“Para nosotros Mareta Bufona lo es todo”
Entrevistas / Mareta Bufona

“Para nosotros Mareta Bufona lo es todo”

Redacción — 21-05-2020
Fotógrafo — Carlos Barruz

Los descubrimos con el EP “Molt honorable” (Bones Festes, 14) y tuvimos que esperar tres años para volver a saber de ellos con la aparicion de su primer largo “Vine al camp” (Bones Festes, 17).

En algún lugar donde coinciden la mágia melódica de Teenage Fanclub, el pulso distorsionado de Hüsker Dü y la querencia por las raíces de Wilco; el cuarteto de Vilanova i la Geltrú Mareta Bufona, o lo que es lo mismo Llorenç Orriols (voz y guitarra), Marc Bala (voz y guitarra), Roger Ribera (bajo) y Sergi Rigol (batería), se descuelgan ahora con “L’amic mecànic” (Bones Festes, 19), su trabajo más afinado hasta la fecha.

Insitís en que tenéis la sensación de que ha pasado mucho tiempo desde vuestro anterior disco, “Vine al camp” (Bones festes, 2017), y tan solo han sido dos años, un período más que habitual entre un álbum y su relevo.
Llorenç Orriols: El problema es que al principio nos flipamos, quisimos ir muy deprisa. En julio de 2018 ya teníamos dos temas de adelanto creyendo que grabaríamos el siguiente febrero y publicaríamos en primavera. Al final todo se ha ido atrasando un poco. La grabación se retrasó, las mezclas se retrasaron…
Marc Bala: Creo que esta sensación nace, no tanto por el tiempo que ha pasado entre uno y otro disco, sino por, como explicaba Llorenç, haber empezado tan rápido a trabajar en “L’amic mecànic” (Bones festes, 2019) y haber tardado todo un año en acabar de darle forma.

¿Por qué esta demora de un año?
Llorenç Orriols: Por diversas razones. Una primera es porque nos costó mucho disponer de fechas con Joel Condal. Joel es técnico de sonido y productor y ha trabajado con gente como Ramón Mirabet, La Pegatina, Blaumut o Intana. Aunque lo ha producido nuestro amigo Vidal Soler, queríamos que fuera Joel quien nos grabara el disco. Es un tipo que va a full de trabajo. Es muy difícil que disponga de un espacio de tiempo suficiente para grabar un disco. De hecho, grabamos aquellos dos temas en julio de 2018 porque nos avisó que tenía tres días libres y que si queríamos nos los reservaba. Dijimos que sí para tener un adelanto y volver a encerrarnos cuando dispusiera de más tiempo. El problema es que no estuvo libre hasta el abril del año siguiente. Y con las mezclas también tuvimos problemas. Nos las tenía que hacer primero alguien que un mes después de enviarle el material nos dijo que no podía… Y así.
Marc Bala: Todo esto y que no hemos dado ningún paso sin estar antes plenamente seguros de lo que hacíamos. Si hemos tardado es porque hemos hecho el disco que teníamos en mente. No hemos dejado que las prisas influyeran en el resultado del disco. Hemos sido muy exigentes con nuestra música y con lo que queremos hacer.

¿Cómo vivís la música? ¿Qué importancia tiene el grupo en vuestras vidas?
Marc Bala: Nosotros vivimos Mareta Bufona y la música de forma muy seria e intensa. En nuestro día a día, no hacemos separaciones entre lo que es el grupo, el trabajo y nuestra vida particular. Para nosotros Mareta Bufona lo es todo. Somos amigos y tenemos un grupo, todo va en uno, no hay fronteras divisorias. Todo es Mareta Bufona.
Llorenç Orriols: Cada día nos escribimos, nos pasamos música que descubrimos, un link de un vídeo que nos ha gustado, algo que hemos leído que nos ha parecido interesante. Seguramente damos más importancia a la visión artística de la banda que no a la empresarial. Con ello quiero decir que qué más da sacar el disco antes o después, si no vamos a obtener un gran rédito económico. Ante tal situación, hemos priorizado la parte artística y hemos esperado hasta estar totalmente satisfechos con todo lo relacionado con el disco.
Marc Bala: Trabajamos de forma totalmente ajena a la industria discográfica. No somos un grupo que sonemos actual…

Tampoco sonáis añejos ni caducos…
Marc Bala: Porque vivimos aquí y ahora. No somos unos nostálgicos retrógrados que creamos que nuestros discos deben sonar como los de hace 30 años. En este sentido, probablemente somos más románticos que clásicos. Somos un grupo que está atento a lo que se cuece actualmente pero atrayéndonos otras maneras de hacer que nada tienen que ver con la música urbana o mestiza tan en boga actualmente.

¿Cómo os definiríais como músicos o como amantes de la música?
Marc Bala: Soy el músico que soy por la música que escucho. Y tengo un motor melómano porque soy músico.
Llorenç Orriols: Somos músicos que escuchan mucha música.
Marc Bala: Y creo que como nosotros, muchos otros. Escucho, por ejemplo, el último disco de Manel y veo detrás un universo súper interesante. Aun así, y ahora abriré un nuevo melón, con el tema de las influencias hay que tener mucho cuidado.

¿En qué sentido?
Marc Bala: Muchas veces los grupos solemos citar referencias e influencias, y luego lo que hacemos no tiene nada que ver con las bandas que hemos citado. Una cosa es que te gusten y otra que te influyan. Seguramente este es el disco en el que menos influencias reivindicamos. El disco en el que hemos mirado más hacia adentro y menos hacia fuera.
Llorenç Orriols: Después de un EP y un disco, sabemos quiénes somos. Ya nos hemos mirado diversas veces al espejo y nos conocemos mucho mejor.

