“En el disco no hay ni una sola canción que hable de algo bonito”
Entrevistas / Pinpilinpussies

“En el disco no hay ni una sola canción que hable de algo bonito”

Irene Maese Parral — 19-05-2022
Fotógrafo — Archivo

Pinpilinpussies es el nombre del dúo eusko-catalán formado por Ane Barcena y Raquel Pagès que hicieron su debut con 80/B, un EP que salió en 2019 (Producciones Polyklin) y al cual siguió su primer largo Fuerza 3 (Aloud Music, 20) en un fatídico año para la música (y para todo realmente).

Pese a todas estas adversidades las dos artistas han seguido trabajando y nos proporcionan ahora Hipocondría (Aloud Music, 22), un grito de rabia que no de ayuda. Con un giro más oscuro y más crudo en su sonido, con mucha más energía pero también serenidad en los escenarios y con las cosas más claras si esto era posible es como podemos ver a sus dos integrantes.

¿Cómo os encontráis después de este periodo de tiempo con “Hipocondría” ya en la calle?
(Raquel) Pues muy guay la verdad. Ha sido muy intenso, porque hemos tenido la suerte de poder tocar cada fin de semana presentando el disco que eso ha sido una suerte increíble. Somos conscientes de que hemos sacado el disco pero fue sacarlo y a girar y entonces hay conciertos en los que digo presentamos nuestro segundo disco “Hiponcodría” y pierdo un poco la noción del tiempo pero ha sido súper bonito la verdad. En comparación con nuestro primer disco, que fue un desastre, ni punto de comparación. Poderlo tocar en directo ha sido muy agradecido.

En una entrevista anterior decíais que vuestra intención con el grupo era de tocar una vez al mes y pese los problemas con “Fuerza 3” ya lo habéis conseguido. Ahora, desde que habéis sacado el disco habéis hecho un montón de conciertos. ¿Cómo compagináis todo esto?
(Ane) Desde el principio nuestra intención era hacer una gira que en el sentido literal de la palabra sea una gira de presentación, pero sí que decidimos partir los fines de semana porque las dos tenemos trabajo al margen del grupo con el que tenemos que estar con los pies en la tierra de lunes a viernes por decirlo así. Con toda la ilusión de tocar los fines de semana, pero luego la bajona los lunes de ver cuándo llega el siguiente. Entre semana también hacemos algún ensayo para no perder el ritmo pero creo que es guay porque en estos conciertos ya se ha notado una mejora a nivel de presencia, de aguante, de actitud…
(Raquel) Con Ane siempre decimos que lo de tocar una vez al mes nos lo pusimos como objetivo para tener bolos claramente, pero también porque para nosotras es muy importante ir tocando para ir cogiendo rodaje y no perderlo porque nos lo notamos mucho. Para nosotras tocar es muy importante. Nos mola grabar pero el directo es lo que más nos gusta y tenemos un directo enérgico y visceral que le da un plus a las canciones.

"Con el feminismo hemos visto mogollones de mujeres que escuchando al grupo se sienten bien y se sienten apoyadas y en comunidad"

¿Para vosotras cuál fue la idea inicial para empezar Pinpilinpussies? ¿Teníais una necesidad de expresar toda esta rabia y frustración o simplemente era para tener un proyecto conjunto?
(Raquel) No fue nada buscado. Ane y yo eéramos compañeras de postgrado, no tanto amigas. A raíz de que ella empezó a aprender a tocar la batería con una profe, yo me enteré e hice lo mismo y nada, quedamos un día porque yo sabía que ella tenía unos temas suyos y yo los míos y simplemente fue por probar. No había una necesidad, yo tenía en mente que molaría tener un grupo porque siempre me había hecho mucha ilusión pero cuando me junté con Ane fue voy a quedar con esta persona que la conozco un pelín y vamos a ver qué pasa.
(Ane) Las dos teníamos nuestras canciones y conforme fuimos estando cada vez más a gusto nos dimos cuenta que todo eso que nos producía inseguridad, malestar, etcétera, se podía traducir a unas canciones que luego tocabas en directo y que al hacerlo te sentías incluso mejor. Y el grupo se convirtió en un altavoz tanto para denunciar ciertos aspectos como para sacar todo lo malo. Para mí es una herramienta que me ayuda en mi día a día.

