Mi Punk va bien
Entrevistas / Nuevo Catecismo Católico

Mi Punk va bien

Redacción — hace 20 años
Fotógrafo — Archivo

En un hipotético triunvirato del punk-rock nacional, Nuevo Catecismo Católico tendrían su puesto asegurado. Safety Pins y Aerobitch completarían la terna, y Cerebros Exprimidos, Señor No y Discípulos de Dionisos permanecerían al acecho.

Los Catecismo confirman que su reino no es de este mundo con un mini-Lp –«To Hell And Back»– que publican con Punch, el sello de Laura Pardo (Aerobitch). «Javi No Tomorrow estaba muy liado, porque ya había sacado este año el disco de Señor No, y otro más, y ahora iba a centrarse más en la distribución. Laura nos comentó de sacar este diez pulgadas, y hablamos de hacerlo completamente en inglés para poder moverlo un poco por Europa a base de intercambios». Siete temas –incluyendo dos versiones, esta vez de Mick Farren («I Don’t Wanna Go This Way») y Loveslug («Maggot Man»)- grabados en el centro cultural (antaño casa ocupada) del donostiarra barrio de Buenavista. «Sí, lo están arreglando cada día más, y ahora hay muchos grupos ensayando: Señor No, Discípulos, Los Kebras, Teen Dogs, Astrozombies, Snobs -grupo de Jorge Reboredo, ex guitarrista en NCC-. Lo han apañado bastante, pero aún quedan bastantes cosas por hacer, porque nosotros grabamos este disco el pasado invierno en un local que no tenía ni ventanas, en plan chabolista, pasando un frío de la ostia».

Es Arturo Ibáñez quien habla; él y su hermano Gonzalo formaron hace tiempo La Perrera, combo mítico –vamos, «que no nos conocía ni Dios»– que gastó en su Lp «Right Side Of Your Minds» la nada despreciable cifra de «cuatrocientas mil pesetas; tampoco es tanto, pero con los cinco discos como NCC nos hemos gastado bastante menos. En este último han sido veintisiete mil pesetas». Sí, han leído bien; no falta ningún cero. Iker y el batería Arturo completan un grupo que va mucho más allá de la independencia; mucho más que autogestión. «NCC es una pequeña empresa con varios departamentos: Gonzalo y yo componemos; luego, mi hermano nos busca los conciertos, habla con la gente de los sellos y todo eso; yo me encargo de buscar los amplis y la parte más técnica; Iker hace camisetas, su novia hace chapas –por cierto que Hellacopters lucieron una chapa de NCC durante su actuación en el Festimad del 98-, y Arturo, el batera, es el chofer».

Sin implicaciones políticas, el Catecismo se preocupa más de facturar un punk-rock incendiario («Nuevo Catecismo Católico», «En Llamas», «Aún No Habéis Visto Nada» y «Generación Perdida» lo confirman) del que ahora nos perdemos unas letras siempre por encima de la media. Arturo berreando («mira, si canto en inglés igual parece que canto mejor, porque en español parezco de Los Suaves; es igual que Xabi en Señor No, que en inglés es como si fuera de Motörhead, pero luego es como si escucharas a Extremoduro») unos temas que ahora pierden una contundencia sustituida por un punk salvaje versión callejera. «Esto es como todo. Con veintisiete mil pesetas no se puede hacer mucho más; es la mejor relación calidad-precio que puedes encontrar. Podríamos pedir medio millón para hacer un disco, pero trabajamos con colegas, y no le voy a pedir a Laura medio kilo si luego no vamos a vender más de dos mil copias. El primer Lp vendió tres mil copias, y el «Generación Perdida» estuvo sobre las mil quinientas. Eso sí, cada día hay más gente en nuestros conciertos. Pero nosotros estamos muy a gusto así, porque ya sabemos cómo van a ser las ventas y la gente que va a venir a los conciertos. Esto es un cocido en el que si sólo tienes garbanzos, pues te apañas con garbanzos; y si además tienes carne, tienes tocino, morcilla, chorizo… Entonces sale de puta madre». Miedo me da.

Un comentario
  1. Esta muy bonito el web-site creo que teonems que decir mas a la comunidad para que puedan disfrutarlo por que es bastante trabajo y ay mucha buena informacion salads y adelante muchachos good job

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.