“Cuando me fui de España había demasiado ego entre todo el mundo”
Entrevistas / Kiddo

“Cuando me fui de España había demasiado ego entre todo el mundo”

Adrián Lerma — 12-05-2021
Fotógrafo — Álex Cruces

Kiddo Manteca es uno de los productores de música urbana más exitosos de nuestro país. Ha colaborado con alguno de los artistas más consagrados del género y ahora, de la mano de Pablo Gareta, ha estado a los mandos del tercer volumen de Hijos de la Ruina, el nuevo disco de Natos y Waor y Recycled J.

Kiddo puede presumir de haber producido el último EP de Delaossa, “La Tour Liffee”, que acumula más de treinta millones de escuchas en las plataformas de streaming y con quien ya prepara nuevo disco; ha trabajado desde hace más de dos años con Cruz Cafuné, poniendo su sello a sus dos últimos álbumes. Y de esos trabajos, pero también de los que se trae entre manos, pudimos hablar con él unos días antes de que saliera HDLR, esa bomba que tantos fans habían estado esperando casi cinco años.

Trabajas con Pablo Gareta en la producción de “Hijos de la Ruina 3”, el nuevo álbum de Natos y Waor y Recycled J. ¿Cómo ha sido trabajar en este disco?
Hijos de la Ruina es una auténtica colgaera. Yo me fui a Londres en 2012 que es justamente cuando Natos y Waor y Jorge (Recycled J) empiezan su carrera y hacen sus crossovers. En 2012 sale el primer “Hijos de la Ruina”, en 2016 sale el segundo y este último, por culpa del Covid, se tuvo que posponer y por eso no ha salido en 2020, sino que ha salido en 2021. Y yo no había escuchado nada, me perdí toda la música en España desde 2012 y cuando volví me encuentro con Jorge y él me explica todo lo que ha pasado y me dice que quiere contar conmigo para este proyecto. Yo ya estaba currando con Jorge y Pablo Gareta es la mano derecha de Natos y Waor, entonces me dijo “tío, vamos a hacer un equipo”. Cuando me fui de España había demasiado ego entre todo el mundo y ahora he vuelto y veo que se está creando esa magia, que todo el mundo colabora con todo el mundo y se está haciendo piña y están saliendo proyectos súper gordos.

Estando más de seis años fuera y alejado de toda la escena española, ¿te sonaba algo de Natos y Waor?
De Natos y Waor conocía la canción que tienen con Costa, “Demonios y bares de viejos” creo que es, que me parece la polla. Y luego, conocía otra, algún hit gordo, no me acuerdo ahora mismo. Sabía que recientemente habían hecho el famoso concierto de Vistalegre. Vi un teaser y dije “¡Madre mía! ¡Qué está pasando en España!” Y me llegaron muchas noticias y pasaron muchas cosas que pensé que igual había llegado la hora de volver y ver si podía currar con gente. Y fue así, llegar y tocar.

¿Y la música de Recycled J la conocías?
Mi primer contacto con artistas de España, estando yo en Londres, fue Pepe: Vizio y ya con ellos empecé a hacer digging y llegué a “Tiempo”, de Jorge, y vi lo que Selecta había hecho con la producción y dije “¡Qué cabrón!”.

“Tienes que saber estar en el momento y saber respetar a todo el mundo porque en caso contrario es una liada increíble”.

Yo flipé al escuchar por primera vez “Fuego, fuego” y descubrir quizá no tanto a Recycled J, pero sí a Natos y Waor sobre una base de reggaetón. ¿Cómo se os ocurrió hacer algo así?
Eso es culpa mía (risas). Esa instrumental la hice con Choclock y es una idea que hicimos para unos artistas latinoamericanos, no me acuerdo quiénes son, famosos, ultrafamosos, que me pidieron que les enviara, lo hice y se han pegado un año sin contestarme. E hicimos un camp los cinco, bueno, había mucha más gente: Pablo Gareta, Natos y Waor, Jorge, Jack, que es el guitarrista, estaba Greta también… Éramos unos cuantos en una casa. Y faltaba un tema gamberro, era todo demasiado guitarrero, rockero, Madrid, frío. Y se lo dije, que para mí faltaba un tema como con los que yo les había conocido. Escuchaba el disco, los temas que ya llevábamos y les dije “yo creo que esto es muy lineal, deberíamos buscar cosas” y estuvimos poniendo música, buscando inspiración, y de repente puse ese tema y dije “mira, tengo esto, nos lo podemos llevar por aquí y no hace falta cantarlo, al revés, vamos a hacerlo duro”.

Cuando el público ya ha escuchado el disco es más fácil elegir tu favorita porque también sabes cuáles han gustado más. Pero, por ahora, unos días antes de lanzarlo, ¿cuál es la canción favorita de Kiddo?
Tengo dos canciones favoritas. Una es “Fuego, fuego”, y no porque la haya hecho yo, porque es el típico tema que, si la hubiera hecho otro, me hubiera cabreado y hubiera dicho “¿por qué no he hecho yo esto?”. Y me gusta mucho también porque salen de su zona de confort, no dicen nada y a la vez dicen un montón. Otro tema que me gusta muchísimo es “A la tumba”, el mensaje que tiene, la atmósfera que se ha creado… El otro día lo estuve hablando con Jorge, le dije “tiene toda la pinta que ‘A la tumba’ es el típico tema del que vais a tener que hacer videoclip por cojones, porque la gente os lo pida”. Es el típico tema de Hijos de la Ruina, es un poco más sentido que “Carretera”, más deep y la gente puede verse más reflejada.

