Mi vida, mis gustos y mis sentidos
Entrevistas / Manu Chao

Mi vida, mis gustos y mis sentidos

Don Disturbios — 15-06-2001
Fotógrafo — Archivo

MUCHO TIEMPO NOS HA HECHO ESPERAR MANU CHAO PARA PODER DISFRUTAR DE SUS NUEVAS CANCIONES. TRES AÑOS EN LOS QUE HA PASADO DE TODO, PERO EN LOS QUE, SOBRE TODO, MANU HA RENUNCIADO A CONVERTIRSE EN EL PROFETA DE LA ANTI-GLOBALIZACIÓN QUE EL MUNDO LE EXIGÍA. MANU CHAO HA HECHO UNA PROFUNDA REFLEXIÓN SOBRE LA INSTRUMENTALIZACIÓN Y EL USO QUE EL SISTEMA HACE DE UNO MISMO. DESCUBRE EN ESTA ENTREVISTA PORQUE EL EX MANO NEGRA NO QUIERE CANTAR SOBRE LAS INJUSTICIAS DE ESTE MUNDO O AL MENOS NO EN ESTE “PRÓXIMA ESTACIÓN ESPERANZA” (CHEWAKA, 01).

Encumbrado por la crítica especializada y por un público que siempre se mantuvo fiel a su legado, Manu Chao se encontró, tras el rotundo éxito de su primer disco en solitario, en una posición mucho más cómoda y privilegiada que le aseguraba un control total y absoluto sobre su vida y sobre su carrera. Una libertad de acción muy alejada de lo convencional y que, lamentablemente, no es nada común en un mundo en el que el artista es tratado por sus mandamases como un simple producto para el consumo. Por eso a todos los que, por un motivo u otro, seguíamos de cerca sus últimos devaneos, no nos extrañaba tanto ver cómo caían las hojas del calendario sin que Manu diera continuidad a su “Clandestino”. Todo lo que era válido para los demás, no lo era para él y si hace un año consideraba mucho más importante aprovechar la ocasión que se le presentaba para montar una banda, el disco bien podía esperar unos meses más, para total desespero de su discográfica. “Después de “Clandestino” pensaba sacar discos mucho más a menudo, lo malo es que me fui otra vez mucho de viaje y en lugar de acabar lo que tenía, volvía a grabar más y más. Ese es siempre mi problema; que grabo, grabo y grabo, pero siempre me cuesta acabar. Luego la segunda razón por la que he tardado tanto es porque se montó la banda y eso me descarriló del disco durante un año”. Un disco que ya evidencia, tras las primeras escuchas, que bebe directamente de las fuentes de su antecesor. No en vano, ha sido catalogado por el propio autor como de “hermana pequeña” del primero y no va a dar lugar a grandes sorpresas en lo que a su textura musical se refiere (y más si eres de los que ha visto a Manu en concierto durante estos últimos meses).

“Si escribo con contenido social, el único acto político que puedo hacer es meterlas en internet de forma totalmente gratuita”

