Oda a la oscuridad
Entrevistas / The Mary Onettes

Oda a la oscuridad

P. Muñoz — hace 12 años
Fotógrafo — Archivo

‘Dame los ochenta y te haré un himno’ podría ser el lema del cuarteto sueco, que se presenta con un disco homónimo en Labrador (Popstock! en España) que muchos matarían por firmar. Este mes de septiembre están de gira, estas son las fechas: 26 Madrid (Moby Dick Club), 27 Zaragoza (Centro Cívico Delicias), 28 Barcelona (La [2]), y 29 Bilbao (Fiesta presentación del Bilboloop).

A los cuatro de Torpa (un pueblecito cercano a Goteborg, Suecia) no han dejado de lloverles comparaciones con los grandes nombres de los ochenta desde que, en abril de este año, se publicara su debut en Labrador -sello cuyos fichajes suelen ser garantía de calidad-. The Mary Onettes (no confundir con los escoceses Marionettes, a los que por cierto no tienen el gusto de conocer) son Philip Ekström (voz y guitarra), Henril Ekström (bajo), Simon Fransson (batería) y Petter Aguren (guitarra) y llevan intentando conquistar al mundo con sus canciones desde 2000, aunque sin demasiada fortuna hasta que Labrador se cruzó en su camino.

“Mi cantante favorito ahora mismo diría que Adrian Borland, de esa vieja banda llamada The Sound (que no es esa mierda de grupo sueco, The Sounds)”

Está claro que con el talento no basta y que la inexperiencia juega malas pasadas. Al habla, Philip Ekström: “El primer sello que se interesó en nosotros fue TMC Records, pero no tenían dinero y al poco nos dimos cuenta de que tampoco el espíritu adecuado para publicar nuestra música, así que ¡saltamos de ese tren!”. De aquel primer intento fallido saldrían las canciones que compondrían, poco más tarde, su Ep para la multinacional Sony/Bmg (en 2005), con la que tampoco hubo consenso pero sí disco. “Había un tipo trabajando allí al que le gustaba nuestra música y quería grabarnos un Ep. En ese momento nos pareció genial, pero con el tiempo hemos visto que no lo fue… Fabricaron quinientas copias y sólo vendimos cuatrocientas. Supongo que esperaban más, tienen una manera extraña de trabajar con los grupos pequeños. Sabiendo lo difícil que está el mercado podrían haber hecho un esfuerzo de promoción mayor si pretendían que vendiéramos mucho. ¡Son una jodida gran compañía de discos! Pero bueno, ¿a quién le importa?”. De allí escaparon con su primer Ep bajo el brazo, que contenía cuatro temas que no están en su debut y hoy por hoy son inencontrables. Dos años, dos Ep’s más y álbum mediante parece que el viento empieza a soplar a su favor. Sirva de anécdota que sus canciones “Lost” y “Explosions” aparecieron en la serie de éxito “Anatomía de Grey”, y no puede ser sólo una casualidad. Cuando el río suena, ya se sabe… y The Mary Onettes están últimamente en boca de la prensa y el público más avispado, a pesar de que todavía no les ha dado tiempo a salir demasiado de su país. En Suecia, “nuestros conciertos ahora están muy llenos, supongo que eso significa algo”; y en España ya se ha hecho la quiniela de influencias: Echo And The Bunnymen, New Order, The Cure, The Jesus And Mary Chain, The Church… comodines de los hypes más recientes, aunque en su caso la comparación suele ir acompañada de alabanzas. En su disco se pueden contar al menos cinco muy buenas razones (“Void”, “Pleasure Songs”, “Slow”, “Explosions”, “Lost”) para escuchar a The Mary Onettes con detenimiento. “Creo que está bien que nos comparen con estas bandas. Lo que más tenemos en común es el sonido, un sonido nada moderno que hace que las canciones sean mucho mejores. Si me preguntan quién es mi cantante favorito ahora mismo diría que Adrian Borland, de esa vieja banda llamada The Sound (que no es esa mierda de grupo sueco, The Sounds). Ah y, siempre, Kate Bush”. Las letras de Ekström, líder y principal compositor de la banda, acompañan al regusto ochentero: escarban en el dolor del desamor y lo presentan tal cual, pero con un envoltorio deslumbrante. Es como si siguieran las andanzas de un personaje que nunca acierta en sus relaciones amorosas y, a pesar de todo, sigue creyendo en la redención del amor como única vía para huir de la oscuridad. “No soy especialmente pesimista en la vida real, pero cuando escribo me gusta explorar mi lado oscuro; siempre encontraré cosas más interesantes allí. A veces hablo de mí, pero muchas otras trato de imaginar cómo se sentiría otra persona en esas situaciones”. El primer single del álbum es también la canción que abre el disco y ya tiene su correspondiente videoclip en YouTube: “Pleasure Songs”. “Lo rodamos en un día muy frío, en un lugar de Estocolmo llamado Ekerö. Fue muy divertido, pero también muy estresante. Estaba pensado como una pequeña historia pero resultó algo caótico y no nos dio tiempo a rodarlo todo. Lo ha dirigido nuestro teclista en los conciertos, Petur Morgensen”. La gira española arranca el 26 de septiembre en Madrid, pasará por Zaragoza (día 27), Barcelona (día 28) y Bilbao (día 29) y ha levantado una expectación poco habitual con las bandas de nueva hornada. “Nunca hemos tocado en España. Esperamos pasarlo muy bien y ofreceros un puñado de buenas y explosivas actuaciones. ¡Y comer unas buenas tapas!”. Ekström termina nuestra conversación defendiéndose de los ataques que les tachan de burdos imitadores. “No creo que seamos sólo una copia. Simplemente hemos tomado prestado el sonido de una era fantástica. No hay bandas como nosotros ahora porque muchos lo intentan sin conseguirlo ya que tratan de hacerlo de una forma moderna. En cambio nosotros buscábamos que nuestro álbum diera una impresión muy poco moderna, como de hace veinticinco años, y creo que lo hemos conseguido”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.