicamente queremos demostrar nuestra reacción al problema y esa urgencia por reconsiderar lo que estamos haciendo.

 ¿Los tiempos oscuros para la política, significan tiempos oscuros para el arte en general?
Creo que en el Reino Unido eso lo sentimos con recortes y austeridad, pero luego está el lado positivo donde se crea un movimiento de resistencia, muchas veces plasmado en forma de expresiones artísticas resistiendo las fuerzas represoras o en manifestaciones creativas tanto en la sociedad de a pie. Pero he de decir que no creo que se note tanto en el arte porque éste suele sobrevivir a los conflictos.

Aún sin letras, ¿dirías que se trata de un álbum político, era la intención?
Como dices, es difícil catalogar un trabajo instrumental como algo político. Aquí lo único que te puede dar una pista es el título del track y la historia que haya detrás del mismo. En nuestro caso diría que hemos tratado de representar nuestros sentimientos y estados emocionales del momento. Creo que esta situación nos ha afectado mucho en los últimos tres años y eso es lo que podría acercarse más al discurso político, pero no diría que se trata de un álbum de estas características porque no damos ninguna solución, ni describimos el problema.

Siempre experimentando con nuevas formas de componer música y nuevos tipos de síntesis, estructuralmente hablando, ¿cuál dirías que ha sido el elemento principal -o el esqueleto- de este Polymer?
Probablemente el procesamiento granular, que aunque no sea particularmente nuevo, estamos experimentando muchas innovaciones en ese campo. También hemos metido mucho modelaje físico con nuevos métodos de síntesis y otras formas de manipular y generar sonidos.

Lo primero que me ha sorprendido en el LP es esa fuerza apabullante desde el primer corte, con Meds Fade. Con similitud en el sonido de Blank Mass o Clark, diría que se trata de vuestro corte más pesado hasta la fecha…
No suena mucho a nosotros… (risas) pero es parte de nuestro repertorio. No solemos expresarnos de esa manera tan a menudo, con esa rabia y frustración. Normalmente nos dejamos llevar por los armónicos y solemos jugar con sensaciones divertidas y casi naive. Es sin duda una respuesta al momento en el que vivimos.

Lo mismo ocurre con Recall, muy oscuro y glitchy para ser un single de Plaid. Eligiéndolo como carta de presentación, ¿dirías que es el track que mejor refleja el álbum como tal?
Aquí ocurre un poco lo mismo. Elegimos Recall para mostrar nuestro lado más desconocido. No tiene nada de armónico, al revés, impera la percusión y la fuerza, no tiene nada que suene a Plaid. Así que sí, diría que es otro de los cortes que más representa el núcleo del trabajo.

“Hay momentos en los que gozas de una creatividad pasmosa y otras en la que sufres por falta de ideas, pero eso se trabaja con el paso del tiempo”

Probablemente por la guitarra española, uno de mis tracks favoritos es A Pale Moth, incluso asemejándose a Nils Frahm. Además de Praze, recuerdo que la usasteis en Ralome (un tema que formaba parte de Rest Proof Clockwork, 1999). ¿De dónde viene ese gusto por este instrumento?
La guitarra corre a cargo de nuestro amigo y fiel colaborador Benet Walsch, que es quien toca en ambos temas que mencionas. A Pale Moth fue una idea a la que llegamos de manera conjunta, a partir de un riff que compuso en su momento. Fuimos añadiendo partes de clarinete y jugueteando un poco con sonidos acústicos. Nos encanta y nos lo pasamos genial componiéndola. Y he de confesar que el nombre lo tomamos prestado de Putin, era su apodo en la KGB (risas).

¿Cómo ha sido sacar este décimo álbum, habéis notado algún tipo de presión o falta de creatividad, o eso ya no ocurre desde álbumes atrás?
Eso es algo que se trabaja a lo largo de los años. Hay momentos en los que gozas de una creatividad pasmosa y otras en la que sufres por falta de ideas, pero eso se trabaja con el paso del tiempo. En nuestro caso, damos gracias a la música, no solo por nuestra trayectoria sino por ser tan terapéutica. Es algo que pasa a formar parte de tu vida y de tu expresión diaria. Sí que es verdad que cada vez nos cuesta más acabar los tracks… bien por inconformistas o por lo que disfrutamos componiéndolos, o bien, por darle un rumbo totalmente diferente a producciones pasadas.

Juntos desde hace décadas, incluso en otros proyectos como The Black Dog, ¿qué hay de vosotros por separado?
En realidad en Plaid trabajamos por separado casi todo el tiempo, así que esa necesidad de trabajar en proyectos en solitario la paliamos bastante bien. Si Andy o yo damos con alguna idea interesante, al final siempre acabamos trabajándola como Plaid. Aún así, ambos producimos alguna que otra cosa por separado o colaboraciones con amigos y otras formaciones.

¿Qué futuro le espera a Plaid? ¿Qué podemos esperar en los próximos meses?
Tenemos alguna colaboración entre manos y varias fechas por Europa, probablemente América, y Japón. Además, puede que salga un proyecto para una película y quizá lancemos unos software scripts que llevamos usando desde hace tiempo para componer a modo agradecimiento a todos nuestros fans por estar ahí.

Gracias por tu tiempo, Ed. ¡Nos vemos pronto!
¡Gracias a vosotros!