Sin embargo, si es un disco que abre una nueva dimensión en sus letras. Y lo hace porque se aleja totalmente, y a sabiendas, de su universo más social y político, para entrar en un plano mucho más personal o íntimo (“Me gustas tú”, “Mi vida”, “La marea”) o lúdico-festivo (“La vaca loca”, “Trapped By Love”, “Papito”). “Cuando grabo intento pensar lo menos posible. Intento tener el menor concepto posible de lo que grabo. Si hay un concepto tiene que salir naturalmente y ahora me estás descubriendo algo en lo que no había reparado y que me parece muy interesante. Si estoy hablando más de mí mismo en este disco, me parece muy bien. Me ha gustado más que me lo digas tú que si me lo hubiera planteado yo mismo de antemano”. Admitido el cambio, nos cuesta imaginar a Manu Chao despojado de su estela política. Nos cuesta verlo renunciando a su papel de garante de los desheredados cuando absolutamente todos estábamos empecinados en otorgarle un papel que, por sus responsabilidades, pesaba injustamente demasiado… “Vivimos en un mundo en el que la rebeldía es un instrumento de marketing que te cagas y quiero evitarlo. Mi trabajo y mi manera de ganarme la vida es mi música y yo me considero un artesano de la música. Si gano dinero con esa labor no se me plantea ningún problema, pero no quiero ganar dinero con mis ideas políticas porque mucha gente ve que estas son más importantes que mi música. Debo tener cuidado para no mezclar el negocio con mis ideas”. Un considerable cambio de actitud que va a sorprender a más de uno y que va a descolocar a todos aquellos que hicieron de él un mito más allá de su innegable valía como músico… “En “Clandestino” no me planteaba el problema porque no pensaba vender más de mil copias o al menos no me planteaba lo que pasó luego. Pensaba vender mucho más en España y vender cero en Francia, ya que era un disco totalmente en castellano y muy diferente de Mano Negra. Estaba a miles de kilómetros de pensar que iba a vender un millón de copias en Francia y entonces no me planteé este problema pero ahora que se que este disco, aunque sea una mierda, se va a vender porque está sujeto a la inercia del mercado, ha sido cuando he dicho ¡cuidado!”. Siempre a contracorriente, Manu tiene la capacidad de hacer justo lo contrario de lo que la gente espera de él. Lo que es perfectamente válido y lícito para la mayoría, es sabiamente desestimado por el exMano Negra, tras la profunda reflexión que acompaña todos sus pasos. “Veo tantas veces que por ahí se están utilizando las ideas políticas para vender y veo la rebeldía utilizada como un instrumento de marketing muy fuerte para Levi´s, para MTV, para Nike, que tengo que tener cuidado. No quiero ser atacable por ahí. No quiero hacer un negocio. Estas son mis ideas y las comparto con todo Dios, pero cuando llegas a esas radios, así más clasicotas, en las que sabes que lo político les suda la polla; que si Chiapas, que si en el barrio de al lado se está pudriendo la gente… les suda la polla, y vas tú allí y te dicen: así que tú eres Manu Chao y lo tuyo es ser el cantante político, pues les dices: ¡vete a la mierda! tío, esa es mi vida privada, no me vengas con el tinglado ese de intentarme presentar como un detergente. ¡Hala! el cantante rebelde, pues ¡jódete! no soy el cantante rebelde porque es muy fácil explicarme así, búscatelo un poquito más. Me valen mis acciones, me vale lo que hago, me vale que en la prensa repercuta lo que estamos haciendo por aquí o por allá, pero eso del cantante rebelde ¡a tomar por culo!, es un paquete de lejía más”. Contundente, claro, duro alejado de maniqueismos y demagogias, Manu Chao expresa la necesidad de no ser víctima de la perversa maquinaria en la que se basa el sistema para convertirte en un fenómeno de feria listo para ser expuesto. Un engullimiento por parte de los mass media que lo trivializa todo y del que hay que huir a toda costa sino quieres ser instrumentalizado, perdiendo toda tu esencia. Por ello y sintiendo la necesidad de protegerse, no renuncia a componer temas más explícitos, pero cambiando su estrategia de distribución. “Si escribo canciones políticas o con contenido social, el único acto político que puedo hacer es meterlas en internet de forma totalmente gratuita. De hecho estamos montando una página web que se va a inaugurar ahora pero, para que sea realmente interesante y tenga todo lo que quiero que tenga, necesito tres años para desarrollarla. Ahora estamos plantando la semilla”. ¡Ah Internet, Internet! Para algunos artistas una auténtica bestia parda que amenaza peligrosamente sus royalties, para otros una oportunidad única para exponer su trabajo y romper ese condenado ostracismo al que te somete el anonimato. Pocas veces unos y otros han estado tan en desacuerdo. Sin embargo, nuestro protagonista ve un mar de posibilidades en ese basto universo de cibernautas. “El otro día estuve en una okupa de Milán y en una habitación estaban metidos unos hackers que me hicieron alucinar. Se pueden hacer mil cosas. Tienen truquillos para petar la web oficial de la ciudad de Milán o entrar en tu correo como si tal cosa… Son unos piratas que te cagas y este es un circuito tan interesante que me gustaría utilizar”. Siempre atento, siempre dispuesto, siempre en continuo viaje y con el corazón en perpetua actividad, su energía vital no parece de este mundo. Pero Manu Chao, nuestro Manu, necesita protegerse. Por eso no quiere plantearse nada a más de seis meses vista. Acaba de sacar su segundo álbum en solitario y tiene ganas de exponerlo a lo grande, y eso incluye una actuación gratuita en el Central Park de Nueva York que hará las delicias de los yanquis… “En junio empezamos una gira europea y también habrá un fecha en Nueva York. Me imagino que la compañía evidentemente estará interesada en el mercado norteamericano, pero yo fui por mí mismo a olfatear hace quince días y les he dicho que no me interesa porque es muy grande. Para a

Un comentario
  1. hi thorsten!muito giro este wesibte!!se tudo correr bem, nos vemos em malaga para jogar o eurotour.boa sorte para o us open!!nota: se ne3o entenderes a mensagem, pede e0 tua esposa para te traduzir!! beijos para os dois,alexandra cunha

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.