Para mí vuestro proyecto tiene un posicionamiento político muy claro, no con logos o eslóganes, pero sí verbalizando muchas cosas como con vuestro single “ERRE” con el mensaje “no es amor, es violencia”. ¿Cómo os sentís ante proyectos artísticos con posicionamientos políticos? ¿Debería ser algo más generalizado?
(Ane) Son temas peliagudos. Al margen de temas de política social como “ERRE”, ahora he empezado a escribir en euskera y así y a mí también me parece una respuesta culturalmente política y de reivindicar ciertas cosas en relación al idioma y todo esto. Ahora me siento muy a gusto con esto, antes no estaba tan segura. ¿Hay gente que tiene discursos más politizados? Maravilloso. Yo creo que la gente tiene que estar segura y no hacer bandera de nada o hacerla porque es más guay. Tienes que estar segura y atenerte a las consecuencias de lo que puedes estar diciendo, para la bueno y para lo malo. Con el feminismo hemos visto mogollones de mujeres que escuchando al grupo se sienten bien y se sienten apoyadas y en comunidad y ya sólo con esto me vale la pena, que el proyecto sirva para crear espacios seguros.

Precisamente, me decías ahora que el motivo por el que ahora escribes en euskera es porque te sientes más segura.
(Ane) Hice una reflexión y llegué a tres conclusiones. Una, el euskera es mi idioma materno con el que yo he crecido en casa de mi amama (abuela) y he crecido escuchando música en euskera y por qué no voy a exponer estos referentes con los que he crecido. Luego también proteger estos idiomas que están no en desuso pero si desprotegidos, sea por el estado o por lo que sea, véase el euskera, véase el catalán, véase el galego, véase lo que sea. Y luego también, a nivel más personal, cuando escribía en inglés me sentía como que ponía una coraza y como la gente no hablaba inglés y yo hablaba de mis movidas pensaba que no me iban a entender. Me escondía detrás de este idioma extranjero y tal y ahora estoy más cómoda con que la gente entienda lo que digo, aunque sólo sea en Euskal Herria en este caso.

Ahora se está viendo igual de una forma más clara un movimiento donde se pone en valor a través de la música aspectos culturales que juegan fuera de lo anglófono o de lo español, destacando ya no sólo el uso del idioma como por ejemplo Vulk que han pasado de cantar en inglés a hacerlo íntegramente en euskera, sino también muchos proyectos que son intrínsicamente andalusí, asturianu, etcétera. ¿Cómo os encontráis vosotras en este camino que se está haciendo?
(Raquel) Ane ha logrado sentirse cómoda cantando en euskera, ya la primera vez que me vino con una canción en euskera fue muy natural. Y realmente la manera que tiene ahora de expresarse es mucho más real y mucho más natural en euskera que no tanto en inglés. No sabemos muy bien hacia dónde va a ir el próximo disco o lo que venga después, pero sólo como apunte, una de las composiciones nuevas que tocamos en los directos y tal es una canción medio en euskera medio en catalán, pero porque también Ane me vino y me dijo “Es que, Raquel, a ver cómo te sientes también porque realmente el catalán es tu idioma materno”.Y lo probé y fue guay, pero también tengo canciones en inglés. Al final Ane y yo pivotamos sobre lo que estamos cómodas nosotras.
(Ane) Creo que estamos en un momento en el que la política va en una dirección no muy agradable y donde cada vez se están dando menos libertades y ayudas a estas lenguas o culturas, que creo que cada uno haciendo su movida y reivindicando eso en festivales a nivel nacional, hablamos de Vulk ahora pero por ejemplo Berri Txarrak en su día y me parece una respuesta culturalmente política muy fuerte y muy interesante hacia las políticas de nivel de estado que se están dando ahora.
(Raquel) Por ejemplo a nosotras nos gusta mucho Grande Amore y Ane empezó a aprender un poquito de galego. Es muy interesante ver cómo esto nos afecta a nosotras, pero también puede afectar al público, de que escuchen el disco de Vulk y aunque no lo entiendan se interesen por él.

