“Mareta Bufona son acordes abiertos y unos pedales de distorsión”
Entrevistas / Mareta Bufona

“Mareta Bufona son acordes abiertos y unos pedales de distorsión”

Oriol Rodríguez — 09-03-2018
Fotógrafo — Archivo

Mareta Bufona han pasado por muchas bandas y de cada una de ellas han aprendido algo. De ahí que “Vine al camp” (Bones Festes, 17) sea un disco que refleja mucho oficio y un cariño especial por las melodías más luminosas.

Marc Bala (Copa Lotus), Llorenç Orriols (Línia Maginot, Zebrass), Roger Ribera (Tokyo Sex Destruction, Parabòlic) i Sergi Rigol (Èrase una vez, Raggatuning) se dieron a conocer con el breve “Molt honorable” (Bones Festes, 14). Tres años más tarde debutan, por fin, de largo autoeditándose Vine al camp, un trabajo de muy notable pop brut, o lo que es lo mismo melodías luminosas de la escuela Teenage Fanclub embrutecidas por distorsiones al estilo de Dinosaur Jr. y reverbs que recuerdan a Yuck.

Todos tocáis o habéis tocados en bandas destacadas de la escena de Vilanova. ¿Cuándo coincidís en Mareta Bufona?
(Marc Bala) En Vilanova, más o menos, nos conocemos todos. Sergi Rigol (el batería) vino de cocinero a unas colonias donde yo iba de niño. Con Llorenç nos conocimos en un local de ensayo cuando éramos unos pipiolos. Y al Ribera ya la admirábamos de cuando Tokyo Sex Destruction.
(Llorenç Orriols) No tenemos unos inicios demasiado diferentes de los que deben tener las otras bandas. Somos amigos hace bastante tiempo. Con el Bala teníamos ganas de montar una banda y fuimos reclutando al resto por el camino. Hasta ahora hemos sido muy felices.

¿En Vilanova hay grupos malos?
(Llorenç Orriols) Ser de Vilanova nos ha influido más bien poco. Lo que quiero decir es que lo que se llama escena, en ciudades como Vilanova no deja de ser tres locales de ensayo, un par de baretos donde tocar de vez en cuando y unas cuantas personas que van montando y desmontando bandas.

Os presentasteis en 2014 con Molt honorable y hemos tenido que esperar tres años a que publicarais vuestro primer largo.
(Marc Bala) Los tiempos de la banda son la gran asignatura pendiente de Mareta. Nunca nos hemos querido autoimponer nada y siempre trabajamos cuando nos apetece.
(Llorenç Orriols) Sinceramente, el sonido de la banda no ha evolucionado absolutamente en nada en estos tres años. El único cambio es que actualmente estamos trabajando más que nunca.

Dos nombres que suelen asociarse con vosotros son Teenage Fanclub y Dinosaur Jr. ¿Qué otros grupos añadiríais?
(Marc Bala) La gracia es que cada uno tiene sus preferencias. Yo soy muy de bandas británicas de los noventa rollo The La’s o Stone Roses. Al Ribera le flipan Superchunk y Sergi, en cambio, suda un poco de todo este rollo.
(Llorenç Orriols) Tenemos, sin embargo, varios discos de cabecera que compartimos. El primero de Yuck es un ejemplo. También Grand Prix de Teenage, Days de Real Estate y el homónimo de The Pains Of Being Pure At Heart.

Se os asocia a grupos guiris pero el nombre, Mareta Bufona, lo habéis tomado de un tema de Pau Riba.
(Marc Bala) Pau Riba no es ninguna influencia. El nombre lo cogimos porque nos gustaba la sonoridad. Quedaba bien con el proyecto, pero hay muchas bandas catalanas que nos molan. Hace poco descubrimos a los Trinitat Nova y nos flipan.
(Llorenç Orriols) A mí me enamoraron bastante el segundo y cuarto disco de Senior i el Cor Brutal. Súper Gegant son otros que escucho a menudo.

Soléis describir vuestro sonido como pop brut (pop sucio). ¿Cómo definiríais la etiqueta?
(Marc Bala) Mareta Bufona son acordes abiertos y unos pedales de distorsión.

Otro de los hechos distintivos de Mareta Bufona es el humor de vuestras letras.
(Marc Bala) No creo que sean letras humorísticas, que tengan la finalidad de hacer gracia. Sí que intentamos tener una mirada relajada de las cosas.
(Llorenç Orriols) El sentido del humor está muy presente en las dinámicas de la banda, supongo que eso nos hace escribir canciones con un carácter más irónico o desenfadado.

Y como muchos otros últimamente, el disco lo habéis grabado en Cal Pau Recordings con Víctor García…
(Marc Bala) Salvo que me pillé una ciática muy heavy, todo fue muy bien. Nos gusta mucho el trabajo de Víctor. Tuvo mucha paciencia. Entendió el rollo que nos mola de alejarnos de la perfección y la técnica. Nos gusta repetir poco las cosas que ya nos suenan bien.
(Llorenç Orriols) Fue bastante frenético, ya que teníamos cinco días para grabar trece canciones, pero íbamos con mucha ilusión. El hecho de dormir allí mismo hace que puedas trabajar muy intensamente. Fue un poco como ir de colonias.

La edición del álbum la habéis financiado haciendo un Verkami.
(Llorenç Orriols) Somos pobres y después de pagarnos el disco no nos quedaba un duro para editarlo.
(Marc Bala) Exacto. Nos autofinanciamos la grabación, la mezcla y el máster. O lo editábamos en Youtube o tirábamos de amigos y familiares para dejar guita en el Verkami. Gracias a los mecenas tenemos un vinilo bien bonito, con una portada de Paula Esparraguera que nos hace vibrar.

¿Qué creéis que ha aportado el crowdfunding al mundo de la música (y la cultura en general)?
(Marc Bala) Es la primera vez que lo hacemos. No sabría responder la pregunta. En bandas pequeñas como nuestra la pasta la pone la familia, que son los que igualmente te comprarían el disco. Pero si estás pelado, va bien.

Por ahora habéis tocado básicamente en Vilanova. ¿Cuando os atreveréis a salir de vuestra ciudad?
(Llorenç Orriols) No es que nos haya costado salir de Vilanova, ¡es que aún no hemos salido! Lo que toca ahora es poder pasear la banda fuera de nuestro radio de acción habitual.
(Marc Bala) Nos gusta ser una banda local. Además, está muy de moda el rollo proximidad y Km0. Pero tenemos tantas ganas de enseñar el directo que iremos dónde sea necesario.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.