“No somos la banda que crees que somos”
Entrevistas / The Mary Onettes

“No somos la banda que crees que somos”

José Carlos Peña — 13-04-2013
Fotógrafo — Archivo

La banda sueca lanza su tercer trabajo, “Hit The Waves” (Labrador/Popstock, 13), un álbum de vocación más rítmica, teclados infinitos, estribillos rotundos y mayor amplitud de miras. Tanta, que podría descolocar seriamente a algunos de sus fans. La propia banda se ha visto sorprendida por el resultado, cercano al pop comercial de los 80.

El guitarrista y cantante del grupo Philip Ekström nos habla, vía e-mail, del proceso de gestación de su tercer álbum, con el que la banda sueca se reinventa, asumiendo riesgos. Hartos de etiquetas, han desempolvado su colección de discos en busca de referencias casi inconfesables. El resultado son canciones de pop etéreo con un toque nostálgico.

El grupo estará actuando en España el próximo mes de mayo. Las fechas son: 8 mayo (Moby Dick, Madrid), 9 mayo (Sala Explosivo!, Zaragoza) y 10 mayo (Cine Modelo, Zarautz).

“Hit The Waves “ es un disco muy distinto a “Islands”, casi opuesto. ¿Fue una decisión consciente?

Queríamos hacer un disco más rítmico que el anterior. Además, no queríamos limitarnos a nosotros mismos. Queríamos que el proceso fuera totalmente libre. En un momento dado, decidimos hacer un manifiesto con este disco: Que no somos la banda que crees que somos. ¡Que podemos hacer lo que queramos! Queríamos abrir otras puertas e ir en una dirección más personal. Nos han denominado grupo post-punk o new wave para etiquetarnos. Y con este disco nos quitamos las etiquetas de encima. Aún así, nos sigue encantando la new wave y probablemente seguiremos encontrando mucha inspiración en ella.

¿Cómo conseguisteis este sonido tan diferente?
Queríamos que los instrumentos sonaran un poco más pulidos, en el buen sentido. Pero añadiendo, a la vez, un sentimiento extraño. Al final, creo que nos las hemos arreglado para hacer un disco muy equilibrado con el tono típico de The Mary Onettes, pero vestido con un traje distinto. Además, en “Islands” lo grabamos todo nosotros, y el proceso esta vez fue bastante diferente, pero hemos mantenido el control. Eso es algo que no queremos cambiar.

Se os ha asociado muchas veces al nuevo post-punk. ¿Cuáles han sido vuestras principales influencias esta vez?
Hemos tenido un montón de referencias distintas. Queríamos hacer más una obra de arte que el clásico disco de pop. Buceamos mucho en el pasado y escogimos algunos de nuestros placeres inconfesables. Fue muy divertido. Queríamos hacer un disco que fuese muy diferente incluso para nosotros mismos. Algunas personas lo encuentran eufórico. Para mí es justo lo contrario. No estaba en un estado muy positivo cuando escribía, así que las letras son las más oscuras que he escrito nunca. Así que es cierto que las pueden ser un poco distintas. Pero como siempre, son muy personales, es mi manera de escribir.


Es vuestro tercer disco en 12 años, parasteis durante un tiempo…Parece que no habéis tenido un camino fácil.

Sin duda hemos tenido problemas para volver a encontrar el camino tras la pausa. Pero de alguna manera, siempre hemos buscado una identidad. Hacer música es una lucha constante y no siempre estamos seguros de lo que estamos haciendo. Pero de alguna manera, esto se ha convertido en nuestra mayor fortaleza. El día en que vayamos al estudio sabiendo exactamente lo que vamos a hacer, sin esta inseguridad, habremos terminado. ¿Qué tiene eso de divertido? Siempre estamos buscando algo y Dios sabe cómo o cuándo lo encontramos.


La industria musical ha cambiado mucho en este tiempo. ¿Cómo habéis visto su evolución?

Preferimos vernos excluidos de ella. Trabajamos a nuestra manera. Queremos ser independientes y cuando las cosas se ponen complicadas, de alguna manera encontramos fortaleza en nuestra pequeña comunidad. Las cosas tienen mejor pinta cuando estás en una banda pequeña. En este momento, puedes sacar tu música inmediatamente y con Internet, conseguir atención de los grandes sites que están buscando constantemente buena música alternativa. Pueden incluir artistas más modestos en sus noticias…Hace un tiempo, con las revistas impresas, se seleccionaba más y esto era imposible.

En los últimos años, no paran de salir bandas suecas que llegan a las principales listas de lo mejor del año. ¿Cuál es vuestro secreto?

Je, je, me han preguntado esto cien veces. Y, realmente, no tengo la respuesta. Creo que somos gente muy centrada y testaruda. Nunca nos conformamos con medias tintas y siempre buscamos hacer realidad nuestros objetivos. Y otra cosa, estar centrado en algo no tiene nada que ver con ser famoso en Suecia. Va de algo más profundo: ser bueno en algo, ser consciente de la música a edad muy temprana. Yo empecé a tocar y a ir a conciertos muy joven. Y ahora que lo pienso, nadie en su momento me dijo: “hazte famoso, gana mucho dinero”, sino que oía cosas como “haz aquello en lo que crees y sé bueno en ello”. Probablemente ésta es la razón por la que la música de Suecia tiene tanto éxito.


¿Nos puedes decir algo de la portada del disco? ¿Es un cuadro?

Es una pintura y no diré nada más para no romper el misterio…

Para ir terminando, ¿vendréis a presentar el disco a España?
Espero de todo corazón que podamos volver. Lo más probable es que sea esta primavera. Me encantaría. Espero que la gente no nos haya olvidado…

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.