A lo largo de tu carrera en España has trabajado con artistas como Cruz Cafuné y, de hecho, en tu canal de YouTube se puede ver el proceso de composición de algunos de sus temas, para los que os reunís en una habitación, no para de entrar y salir gente bebiendo y aportando ideas y es un trabajo de lo más orgánico. ¿Cómo es trabajar así?
No sé si alguien lo puso en comentarios, pero el vídeo empieza con una mesa vacía y termina llena de botellas y cubatas (risas). Cuando digo que Fer y Gonzalo (Natos y Waor) son más estrictos me refiero a que tienen otra dinámica. Mira, creo que fue con “A la tumba”, estábamos en el estudio, hicimos una demo para que ellos pudiesen escribir y Gon se metió en la cabina, volvió a los doce minutos y tenía treinta y dos barras hechas. Entonces cómo quieres que yo le diga a esa persona lo que tiene que hacer, es que lo tiene tan claro que yo ni lo toco, hermano, eso te ha salido de dentro. Sin embargo, Fer necesita ir a su casa y estar tranquilo en su mesa y luego lo manda al grupo y nos quedamos locos. Jorge no, Jorge tiene esa dinámica de escribir en casa, pero luego viene a mí y me dice qué te parece y le digo “esto para mí está flojo, esto es increíble, esto lo vamos a usar de estribillo” y le doy una segunda opinión. Y luego hay artistas, por ejemplo, Cruzzi, que están acostumbrados a eso, a que todo el mundo es una piña, cero egos, todo el mundo aporta y nadie es más que nadie ni ninguna idea es mejor o es peor porque de una idea que tú me des yo saco otra. Es una dinámica totalmente diferente pero también hay que valer para eso, porque estar en una habitación con cinco o seis personas detrás, soltando ideas. Tienes que saber estar en el momento y saber respetar a todo el mundo porque en caso contrario es una liada increíble.

“Se lo digo a todo el mundo, pero para mí Abhir va a ser el artista que lo va a petar porque creo que lo tiene todo”.

También trabajaste en la producción de uno de los mejores EP’s del género en 2020, “La Tour Liffee”, de Delaossa, en el que coproduces con Gese Da O, J. Moods…
Está todo el mundo. Mira, en “La Tour Liffee”, todos los temas los hizo Delaossa sobre un beat. ¿Qué pasa? Que la mayoría de los beats son loops, lo escuchas un rato y ya estás aburrido y le dije “tú que eres fanático del cine, si vas a contar esta historia en la que estás hablando de un viaje, vamos a hacer algo en lo que el imaginario completo tenga sentido”. Entonces yo tampoco quería llegar ahora ahí y decirle a los beatmakers “venga, fuera, que voy a hacer yo esto de nuevo”, al revés. Me propuse hacer el ejercicio de coger lo que ya está hecho pero elevarlo al mil. Me resulta súper enriquecedor currar con gente, porque estás currando y aprendes y eso creo que es súper bonito.

En ese disco, al final de “Veneno”, aparece un mensaje de audio que deja con la boca abierta, ¿a quién se le ocurrió?
Lo del audio fue idea mía. No era un audio de verdad, obviamente no íbamos a ser tan hijos de puta de coger un audio de la exnovia de Delaossa, pero pensé que, si íbamos a hacer un audio, lo hiciera una actriz. Entonces se lo mandamos a una chica que se llama Agostina que es una de las actrices que sale en “Lejos”, me mandó cuatro audios y de esos cuatro cogí las mejores partes y dije “voy a matar a todo el mundo aquí”, porque hice el composite perfecto para que fuese una película y que cuando terminase dijeses “¿sí? ¿ya te has muerto? Pues ahora te mato otra vez” y entran los violines.

Además de estos artistas ya consagrados, estás muy presente en la carrera de una de las promesas de la escena como es Abhir Hathi, con quien estás trabajando codo con codo en su nuevo disco.
Se lo digo a todo el mundo, pero para mí Abhir va a ser el artista que lo va a petar porque creo que lo tiene todo. Tiene todas las características para petarlo. Sí que es verdad que está en un momento ahora mismo que hay muchísima música, muchísima competencia y también es un artista que no es mediático, él lo que hace es música, fin. Y la gente está acostumbrada a que aparte de músico seas entertainer en las redes, y a él no le nace. Pero es un discazo, ha currado todo el mundo, los productores principales somos Choclock, Phynx, que es de México y es un chaval que es horriblemente bueno, y yo. Pero luego hay un montón de gente también, está Nacho, El Secreto, Ellegas también está produciendo, Gese, Govea…

Por último, no quería pasar por alto el nuevo disco con Flavio Rodríguez que anunciaste hace unos días. ¿Cómo va a ser?
No va a ser un disco, va a ser un EP creo, van a ser seis temas o así pero van a ser todo singles. Y va a haber colaboraciones con todo el mundo, mira, te lo digo ya, con Abhir, Choclock, Ricky Furiati también está, Delaossa, que ese es uno de los hits, Pepe: Vizio… Amigos míos, colegas que tengo a mano que les digo “vamos a hacernos un EP”. Y en todos ellos colabora Flavio cantando, esta vez sí, y yo produciendo.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.