"A Ane y a mí siempre nos ha gustado mucho jugar desde el principio, más allá de las canciones, nos gusta mucho trabajar el componente estético"

Vamos a hacer un cambio en la entrevista un segundito para hablar de temas un poco más relajados y es el momento del cambio estético. La primera vez que os vi fue en la sala Sidecar en Barcelona e ibais las dos con el pelo engominado y completamente vestidas de negro. Este nuevo disco es muchísimo más colorido, siempre manteniendo la coordinación entre vosotras. ¿A dónde nos lleva este momento colorido?
(Ane) Para mí creo que hemos dado en el clavo, irónicamente hablando, porque antes igual era como más masculino, más garçon con el pelo corto y el traje. Pero ahora vestirnos así, que igual Rosalía llevaría algo de este rollo, y llegar a un escenario y ponerte a pegar gritos y hacer música de chicos vestidas de colorines y que la gente se quede en plan “¿Quienes son estas niñas que vienen aquí de rosa y con pompones?”.
(Raquel) A Ane y a mí siempre nos ha gustado mucho jugar desde el principio, más allá de las canciones, nos gusta mucho trabajar el componente estético. Nuestro grupo sabemos que son las canciones sobre todo, pero también sabemos que va más allá. Y siempre hemos tirado hacia identidades en las que nos sentimos cómodas. También somos muy culo inquieto y no habríamos podido aguantar la estética de “Fuerza 3” en este disco. Por ejemplo, el videoclip de “ERRE” tiene muchos colores pastel pero tanto el tema como el sonido son crudos de cojones y nos gusta mucho el contraste que se crea.

Al haber hecho este cambio estético de algo más “masculino” a algo más “femenino”, ¿habéis visto que la gente haya cambiado de opinión sobre vosotras?
(Raquel) Por estética no, pero por sonido sí. Porque yo creo que hay mucho cambio del primero al segundo. El primero estaba hecho con toda la intención del mundo y estamos muy contentas de la forma en la que quedó. Con este segundo ya teníamos la idea de que fuese más rudo y quedase más potente.
(Ane) En “Hipocondría” no hay ni una sola canción que hable de algo bonito, pero precisamente por lo que hablábamos antes porque es una herramienta de crítica y el disco se llama “Hipocondría” por algo.
(Raquel) En el directo, por ejemplo, ya sólo con la pedalera lo ves, a excepción de un chorus que es como más bonito el resto es full ruido. Llevamos dos distors por ejemplo y un big muff para que te de una patada en la cara y eso sí que ha cambiado mucho desde “Fuerza 3”.

Hablando de “Hipocondría”, me gustó mucho una frase que os leí en Twitter al anunciar la salida del álbum que dice: “el miedo se desvanece cuando nos enfrentamos unidas”. Esto entiendo que es a la vida en general y a todos los conflictos que hay, pero ¿a qué miedo os habéis enfrentado dentro de la industria musical, un espacio que está lleno de tiburones?
(Ane) Esta frase va por dos caminos, uno que es que este disco nos ha ayudado a nosotras mismas con nuestras movidas al componerlas. Al cantarlas nos hace sentir mucho mejor a nivel personal, pero creo que a nivel de sorodidad también y apelan a esa comunidad de mujeres para intentar estar todas más seguras.
(Raquel) Este disco, bueno no sé si tanto el disco o más los conciertos, nos ha ayudado mucho a conectar mucho más con el público femenino que nos venía a los conciertos. La conexión que hemos tenido con el público femenino ha sido muy bonito y muy saludable y muy necesario. Creo que este ha sido el cambio más fuerte del primer disco a este también porque hemos sido muy insistentes en hablar sobre ello en las canciones, en las entrevistas, en nuestro propio Instagram y eso se ha notado muchísimo. Que al final de un bolo nos vengan chicas a hablar y a darnos las gracias y que nos digan que en nuestro concierto están seguras y eso... bufff.
(Ane) En los últimos conciertos ha pasado que en las primeras filas eran todo mujeres y los hombres estaban detrás escuchando y como que por fin hemos visto en conciertos nuestros que lo siento mucho pero es nuestro momento. Y al menos en estos conciertos y espero que siga así, ellos respetando eso que hemos creado.

"No nos da la gana tocar en un espacio en el que no nos sintamos cómodas o que alguien del público no se sienta cómodo porque no tiene ningún tipo de sentido"

Porque en la parte que el público no ve y que forma parte de vuestro trabajo, que va más allá de tocar en un escenario, ¿os habéis sentido seguras?
(Raquel) La gente con la que trabajamos nosotras y que es nuestro equipo, que son Sergio, Ari, Raul… Toda esta gente obviamente siempre ha sido un espacio segurísimo que siempre hemos querido trabajar con gente que nos respetara y que fuese un espacio seguro y que nos sintiéramos cómodas. Ahora, gente con la que no hemos decidido trabajar y nos hemos encontrado que eran técnicos de sonido/programadores/público eso sí que aún no. Hay un largo recorrido por hacer, y nos hemos encontrado con bastantes situaciones de mierda.

