"Siempre me influye todo lo que escucho, que es mucho"
Entrevistas / Molina Molina

"Siempre me influye todo lo que escucho, que es mucho"

Marta Ezquerra — 31-05-2022
Fotógrafo — Archivo

El músico granadino Molina Molina es pura energía. Con melodías pop vitales y auténticos hits de festival, el autor de los álbumes “Oz” y “La gran esperanza blanca” presentará este año su próximo proyecto. Su estilo, que bebe de las grandes leyendas del pop, muta ahora hacia una apuesta más atrevida en una celebración de la vida que tiene propuesto hacernos bailar como si no hubiera un mañana.

Molina Molina forma parte del cartel del festival madrileño Dcode (17 septiembre) y ha sido uno de los artistas seleccionados en #GPS12 (Girando Por Salas), con lo que contará con diversos conciertos a lo largo y ancho de nuestro territorio.

Tú mismo te declaras poco propenso a encasillar tu música en algún género ¿Cómo definirías tu sonido a día de hoy?
Las etiquetas siempre me han parecido algo que tiene más que ver con cómo organizar los discos físicos en una tienda que con el estilo propiamente dicho. Mi música es POP, aunque quizás en nuestro país no esté muy entendido su amplio concepto.

“Siento que muero” es una de esas canciones que parece nacer para sonar en festivales. ¿Es una buena muestra del camino que vas a seguir de ahora en adelante?
A pesar de ser el último single, está funcionando increíblemente bien. Es una de esas canciones que en los primeros compases, ya te pone a bailar. En esta última etapa, todas las canciones que voy creando tienen ese espíritu festivalero y esa energía vital.

"Estoy muy contento de haberme quitado de encima gente que iba a ser muy negativa para mí, y que no tiene ni p**a idea de lo que es la música y mucho menos de lo que significa la lealtad"

En ella cuentas con la producción de Aaron Rux (colaborador frecuente de Joe Crepúsculo). ¿Cómo ha sido trabajar con él?
Llevaba siguiendo ya un tiempo su trabajo, y cuando llegó el momento le escribí a través de un amigo en común. Quedamos a tomarnos un café y nos entendimos en el primer segundo. Es un músico espectacular y sobre todo tiene una visión trescientos sesenta grados de todo. Para mí es elegancia y buen gusto y la persona perfecta para manejar todas estas canciones.

¿Cómo ha cambiado tu estilo desde “La gran esperanza blanca”? ¿Y desde los tiempos de canciones como “OZ”?
Realmente no creo que haya cambiado tanto, quizás el envoltorio, me refiero a que ahora las canciones van más vestidas de electrónica, pero por los demás, como decía antes, sigue siendo todo muy pop.

En “Últimamente” hablas sin tapujos sobre tu carrera, tu evolución artística y cómo te has liberado de ciertas cadenas que lastraban tu creatividad ¿Qué le dirías al Molina Molina de hace unos años?
Si tuviese esa oportunidad, le diría que siguiera haciendo lo que está haciendo, porque justo por eso estoy en este momento tan increíble para mí. Cierto es que estoy muy contento de haberme quitado de encima gente que iba a ser muy negativa para mí, y que no tiene ni p**a idea de lo que es la música y mucho menos de lo que significa la lealtad.

En cuanto a lo musical, “Últimamente” tenía un toque más tropical en las percusiones iniciales y algunas guitarras. ¿Cuáles son tus influencias a la hora de enfrentarte a nuevas canciones, si es que tienes a algunos artistas en mente?
Siempre me influye todo lo que escucho, que es mucho. Todo el tiempo intento estar atento a lo nuevo que va saliendo, para ver qué se cuece, pero sin dejar de lado los clásicos que me han acompañado desde siempre.

También haces referencia a cómo has dejado Warner y has ganado en independencia. ¿Cómo crees que se ha traducido este cambio en tu nuevo proyecto?
Tengo la suerte de contar con el mismo equipo con el que estuve trabajando todos esos años en Warner. Son las mejores personas que nadie podría tener a su lado, Mabel Casas y Charlie Sánchez. Me cuidan de una forma alucinante, aman la música y me hacen ser cada vez mejor.

También has trabajado con Javier Álvarez, Despistaos o Iván Ferreiro en “He vuelto a casa”. ¿Qué aprendiste de grabar con ellos? ¿Veremos más colaboraciones en el próximo álbum?
Siempre se aprende de musicazos de este nivel. Con cada uno me llevo las mejores experiencias. Soy muy fan de las colaboraciones y, como no podía ser de otra forma, en el nuevo disco también las habrá. Todos y cada uno de los invitados a mis canciones no son simplemente colaboraciones sino músicos a los que admiro y que disfruto al máximo.

Mientras la cuarentena llevó a otros artistas a crear unos temas más melancólicos, en este tiempo has publicado algunos de tus hits de pop más vitales y optimistas. ¿El peso de la pandemia ha influido en el resultado de tu nueva música?
No sé si realmente ha sido la pandemia o mi estado vital. Necesitaba esas canciones, soltar toda esa energía contenida durante años. Alguien dijo alguna vez, que cada disco es una foto fija del momento en el que uno se encuentra y escuchando mi nuevo disco creo que estoy en mi mejor etapa.

Has inaugurado la temporada con la asistencia a dos grandes festivales como el San San y Warm Up. ¿Tenías ganas de retomar el directo?
Nadie puede imaginarse las ganas que tenía de pisar un escenario, y aunque después de la pandemia he tenido la suerte de actuar en la Sala El Sol y varias salas del país, no tiene comparación con pisar el escenario del San San. Ha sido una experiencia religiosa. Poder ver las caras de toda esa gente liberada y compartir risas con otros compañeros en camerinos no tiene precio. Espero que nos veamos en los que vienen y lo demos todo.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.