“No nos gusta nada ir detrás de la tendencia”
Entrevistas / Fira Fem

“No nos gusta nada ir detrás de la tendencia”

Don Disturbios — hace 6 años
Fotógrafo — Archivo

Es posible que haya un antes y un después de “Fira Fem” (Aloud, 13), segundo álbum de la banda madrileña, tramado como si de un viaje se tratara. A lo largo de su minutaje encontramos a unos Fira Fem mucho más expansivo y con ganas de agradar. Ocho temas que conforman, en conjunto, uno de los discos estatales del año.

No lo voy a negar, nunca he sido demasiado partidario de ese orientalismo new age tan burgués como repleto de ese hipócrita exceso de buenas intenciones holísticas. Sin embargo eso no quiere decir que, en el fondo, esté de acuerdo en que todos tenemos un cometido en la vida, o al menos deberíamos tenerlo. Una revista como MondoSonoro siempre ha tenido la obligación de informar y divulgar, bucear y lanzar los tentáculos en busca de propuestas que tengan algo nuevo que aportar al excesivo, por poblado, mundo de la música. Por eso produce una sensación muy agradable comprobar como Fira Fem no han parado de crecer a cada nuevo paso que daban. Un placer que aumenta cuando además te puedes colgar la medalla de que ha sido una banda a la que hemos seguido y apoyado prácticamente desde el principio, desde que llegara su primera maqueta a la redacción de Madrid, lo que les valió su inclusión dentro de nuestras fiestas Demoscópicas protagonizadas por bandas noveles.

Poco después, en la primavera de 2012, la edición de su primer disco, “Aedificatoria”, provocaba que la crítica especializada se pusiera de acuerdo en destacarlo como una obra muy de su tiempo, merecedora de ser tenida en cuenta. Pero lo que más nos ponía a todos era la certeza de que lo suyo acababa de empezar. De que lo mejor todavía estaba por venir, como así ha sido. Solo hay que dejarse llevar por las ocho canciones que conforman su segundo trabajo para comprobar que su proceso de construcción se ha expandido hacia afuera. Han dejado en cierta manera de mirarse el ombligo, para abrazar un discurso más abierto con las mismas piezas que el primero, pero creando una obra que se disfruta en su totalidad, como si de un viaje unitario por diferentes estados de emoción se tratara. (Manuel Cachero, guitarras, samples, sintetizadores) “Durante este tiempo hemos aprendido mucho y este es un disco en el que hemos tenido más en cuenta todo el desarrollo de estos dos años trabajando juntos. Es cierto que, en el primero, miramos más hacia dentro, mientras que este nuevo está más marcado por el hecho de estar tocando y ver cómo reaccionaba la gente frente a tu música. En ese sentido es un trabajo que no está hecho solo porque a ti te divierte hacerlo así, sino porque en el fondo estás haciendo algo para que la gente lo escuche y, aunque tampoco se ha hecho con la única pretensión de agradar, sí hemos procurado que los temas respiren, que los ciclos sean más largos”. Si alguien quiere comprobar desde ya que no hablamos de milongas tan propias de los que disfrutamos hablando sobre música, tan solo tienen que pinchar en su reproductor “Helicopter” y ese single determinante que es “I Fucked Fira Fem Before They Were Famous”, dos de los temas más expansivos y bailongos del álbum que van a provocar grandes dosis de hedonismo dance en sus directos. (Luis Casquero, batería, samples, programaciones). “Sí, sin duda esa es un poco nuestra máxima: hacer que la gente se divierta. Y es verdad que estos dos temas que mencionas son un poco el estandarte público de este disco y la intención puede ser, llegado el momento, que la gente baile”. (Óscar de la Fuente, guitarras, sintetizadores, voz) “Aunque quiero añadir que no nos gustan mucho los discos lineales con cortes muy parecidos entre si, con una línea muy clara y definida”.

Tanta variedad en los registros de sus canciones ha provocado que su pop-rock vanguardista con grandes dosis de electrónica y psicodelia reciba un sinfín de adjetivos y etiquetas que van del pop poliédrico al chillwave con gotas de tropicalismo, ambient o incluso math-rock. Coordenadas para enclavar su propuesta con las que ellos se sienten muy a gusto y a las que no renuncian para nada… (Óscar) “Hay gente que se queja de que les comparen con grupos y siempre piensan que el que lo hace no tiene ni idea de lo que dice. Sin embargo a nosotros no nos importa que nos comparen con grupos como Four Tet, Mount Kimble o Caribou. Son bandas que no son para nada referencias absolutas, pero sí son grupos que nos gustan y con los que estamos cómodos, así que no podemos más que agradecerlo”. (Luis) “También lo creemos necesario. Toda esta sobreinformación en la que estamos envueltos necesita tres palabras para poder definir y de esa forma saber si vale la pena involucrarte o no…”. (Manu) “Aunque también a día de hoy hay un exceso de categorización y en medios modernetes tipo Pitchfork llega un punto en el que parece que hay más etiquetas que grupos”. (Oscar) “En muchos medios se nos ha clasificado como inclasificables y eso es algo que para nada buscamos, pero con lo que tampoco estamos incómodos. De hecho nos parece muy bien…”. Aunque si hay algo que me dejan claro es que lo importante para ellos no son las etiquetas, sino el hecho de asumir riesgos… (Manu) “Si tuviera que dar claves a una persona que no conozca nuestra música le diría que hay una base rítmica potente, que hay pop, que hay electrónica y que hay una voluntad de riesgo en la forma en que se combinan todos esos elementos para que lo que se genere, si bien es muy difícil que suene nuevo, por lo menos no suene sobado, que no suene a fórmula”. (Óscar) “Hay otra cosa que añadiría y es que no nos gusta para nada ir correteando detrás de la tendencia, aunque si yo tuviera que definir nuestro sonido en dos palabras, te diría que es tan moderno como emocional o tan digital como romántico, nada más”.

Fira Fem asumen una voluntad de riesgo que los hermana con otras bandas estatales que ellos mismos me citan… (Manu) “Hay mucha gente haciendo cosas interesantes y ahora mismo lo que falta es público, pero aunque tampoco queramos formar parte de una escena, porque tampoco pensamos que la haya, sí es cierto que hay cosas muy buenas por ahí. Por ejemplo de Madrid me gusta mucho el trabajo de Edredón y también el de Oso Leone de Mallorca. También bRUNA de Barcelona y todo lo que suele editar la gente de Foehn o gente cercana de la electrónica como Talabot, Pional, The Suicide Of Western Culture o todo lo que publica Irregular como Lasers…”. Nombres todos ellos con los que comparten un background que evidentemente viene de fuera y que les puede llevar, sin ningún tipo de complejo o sentimiento de inferioridad, a incluso intentar defender su propuesta musical más allá de nuestras fronteras como por ejemplo Delorean llevan años haciendo. (Oscar) “Mientras no nos secuestren virtualmente, nos parece perfecto”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies