La banda catalana Paranormales estará el 16 de mayo en la sala Costello de Madrid y el 17 en la sala Potemkim de Salamanca dentro del ciclo de conciertos Girando Por Salas.


¿Qué es lo mejor y lo peor de irse de gira?
Lo mejor, sin duda, es compartir aquello que hasta ese momento has creado en un círculo más o menos íntimo. Subir a un escenario a defender tus temas y descubrir que hay personas que los conocen, que los cantan contigo y que forman parte de sus vidas. ¿Lo peor?, la logística. El ir y venir, dormir a deshora, comer en aeropuertos, gasolineras… pero no nos quejamos, podemos con eso ¡y más!

¿Quiénes formáis el equipo a la hora de salir de gira?
Los 4 integrantes de la banda; David, Juan Carlos, Ana y Diogo y en ocasiones también compartimos viaje con Javi García, nuestro manager, que encaja a la perfección en la familia.

¿Qué tres cosas imprescindibles hay que llevar en la furgoneta?
En este sentido somos bastante minimal, con tener un móvil para elegir qué música queremos escuchar en todo momento ya estamos satisfechos.

¿Qué música escucháis en la furgoneta?
La verdad es que nos pasamos gran parte de los viajes conversando y si queremos escuchar música, lo hacemos desde nuestros dispositivos. En caso de no poder conectarlos y contar sólo con la radio del coche, preferimos escuchar el sonido del motor diésel, nos resulta más inspirador.

“Hay tantas variables implicadas, que cada vez que te subes al escenario es una experiencia diferente, con sus propias características y anécdotas”

¿Cuál es vuestro ritual antes de dar un concierto?
Somos muy flexibles y no necesitamos de procesos estrictos para disfrutar y dar lo mejor en los directos. Intentamos estar solos en los últimos minutos antes de saltar al escenario y nos damos un abrazo, eso es todo.¡

¿Seguís poniéndoos nerviosos antes de salir al escenario como supongo que ocurría en vuestros primeros concierto?
La forma en que esos nervios se manifiestan ha ido evolucionando y es que como en todo en la vida, la experiencia te aporta cierta calma. Pero esperamos que ese revuelo del estómago no se nos quite nunca.

¿Soléis salir de fiesta después de acabar el concierto?
Si entendemos fiesta como estar rondando hasta que canta el gallo y beber como si no hubiera un mañana pues no. Y mucho menos si al día siguiente tenemos otra actuación o un viaje largo. Eso es cosa de legendarios y de mitos de las 6 cuerdas y de aquellos que predican que “ensayar es de cobardes”

¿Quienes son los tipos más raros y odiosos en el mundo de la música, los baterías o los técnicos de sonido?
Sin duda, algunos técnicos de sonido, pero no todos.

¿Os han robado algo durante una gira?
No. ¡Toquemos madera!

“Somos muy flexibles y no necesitamos de procesos estrictos para disfrutar y dar lo mejor en los directos”

¿Qué es lo más ridículo que os ha pasado sobre un escenario?
Esperar a que acabe la misa de las 12 para empezar a tocar en medio de una plaza que estaba a 100 metros de la iglesia. El organizador del festival decidió que fuera así para no ofender ni a los feligreses ni al párroco con el volumen de nuestra música. Esto sucedió en pleno siglo XXI, el de las altas tecnologías que nos han de liberar o someter y el de la revolución de las corrientes de pensamiento que genera la inteligencia artificial….¡increíble!

¿Cuál es el tema que más le suele gustar a vuestro público? ¿Tenéis una teoría de por qué es así?
Permanecer. Es el último tema en los directos y en él explota muchísima intensidad y potencia, que ha ido creciendo durante todo el concierto. Además, el mensaje nos conecta mucho… hay que seguir luchando por lo que uno/a desea, hay que permanecer!

¿Es cierto que cada concierto es una experiencia diferente, o salir al escenario cuando estás de gira puede convertirse en un ejercicio rutinario?
Sí, creemos que es totalmente cierto. Hay tantas variables implicadas, que cada vez que te subes al escenario es una experiencia diferente, con sus propias características y anécdotas.

¿Recordáis el mejor concierto que habéis dado en vuestra carrera? ¿Y el peor?
Tenemos muy, muy buen recuerdo de nuestro concierto en Razzmataz. Tocamos en casa y nos sentimos muy arropados, y el sonido era realmente atronador… nos temblaban las piernas en el escenario de las frecuencias más bajas. ¿Peor? todavía no tenemos un concierto al que le hayamos colgado ese sambenito.

¿Qué recuerdo guardáis de vuestra última visita a Madrid?
On The RoadMuy gratificante. Fue en Café La Palma y el público cantaba nuestras canciones.