Ya sea en cuestiones de drogas, alcohol o sexo imprudente, John Grant es un artista radicalmente honesto que lleva años mostrándonos – con altas dosis de sarcasmo, eso sí – los demonios que le acosan en su fuero más interno. Nació en Michigan en 1968, en el seno de una familia que repudiaba su homosexualidad. Tras una década al frente de The Czars, en 2010  dio un paso al frente iniciando una carrera en solitario que nadie esperaba y que nos ha dejado ya varios capítulos memorables. Afincando en Islandia desde hace años, su interés por el synth-pop y la electrónica experimental es cada vez más pronunciado. Su nuevo trabajo, Love Is Magic (Bella Union /Pias, 18), es una colección de microrrelatos mordaces donde lo corriente y lo profundo convergen con exquisitez. Hablamos con Grant de sus motivaciones e influencias, de Donald Trump y Chelsea Manning (a quienes dedica sendas canciones en el disco), de honestidad y sarcasmo, pero sobretodo de amor. Porque el amor es doloroso, es ridículo, es traumático… pero, sobre todo, es mágico.


En la nota de prensa del disco, aseguras que “cuanto más haces esto, más confías en ti mismo y más cerca estás de hacer la música que tienes en tu cabeza”. Teniendo en cuenta que este es tu álbum más sorprendente hasta la fecha, ¿qué crees que has aprendido de ti mismo haciéndolo?
Creo que en cierto modo me he acercado más que nunca a mi propia verdad. A nivel musical he aprendido algo muy valioso y a la vez sencillo: si algo no funciona puedes seguir intentándolo o puedes sencillamente cambiar de dirección. Antes me preocupaba mucho por conseguir que las ideas que tenía en la cabeza salieran a la perfección, pero ahora sencillamente lo dejo estar. Si algo no funciona, lo mejor es probar algo distinto.

En el disco participa de forma muy activa el músico electrónico Benge (Ben Edwards), con el que grabaste el año pasado el disco de Creep Show, Mr Dynamite (Bella Union /Pias, 18). ¿Cómo de importante fue ese proyecto para la creación de Love Is Magic?
No lo sé. Supongo que fue importante en el sentido de que gracias a aquel proyecto conocí a Benge y tuve la oportunidad de trabajar con él en su estudio. Su estudio es una auténtica maravilla, con un ambiente increíble, y sabía que mi próximo disco lo tenía que grabar con él allí. Pero no sé hasta que punto el disco de Creep Show ha sido tan importante para Love Is Magic… La dinámica ha sido muy distinta. Para mí son proyectos totalmente diferentes, en mi cabeza están muy separados. En Creep Show ambos estábamos representados en igualdad de condiciones, una colaboración al 50%. Pero Love Is Magic es 100% un álbum mío, en el que Ben me ha ayudado a conseguir lo que yo quería. Es distinto.

Lo que sí veo claro es que hay una mayor influencia de la música experimental, no sólo de Cabaret Voltaire (Ben Edwards es miembro de Wrangler junto a Stephen Mallinder), sino también de Throbbing Gristle, Chris & Cosey… y básicamente cualquier proyecto relacionado con Cosey Fanni Tutti, con quién creo que tienes también una relación muy estrecha…
Sí, creo que es absolutamente así y me agrada mucho que puedas apreciar su influencia en el disco. Llevo escuchado la música de Cosey Fanni Tutti desde hace treinta años. Es una persona a la que admiro mucho, forma parte de mi ADN musical. En cierto modo supongo que siempre ha estado presente en mi música pero es posible que por primera vez resulte más evidente.

 “Me he acercado más que nunca a mi propia verdad”

También has vuelto a colaborar con Paul Alexander (bajista de Midlake) por primera vez desde Queen Of Denmark (Bella Union /Pias, 10). ¿Cómo es que has decidido volver a trabajar con él precisamente en este álbum, tan diferente a aquel?
Bueno, la verdad es que surgió de una forma muy natural. Este año volví a Texas para trabajar allí en un par de canciones y básicamente nos encontramos…. Empezamos a quedar a tomar algo y a charlar…. y volvimos a refrescar nuestra amistad. De pronto recuperamos nuestra relación, no ya como artistas sino como amigos. En realidad no era algo que tuviese pensado de antemano. Estuve escuchando la música que está haciendo Paul en solitario y me encantó. Pensé que su forma de cantar podía ser perfecta para hacer coros en el disco. Y por supuesto es un bajista impresionante. Las líneas de bajo que ha grabado para el disco me parecen espectaculares.