Yo sí lo creo pero, ¿vosotras pensáis que con el trabajo que estáis haciendo estáis ayudando a crear estos espacios de seguridad?
(Raquel) No es tampoco que digamos “Vamos a crear esto”, pero con nuestro directo con nuestra forma de expresarnos y todo hacemos que sea así.
(Ane) En los directos hablamos de la regla o de cosas así, no sé, para normalizar muchas de las cosas. Llegará el momento en que en las noticias no salga “Pinpilinpussies es un dúo de chicas”, será un dúo de rock o de lo que sea.
(Raquel) Y ojalá llegue un momento en el que no nos sorprenda que haya un espacio seguro, que realmente sea así de por sí. Que sea la norma y no la excepción y lucharemos para conseguirlo siempre que podamos. Y a parte hemos dicho muchas veces entre Ane y yo y Sergio, que es nuestro mánager y técnico de sonido, que si vemos tocando que pasa algo, que alguna chica no está bien o incluso nosotras, con los técnicos o lo que sea paramos el bolo y ya está. No nos da la gana tocar en un espacio en el que no nos sintamos cómodas o que alguien del público no se sienta cómodo porque no tiene ningún tipo de sentido. Hemos visto y nos han pasado muchas cosas y ahora tenemos las cosas muchas más claras y no pasamos ni una.

¿A qué le dais mucha importancia de vuestro proyecto pero que nunca os preguntan al respecto, pero tenéis ganas de explicarlo?
(Ane) Bueno, con todo lo que hemos estado hablando pero que no nos has preguntado directamente, Pinpilinpussies es un grupo feminista. Si vas a venir a un concierto y no vas a respetar lo que significa esto, no vengas punto. Pinpilinpussies es un grupo feminista. Si vas a comprar una entrada para molestar mejor no vengas. Para que un día baje Raquel del escenario y le des un beso sin que ella te lo haya pedido, porque ha pasado. O que te estén mirando el culo todo el rato cuando te giras... Si vas a hacer eso no vengas.
(Raquel) Ane y yo siempre trabajamos mucho sobre el respeto, tanto entre nosotras como hacia los demás y cuando nos encontramos con cosas que son faltas de respeto no nos mola nada. Siempre trabajamos con respeto entre nosotras, con los otros grupos… Nunca hemos ido de malas directamente con nadie, siempre somos una personas abiertas a hablar y siempre partimos del neutro, pero nos hemos encontrado ciertas cosas que dices… Y la típica pregunta de que es ser mujer dentro de la industria nos la han hecho miles de veces y al tío no le dices nada.
(Ane) Igual habría que preguntar a los grupos de chicos qué es ser hombre en la industria y a ver si ellos han hecho una reflexión.

Esta pregunta es todavía más abierta que la anterior. Si Pinpilinpussies no fuese Pinpilinpussies, ¿qué sería?
(Ane) Sería más ruidista o más hardcore. Pero igual también podría ir para el technazo que también me flipa. cantautora por ejemplo no sería, porque no puedo.
(Raquel) Tampoco seríamos una girl band, a nivel de estereotipo y yo creo que tiraríamos hacia más ruido. Lo bueno que nos pasa a Ane y a mí es que nos gustan muchos géneros de música a la vez.
(Ane) Si escuchas el primer disco y el segundo no tienen nada que ver porque igual ese grupo que nos hubiese gustado ser es lo que estamos siendo ahora.

Y la última pregunta, ¿qué versión os gustaría hacer?
(Raquel) Una que siempre hemos querido es ABBA. Yo soy muy fan, pero Ane está en unos niveles que no puedo alcanzar.
(Ane) Qué le voy a hacer, me gusta el screamo y ABBA.
(Raquel) Pero sí que dijimos de hacer una cover y cambiarle los acordes y hacerla más oscura y más punketa.
(Ane) Yo quería hacer una versión de “Mamma Mia” en euskera y que se llamase “Ay Ama”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.