“En ningún momento hemos tenido algo similar al éxito financiero”
Entrevistas / Lower Dens

“En ningún momento hemos tenido algo similar al éxito financiero”

Cristina Pancorbo — 25-05-2015
Fotógrafo — Frank Hamilton

Con “Escape from Evil” (Ribbon Music / MAU, 2015) el cuarteto de Baltimore publica su disco más accesible pero también el más profundo, incluyendo en las letras las reflexiones de Jana Hunter sobre su problemas personales. Hablamos con ella sobre su giro al synth-pop y sobre el momento actual del grupo.

 

Tú misma has reconocido que el álbum supone un gran paso hacia delante para Lower Dens. ¿Se ha producido de manera natural o realmente estabais decididos a dar un giro con “Escape of evil” en una nueva dirección?

Creo que no era tanto que yo estuviera buscando un cambio como que me sentía atraída hacia cosas diferentes. Eso es típico de mí. Siempre que estoy trabajando en un proyecto, parte del proceso de búsqueda de la inspiración es encontrar una nueva estética o una nueva idea a seguir. Así que esta vez sucedió que... Bueno, yo estaba pasando por algunos asuntos de gran carga emocional en mi vida y me sentí inclinada hacia la música pop, que era la música que escuchaba cuando era una niña. Estaba tratando de ser fiel a mis comienzos, de volver a lo que yo era.

 

Para la grabación de vuestro anterior álbum os mudasteis a Michigan, y en alguna ocasión has llegado a comentar lo acertado y definitivo que fue esa decisión. Para este disco habéis vuelto a Baltimore para grabar de nuevo con Chris Freeland, en su estudio. ¿A qué se debió esta decisión?

Pues volvimos con Chris por dos razones. La primera, por motivos puramente económicos. No teníamos tanto dinero para trabajar en este disco como en el anterior, por lo que no tenía sentido que esta vez nos mudáramos a un estudio en alguna parte y viviéramos allí. Lo que sí tenía sentido era volver a trabajar con viejos amigos, darnos una especie de respiro mental. Y Chris es una de las personas con las que todos nos sentimos muy familiarizados. Sabemos cómo trabaja. Confío en la forma en que coloca los micrófonos a los instrumentos y creo que es un ingeniero bastante excepcional, especialmente por los precios que le está cobrando a la gente. La segunda, porque está cerca de casa. Dormir en tu propia cama es un verdadero lujo cuando te acostumbras a ir de gira.

 

¿Cómo ves ahora los comienzos de Lower Dens de hace cinco años?

Pues creo que ahora estamos en una situación similar a la que estábamos cuando empezamos con el grupo hace cinco años. Nosotros en ningún momento hemos tenido algo similar al “éxito financiero”, supongo que quizá nunca lo hemos buscado. A lo mejor creíamos que simplemente podría caernos del cielo o algo así. Somos un poco mejor de lo que éramos entonces, cuando literalmente deshidratábamos comida para llevarla con nosotros porque no podíamos darnos el lujo de comer fuera y cuando dormíamos en los suelos que nos ofrecían o directamente en la furgoneta. Malvivíamos, era un estilo de vida muy transitorio. Fue muy muy difícil, pero al mismo tiempo era divertido o gratificante. Simplemente, sentíamos que hacíamos lo correcto porque estábamos haciendo lo que queríamos hacer. Artísticamente estábamos haciendo exactamente lo que queríamos así que cualquier otra cosa, cualquier dificultad inherente a todo esto, era solo parte del paquete.

 

En el disco colaboran Ariel Rechtshaid y John Congleton. ¿Cómo surgió su presencia?

Bueno, en ambos casos tenemos amigos en común en la industria. Yo sabía de la obra de Ariel porque trabajaba con Cass McCombs, que a la vez es amigo mío y uno de mis músicos favoritos. Trabajó con ellos en un disco que sigue siendo uno de mis preferidos, “Catacombs”. Casi por aquel entonces también recuerdo a Chris Coady mencionando a Ariel, y un amigo de Baltimore que también trabajó con Cass dijo que le adoraba. Así que me puse en contacto con él antes de que grabáramos “Nootropics” por si podía trabajar con nosotros y aunque no pudo ser tuvimos una buena conversación y mantuvimos el contacto. Cuando llegó el momento de grabar este disco volvimos a hablar con él para que se encargara de la producción pero su agenda estaba tan llena que no podía, así que limitamos la colaboración con él a encontrar el tiempo suficiente para hacer una canción juntos.

Y sobre John Congleton, los dos somos de la misma parte de Texas, así que llevaba oyendo su nombre desde hacía ya tiempo. Él había trabajado con Wye Oak, un grupo de Baltimore que le recomendaron encarecidamente que se pusiera en contacto con nosotros de cara a hacer este disco. Así que un par de nosotros fue a sus estudios para empezar con parte del trabajo preliminar y aunque finalmente no terminamos el disco con él sí que hemos utilizado algunas de las cosas que hemos trabajado con él.