Hablemos también de las letras del disco. Las has descrito como “instantáneas de la vida cotidiana donde todo tipo de estados de ánimo y situaciones horribles y desternillantes que uno se puede imaginar se mezclan con lo absurdo y bello de la vida”…. ¿Hay mucho sentido del humor en Love Is Magic?
Sí, claro. En realidad creo que siempre ha habido mucho sentido del humor en todo lo que hago. El humor es muy importante para mi. Personalmente lo utilizo mucho en vida diaria, para lidiar con los problemas… En cierto modo es una mecanismo de defensa para mí. Pero en realidad es una parte de mí que me gusta mucho. Me encanta el humor. Especialmente el humor negro. Siempre ha formado una parte enorme de mi personalidad.

Esto es algo que se puede comprobar también en la portada del disco, bastante impactante por cierto. Estás ahí en calzoncillos disfrazado con unas plumas como si fueras un pájaro cantando… ¿Qué significado tiene para ti esa fotografía?
En la foto estoy tratado de simular el canto de los pájaros que están encerrados en jaulas. Para mí esta sesión de fotos es una metáfora para decir que estoy dispuesto a hacer lo que sea para conseguir trasmitir lo que quiero en cada canción. Eso es lo que refleja esa imagen. La voluntad de meterme en el papel que sea para representar de forma convincente cualquier situación. En muchas ocasiones mis letras no hablan directamente de mí. Hay muchas metáforas y a veces de alguna forma interpreto personajes o me baso en experiencias de terceros. Pero necesito vivirlas como si fueran propias. Realizar una interpretación en el sentido más clásico de la palabra. Como en el caso de los actores de método, ¿sabes? Convertirme realmente en aquello que estoy cantando.

Por ejemplo, en la canción que da titulo al disco hablas con sarcasmo de diferentes situaciones en las que las consecuencias de una relación amorosa pueden conllevar trastornos psicológicos…
La canción habla de cómo mucha gente se pasa la vida entera tratando de encontrar la forma de relacionarse de forma íntima con otras personas. Algo que en realidad es muy complicado, incluso cuando las cosas van bien. No me refiero sólo a relaciones tóxicas o especialmente dolorosas. Si piensas en la mejor relación posible… también tiene muchas complicaciones. Un matrimonio feliz, por ejemplo, de esos que llevan 50 años juntos… al final lo que les espera es la muerte. Todos tenemos que lidiar con nuestra propia mortalidad y la de nuestros seres queridos. Inevitablemente uno de los dos va a tener que ver morir al otro. Y eso es muy jodido. Por no hablar ya de situaciones realmente difíciles, personas que se engañan o son infieles las unas con las otras….
Para mí lo más difícil de una relación amorosa es el día a día. Nos pasamos el día discutiendo por las cosas más tontas, por pequeños detalles. A veces no vemos a las personas que tenemos al lado tal y como son. En ocasiones ni siquiera tratamos a la gente que amamos con el respeto que se merecen. Con el respeto que sí le otorgamos a los demás…. no les tratamos con amabilidad. Eso es lo más feo de todo. Pero al mismo tiempo el amor es lo más maravilloso que tenemos. Es algo mágico. Porque si le das la oportunidad, si te entregas realmente a él, el amor tiene la capacidad de transformarte por completo.

