“Quería demostrarme que podía llegar sola a donde quiera”
Entrevistas / Paloma Mami

“Quería demostrarme que podía llegar sola a donde quiera”

Karen Montero — 17-04-2021
Fotógrafo — Archivo

Que una chica de veintiún años, criada en Nueva York y de padres chilenos, titule a su debut “Sueños de Dalí” (Sony, 21), sorprende de primeras. Pero no es la única de las sorpresas que nos ha dado la carrera de una artista que ha trabajado ya con artistas como C. Tangana o Major Lazer.

Paloma Mami cita en el título de su debut en larga duración,“Sueños de Dalí”, a uno de los artistas más reverenciados, carismáticos y particulares de nuestra historia. Sorprende, pero el artista de Figueres es una de las influencias artísticas más importantes para ella. “Dalí fue una inspiración mía desde chica. Quise relacionar este disco con él porque siento que era una persona que muchos no lo entendían y lo encontraban raro, y a mí me encantaba. Su arte era sin miedo de ser diferente”, nos cuenta por Zoom desde su casa en Chile. El título, en referencia a uno de los artistas surrealistas más internacionales del siglo XX, no es más que un sentimiento compartido con él. “Nunca me pasó por la mente pensar si a mis fanáticos les gustaría el disco o si saldría en la radio. Si al resto le gusta, bacán, si no ya lo van a entender en dos años”, agrega.

“Ahora soy mucho más madura y he evolucionado, no solo musicalmente sino como persona”.

Paloma Mamies el nombre artístico de Paloma Rocío Castillo Astorga (Nueva York, 1999), hija de la globalización y de la mezcla de géneros musicales con fronteras ya diluidas, especialmente, gracias al boom digital. Su música se basa en el reggaetón, el trap y el R&B pero bebe de una multitud de estilos diferentes, como la bossanova. “Soy de Nueva York y de Chile, así que esa mezcla musical es perfecta para describir como soy hoy día”, confiesa. Tras casi tres años de carrera y con un éxito alcanzado supersónicamente con singles como “Not Steady” –su primera canción, sacada en 2018– o “No te enamores”, Paloma ya ha tenido ocasión de saborear la fama, para bien y para mal. Pero, a pesar de recibir críticas, ha querido demostrar que vale por su propio arte y su manera de encarar este proyecto. Por ello, no ha querido incluir ninguna colaboración en su debut. “Me hice esa promesa a mí misma, quería demostrarme que podía llegar a donde quiera sola y con mi talento”. Anteriormente, solo colaboró con C. Tangana en el famoso “No te debí besar”, producido por Alizzz. “Mi disquera [Sony] fue la que hizo ese junte. Ellos me mostraron un par de canciones y de ahí escuché esa, elegí grabarla y escribí mi verso”.

De raíces latinas, pero de base neoyorquina, existió la duda de cantar en español o inglés. Paloma Mami apostó a la lengua materna y se mudó a Chile para encarar su carrera. “Mucha gente se sorprendía cuando les decía que me mudé de Nueva York a acá porque normalmente es al revés. Pero si no fuera por eso, no sé qué tipo de artista sería hoy día. Gracias a haberme mudado aquí estoy haciendo lo que estoy haciendo ahora”. A los dieciocho años, participó en el programa de televisión chileno de talentos musicales “Rojo, el color del talento” (TVN), pero lo abandonó a las dos semanas por no sentirse cómoda con las pautas de la organización. Poco antes había lanzado “Not Steady”. “Pasó muy rápido todo. Nunca había entendido nada de la industria musical. Ahora soy mucho más madura y he evolucionado, no solo musicalmente sino como persona. A esa edad tenía mucha presión”, explica, y agrega: “Este disco va a ser para mí el inicio de mi carrera, ahora es cuando todo empieza”.

“Nos falta mucho a donde deberíamos estar, porque todavía hay muchos más hombres que mujeres en la industria”.

“Sueños de Dalí” es un disco de pop, reggaetón y trap cantado en español con trazas en inglés y que se expande en un universo conectado con otros gustos de Paloma, como los videojuegos en el videoclip de “Goteo”, en el que alude al “Mortal Kombat” –una canción, por cierto, co-escrita por Rosalía y producida por El Guincho–. Si bien armó la mayor parte del disco antes de marzo de 2020, se vio forzada a parar la edición de su disco el año pasado. “Nos atrasamos un poquito, pero todo pasa por algo y aquí estamos. Durante la cuarentena estuvimos masterizando la música y planeando todos los vídeos. La cuarentena nos lo puso difícil”. Sin embargo, cuenta, la música le salvó ese tiempo de encierro. “Tenía un estudio en mi closet del departamento de Puerto Rico, y me encantaba, cada día hacía cosas nuevas”.

Llegó a Chile en 2018, un año antes del estallido social que movilizó gran parte del país y que culminó en el referéndum de la nueva constitución en octubre de 2020. “El cambio se viene y va a ser algo muy bueno para el país”, confiesa Paloma, aunque critica que el establishment político no hubiese hecho nada antes: “Creo que es increíble que la voz del pueblo pueda ser escuchada y es loco que tengamos que llegar a ese punto para que nos escuchen”. Un cambio, ya a nivel global, que también reivindica a través de la crítica al patriarcado no solo en canciones como “Mami”, sino en todo su día a día. “Hace cuatro años no hubiera visto cómo están todas las mujeres hoy día, es muy distinto. Pero nos falta mucho a donde deberíamos estar, porque todavía hay muchos más hombres que mujeres en la industria”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.