 

Hablando de colaboraciones, tú también has aparecido este año en una canción de Pale Blue. En esta línea, ¿Cuentas con algún otro proyecto a la vista?

No lo sé. No tengo nada planeado la verdad. Probablemente trabaje otra vez con el tipo que está detrás de Pale Blue, Mike Simonetti. Tengo algunas canciones por ahí que todavía no he terminado, con un viejo amigo de Houston que se llama Arthur Bates y con otro amigo de Nueva York que se llama Alexis Penney. Y sinceramente me paso todo el día hablando de quizá dar el salto a otra cosa. Pero este tipo de cosas son en realidad bastante espontáneas así que simplemente espero a que ocurran, no sé ni de qué irán ni cuándo ocurrirán. Por otro lado, llevo ya años realizando todo tipo de colaboraciones, algunas son con grupos de los que nadie ha oído hablar o al menos no mucha gente, bandas que no tienen agentes de prensa ni nada parecido. Entre mis amigos hay gente que hace música con diferentes niveles de fama y reconocimiento público, colaborar es importante para crecer como músico y también algo importante que experimentar con tus amigos cuando todos ellos son músicos. Quieres trabajar con ellos. Es como si organizas una cena y cocinas con alguien. Tienes que hacerlo. Necesitas hacerlo.

 

Los títulos de este nuevo disco son de lo más cinematográficos. “Escape from Evil”, “Quo Vadis”, “To Die in L.A.”… ¿Cuentan con algún tema en común? ¿A qué se debe esta clase de títulos?

No sabría decirte por qué son así, no fue una decisión consciente. No cuentan con un tema en común. Hay algunas ideas que se relacionan. Pequeñas bromas que no sé si la gente va a pillar” como en la última canción, “Société Anonyme”, es el nombre de un movimiento artístico francés al que perteneció Man Ray, pero también es el nombre francés que se adjudica a las corporaciones. Desde una lectura americana se le podría sacar un significado más siniestro pero es la misma palabra que usamos para una empresa. Este tema es el siguiente a otro llamado “Company”, simplemente porque me apetecía hacer una estúpida broma. No sé cuántas de estas cosas me han influenciado a la hora de ponerle título a las canciones. Para mí tienen sentido porque tengo un pésimo sentido del humor. Lo que sí que es cierto es que le pedí ayuda a un buen amigo para el tema de los títulos, un amigo que es escritor y que sí que tiene una especie de afición por la iconografía, si es que eso tiene sentido. Está en Tumblr, se llama George Lazenby. Me senté con él en casa y trabajamos con las canciones que no tenían títulos, había alrededor de cinco, y nos dimos cuenta de que el resto tenía grandes nombres. Decidí que todos los temas debían seguir esa línea y nos pusimos a buscar el resto de los títulos.

 

Hace un par de meses que salió el disco y estáis recibiendo muy buenas críticas. ¿Ejerce eso algún tipo de presión o todo lo contrario? Si no ahora, ¿Crees que pueden afectar en el futuro, de cara a trabajar en nuevas canciones?

La verdad es que no leo ninguna de las críticas, así que no siento esa presión. Pero ya incluso antes de lanzar el disco me sentí comprometida con contar con un directo que estuviera a la altura del álbum, e incluso bastante por encima, porque creo que en un concierto hay que poner incluso más energía. Mientras que escuchar un disco puede ser una experiencia solitaria, un show en vivo debe ser una experiencia común, se debe sentir también junto a todos los que están a tu alrededor, y eso requiere mucho más de los músicos. Así que eso es en lo que estamos trabajando en este momento y sí que ejerce una gran cantidad de presión desde hace un mes más o menos, bueno, tanto para mí como para toda la banda. No es en plan asfixiante, sino más levantarme por la mañana y darme cuenta de que eso es todo lo que quiero hacer y además lo quiero hacer durante todo el día, todos los días. Así que hemos estado reuniéndonos y trabajando mucho en eso. Creo que nuestro espectáculo es bueno y que va a mejorar muchísimo más. Realmente es necesario salir ahí y tocar. Tengo muchas ganas hacerlo, estoy ansiosa por tocar delante de la gente.

 

Imagino que pronto vendréis por Europa…

Empezamos la gira dentro de poco y creo que de momento solo vamos al Reino Unido, pero estamos planeando tours por toda Europa. El problema es que todavía no están del todo cerrados y no podemos anunciarlos todavía, pero espero que sea pronto.

 

¿Os apetece tocar en España? Creo que ya habéis estado por Barcelona…

Sí, he estado en Barcelona unas cinco o seis veces y siempre ha sido una locura. A veces incluso demasiado. Me encanta. De verdad, amo España. En algunas ocasiones he tenido a algunos de mis mejores amigos viviendo aquí también, aunque ahora que lo pienso todos los que vivían en España están ahora viviendo en Estados Unidos. Pero me encanta, y lo que es seguro es que pasaremos allí todo el tiempo que podamos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.