Además del amor, creo que otro de los temas de los temas subyacentes en el disco es la política. Si no me equivoco, la canción Smug Cunt habla sobre el Presidente Trump. Desde hace años vives en Reykjavic (Islanda)… ¿Cómo ves desde allí la situación actual en EEUU?
Pues es bastante aterradora, la verdad. Y muy triste. Pero también creo que es una situación perfectamente entendible. La sociedad americana lleva treinta años haciendo un crecimiento basado en el capitalismo más extremo. Y la situación actual es una consecuencia directa de ello. La ideología predominante en EEUU es básicamente “coge todo lo que puedas y si tienes que destruir a alguien por el camino hazlo, porque si no lo harán ellos”.

“En ocasiones, ni siquiera tratamos a la gente que amamos con el respeto que se merecen”

La canción que cierra el álbum, Touch & Go, habla sobre Chelsea Manning, la ex-soldado estadounidense que filtró información clasificada a WikiLeaks y cambió de sexo estando en prisión. ¿Porque decidiste escribir una canción sobre ella?

Porque me impresiona muchísimo su fuerza y su resistencia. Todos luchamos en nuestro día a día con diferentes situaciones que nos resultan dificilísimas, pero por lo que ella ha pasado… mi historia personal desde luego no es tan importante. Me alucina cómo ha conseguido sobrevivir con todo lo que ha vivido. En primer lugar es una persona que decidió dar un paso al frente para denunciar prácticas poco éticas del gobierno de su país. Si haces algo como eso, tienes que saber que vas a tener que lidiar con consecuencias muy serias. Además mucha gente puede percibirte como un traidor… meterse con el sistema de esa forma es algo muy serio. Muy valiente. Recuerdo leer en las noticias “Chelsea Manning intenta suicidarse”. No puedo ni imaginar cómo debe ser la situación a la que está sometida. Y en medio de todo eso decidir dar otro paso al frente para decir que te sientes mujer. Es verdaderamente increíble. Escribir una carta contando algo así, sabiendo que lo leerían millones de personas… Un acto con el que puede incluso haber puesto su propia vida en riesgo. La situación de aislamiento y soledad a lo que debe estar sometida… Creo que todo su comportamiento es muy valiente.

Hablando de comportamientos valientes… en 2012, durante un concierto con Hercules & Love Affair, contaste públicamente que eres VIH positivo, algo que considero realmente valiente. ¿Por qué decidiste hacerlo en ese momento?
Bueno, subí con ellos a cantar I Try To Talk To You y decidí que era un buen momento para explicar de qué trataba la canción. No es algo de lo que tener miedo. Tampoco algo de lo que sentirse avergonzado, así que ¿por qué no contárselo a la gente y hablar abiertamente sobre ello? Puede parecer algo sensacionalista, pero no lo es en absoluto. Existen millones de personas en el mundo con esa enfermedad. En Africa miles de niños nacen con el virus. De verdad que no deberíamos sentir vergüenza al hablar de ello. Especialmente en occidente. Los niños africanos que nacen con el SIDA no lo eligen. ¿Pero yo? Es algo que podría haber evitado y sin embargo no lo hice. Hay que hablar abiertamente de los problemas sin victimizarse, asumiendo nuestra propia responsabilidad en ellos. Ser maduro y plantearte las cosas tal y cómo son. ¿Por qué me puse a mí mismo en una situación que podía ser potencialmente peligrosa para mi salud y mi vida? Esa es la cuestión.

A través de tu música, siempre has hablado de forma muy honesta sobre tus problemas y tu forma de enfrentarte a ellos. Hace poco Pitchfork eligió Snug Slacks como una de las cincuenta canciones que mejor definen el orgullo LGBTQ. ¿Sientes que tu música puede ayudar a otras personas?
Bueno, soy consciente de que he ayudado a muchas personas a través de mi música. A lo largo de los años he recibido cientos de cartas de personas que me agradecen precisamente mi honestidad y me aseguran que mi música les ha ayudado personalmente en su vida. Pero lo cierto es que ellos también me ayudan a mí. Es algo totalmente recíproco. Cada carta o cada mensaje que recibo es algo que me ayuda en mi propia vida. Yo no soy un modelo ni un ejemplo para nadie, ni tampoco pretendo serlo. Cada persona tiene sus propias circunstancias y su forma de lidiar con sus problemas. Todos podemos aprender de todos.