Mentiras honestas
Entrevistas / Ainara Legardon

Mentiras honestas

Ibai Villapún — 09-06-2005
Fotógrafo — Archivo

La artista vizcaína afincada en Madrid defiende con uñas y dientes “Each Day A Lie” (Winslow Lab/Dock), su segunda entrega en solitario, un disco que sigue la senda marcada por su predecesor. Repite equipo con Chris Eckman a la cabeza y vuelve a derrochar honestidad en un álbum que la confirma como uno de los mayores talentos españoles de la canción de autor en clave de folk-rock.

Ainara LeGardon nos obsequió en 2003 con el soberbio “In The Mirror”, un disco debut arrebatador, fruto de cinco años de duro trabajo, y que servía para ahuyentar a puñetazos todos sus fantasmas sin la necesidad de utilizar violentos riffs de guitarras, ásperos ritmos de batería o registros vocales chirriantes. En “Each Day A Lie” repite fórmula. Vuelve a confiar en Chris Eckman, de The Walkabouts, como productor y David Jiménez (ex de A Room With A View) al bajo, Iosu López a la viola y Al DeLoner (de Midnight Choir) a la armónica, piano y guitarra se unen a los ya habituales Ager Insunza y Hannot Mintegia (de Audience) y al veterano Carlos Torero. También el diseño del disco es prácticamente calcado al de su debút. Tan sólo varían las fotografías. ¿Estamos ante la segunda parte de “In The Mirror”? “La continuidad en cuanto a la presentación del disco es totalmente premeditada. ´Each Day A Lie´ no podría haber nacido de no haber existido previamente ‘In The Mirror’. En el nuevo disco hago referencia en muchas ocasiones al primero y, en cierto modo, se trata de su continuación. Aún así, quería que supusiera un paso adelante. ´In The Mirror´ es un disco único, con una magia y una inocencia especial. No podía pretender hacer algo igual. Mi forma de componer ha variado en estos últimos años y, por ello, tenía que variar también la forma de arropar esas composiciones. La grabación de los temas, que se realizó en directo, implica un sonido concreto y una sensación de ´banda´ en el sentido más clásico, a lo Neil Young & Crazy Horse, a lo Magnolia Electric Co…”.

“Este disco habla de verdades y mentiras, de fantasía y realidad y de dolor y calma y sus textos son mucho más violentos que los de mi debut”

A pesar de esos cambios, “Each Day A Lie” viene a confirmar lo cómoda que se encuentra Ainara LeGardon practicando ese folk-rock fronterizo y crepuscular que prácticamente ha hecho suyo y que le da pie para exteriorizar con una crudeza y una sinceridad sorprendentes unos sentimientos que, por su fuerza, chocan frontalmente con los ritmos reposados que los acompañan. “Los textos en este disco son mucho más violentos y contienen mucho más resentimiento que en el anterior. Creo que lo que los hace especiales es el contraste entre lo que estoy diciendo y cómo lo estoy diciendo. Por ponerte sólo un ejemplo, una de las frases más duras que he escrito nunca, ´You are as dead as the one who can´t be further away´ -estás tan muerto como el que no puede estar más lejos-, está cantada con una de las melodías más dulces del disco”. Los textos violentos y duros a los que hace referencia la propia artista son una constante en la obra de la ex vocalista y guitarrista de Onion. Nos preguntamos si esta terapia de expulsar todo lo que te remueve las entrañas surte efecto: “Escribir ´In The Mirror´ me sirvió para evolucionar en mi propia realidad. Precisamente eso es lo que representa ´Each Day A Lie´, una evolución que habla de verdades y mentiras, fantasía y realidad, dolor y calma. No creo que sea más optimista que el anterior, aunque sí más maduro. A través de él, trato de aceptar mi realidad tal como es. Este disco ha dolido mucho más que el anterior, en parte porque he tenido dos años para componerlo, mientras que los que empleé en componer ´In The Mirror´ fueron cinco. Son sentimientos de igual intensidad, experimentados en menos de la mitad de tiempo”. En cuanto a lo autobiográfico de su obra y la sinceridad y honestidad de la misma, Ainara LeGardon se muestra rotunda. “No creo que la honestidad tenga que ver con trasladar tu vida real a tu obra. Hay autores que, sin buscar inspiración autobiográfica, firman obras maravillosas, y otros que, aún basando su trabajo en experiencias personales, no hay por dónde cogerlos. La honestidad va más allá de las fuentes de inspiración. Sin embargo es algo que, aún siendo intangible, se percibe muy fácilmente”. Por último, no queremos despedir a una de las mujeres con mayor talento de nuestra escena sin pedirle su opinión acerca de la tan llevada y tan traída paridad. ¿Son trasladables estas demandas al mundo del rock and roll? “A veces se nos da demasiada cancha por el simple hecho de ser mujeres. No por ser minoría en el mundo del rock nos merecemos una atención especial. La diferencia entre un artista y otro no debe venir marcada por su sexo, sino por su talento, y el talento no tiene género. La clave está en tener bien claras las razones por las que te dedicas a esto, estar convencido y hacerlo lo mejor posible. La única persona que ha de estar convencida de lo que hace soy yo, y lo estoy. Quizá sea eso lo único que podría destacar de mi proyecto: absoluta convicción”. Damos fe de ello.

Un comentario
  1. vengo aqued una y otra vez, que preciosas son, Myriam! Me rehlfica el colorido de las fotos, la alegreda que desprenden, y la idea de los globos ha sido genial. Desde luego la modelo es estupenda, pero el resultado final es impecable! Felicidades!

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.