¿Cómo es el proceso creativo de Mareta Bufona?
Llorenç Orriols: Cada uno de nosotros trabajamos de forma autónoma hasta que nos juntamos en el local y ponemos en común todas las ideas que hemos tenido individualmente.
Marc Bala: Para mí el titular sería que trabajamos mucho a través de notas de audio de WhatsApp. Las primeras ideas de Llorenç para este disco que he escuchado fueron audios de él cantando y tocando la guitarra española que envió al grupo que tenemos en WhatsApp. Cuando enviamos las notas, viendo las reacciones de los otros ya sabemos si aquello tendrá recorrido o no. Por ejemplo, yo envié una canción muy sencilla, de tan solo tres acordes. No estaba muy convencido, pero la respuesta del resto fue muy entusiasta y ha acabado entrando en el disco. Nos conocemos muchísimo y ya sabemos si el resto nos comprará o no una idea. Siempre hay la tentación de colar cosas que has hecho que te molan mucho pero que sabes que al resto no les gustarán. Y, evidentemente, no colan. Es como cuando intentas colarte en un lugar en el que sabes perfectamente que te pillarán.

El disco, como explicabais, lo ha producido Vidal Soler, otro ilustre de la escena de Vilanova, compañero tuyo, Marc, en Copa Lotus, además de tocar con Xavier Calvet y Els Pets.
Marc Bala: No quisiera restar mérito a su trabajo como productor, que ha sido genial, pero que se incorporara al proyecto es algo totalmente lógico, ya que, aunque no sea miembro como músico, él también forma parte de Mareta Bufona. Ha sido como incorporar una quinta voz muy próxima a nosotros.
Llorenç Orriols: Aun estando dentro, podía ofrecernos una visión desde el exterior y romper con las dinámicas y rutinas que tenemos desde hace año.
Marc Bala: Vidal se lo tomó como un reto profesional. Aunque nosotros lo tratáramos de colega, él no venía a trabajar como colega sino como productor.
Llorenç Orriols: Y pese a que le tratábamos de colega, desde el principio también tuvimos muy claro que le legábamos cierta autoridad y la respetaríamos.
Marc Bala: Era la figura perfecta. Vidal tiene una visión súper profesional de la música con unos conocimientos tanto técnicos como melómanos impresionantes.
Llorenç Orriols: Es alguien que sabe moverse muy bien entre el academicismo y la calle. Entiende perfectamente nuestro lenguaje pero a la vez te aporta aspectos técnicos que desconocías. Puso orden en nuestro caos y ayudó a que los temas crecieran. Se lo ha currado muchísimo. Durante los seis meses que duró el proceso creativo estuvo en todos y cada uno de los ensayos tomando notas.
Marc Bala: Y además, como decíamos, nos une una amistad de muchos años. Para su madre soy como otro hijo. Hemos pasado muchas noches y, sobre todo, muchas mañanas de resaca juntos.

Además, en sus letras, este es un disco en el que las relaciones humanas están muy presentes.
Llorenç Orriols: Totalmente. No fue nada premeditado pero salió así. Es algo de lo que nos hemos dado cuenta al acabar el disco.
Marc Bala: De hecho, durante la grabación, Vidal escribió un post que me sorprendió mucho, porque no lo habíamos hablado nunca pero yo sentía lo mismo que él estaba expresando en lo que escribió. Vino a decir algo así como que por primera vez sus amigos y él estábamos haciendo un disco en el que dejábamos las influencias en casa y hablábamos de lo que nos estaba pasando. Y es cierto. No creo que estas sean canciones autobiográficas, pero sí basadas en hechos reales.
Llorenç Orriols: Son letras que tienen un punto de guionista o monologuista. En el sentido que cogen vivencias reales para deconstruirlas y a partir de ellas crear algo nuevo. Historias personales pero universales, que si nos pasan a nosotros le pueden pasar a todo el mundo.

De esto, mezclado con vuestro particular sentido del humor, salen unas letras de un surrealismo realista genial. Hechos cotidianos narrados a través de un filtro algo delirante.
Llorenç Orriols: He llegado a la conclusión de que solo se pueden escribir buenas legras así, hablando de lo que conoces o has vivido. Al menos así es como me funciona a mí. No podría escribir sobre cosas que sucedieron en la Edad Media porque tendría que coger libros y ponerme a estudiar.

Y formar una banda de metal épico.
Llorenç Orriols: También. Pero igualmente me tendría que documentar. Pero cuando te pasa algo o ves o te explican algo que crees interesante es mucho más fácil escribir sobre ello.

El disco lo habéis publicado, una vez más, a través de vuestro propio sello, Bones Festes.
Marc Bala: Bones Festes es un colectivo que incide, una vez más, esta idea de amistad. Pero la nuestra no es una voluntad explicita de militancia en el underground y el do it yourself. Básicamente, hemos enviado el disco a discográficas y compañías de management y no se han presentado otras oportunidades.
Llorenç Orriols: Aunque tenemos un catálogo que no tiene nada que envidiar al de muchas discográficas, siempre digo que Bones Festes es un logo, un gmail, un instagram y una cena de Navidad.
Marc Bala: Muchas veces nos escriben bandas proponiendo que les publiquemos el disco y yo, que estoy detrás del correo, siempre les advierto de eso mismo, que somos poco más que un logo. Nos lo hacemos todo nosotros mismos. No somos una banda conformista, pero sí que siempre nos hemos puesto por delante fitas asumibles a corto y mediano plazo. Y creo que nos funciona. En una entrevista nos preguntaron en qué festival nos gustaría tocar. Respondí que en el Pingüí de Flix. La gente pensó que era broma, pero yo lo decía muy en serio porque es un festi muy pequeño con un encanto especial. Y lo conseguimos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.